Jesús Cintora ('La línea roja'): "Dejar que la gente hable se considera, hoy día, molesto"
  1. Televisión
  2. Programas TV
ENTREVISTA EL CONFI TV

Jesús Cintora ('La línea roja'): "Dejar que la gente hable se considera, hoy día, molesto"

El periodista de Cuatro invita esta semana a dos ciudadanos anónimos a cruzar 'La línea roja' en un tema tan controvertido como la ocupación ilegal de viviendas

Foto: Jesús Cintora ('La línea roja'): "Dejar que la gente hable se considera, hoy día, molesto"
Jesús Cintora ('La línea roja'): "Dejar que la gente hable se considera, hoy día, molesto"

Jesús Cintora abordará este martes en 'La línea roja' un tema tan controvertido como la ocupación ilegal de viviendas. El año pasado, el Ministerio del Interior registró cerca de 10.000 casos nuevos de ocupación, un fenómeno que no ha dejado de crecer tras la crisis. El periodista contará con la participación de dos abogados de posturas opuestas y, aparentemente, irreconciliables. Según el conductor, "dicen lo que piensan y lo dicen a la cara de quien opina distinto, jugando fuera de casa".

Alberto García, abogado experto en desahucios, está radicalmente en contra de la ocupación: "La gente ocupa porque prefiere tener una vivienda gratis que pagar por ella. La propiedad privada es sagrada". Por su lado, José Ángel Gallegos, abogado especializado en temas de vivienda, se muestra a favor de la ocupación en cualquier caso: "Cualquier persona que necesite una vivienda antes de comprar o alquilar debe pensar en la ocupación".

Según Cintora, "hay que saber manejar las situaciones" y para ello nada mejor que "preguntar con respeto". El objetivo de la nueva apuesta de Cuatro es "reflejar la realidad", cueste lo que cueste. "Te aseguro que meterte en una urbanización que ha sido ocupada, con situaciones crispadas y con gente problemática..., no es nada sencillo y tiene su aquel".

PREGUNTA: ¿Cuáles han sido las armas con las que 'La línea roja' te ha atrapado? ¿Por qué aceptaste esta propuesta?

R: Se trata de un formato al que he podido aportar mi granito de arena. El objetivo no es otro que coger a protagonistas con opiniones y sentimientos muy diversos y llevarlos al territorio contrario. Creemos que es un ejercicio de comunicación muy interesante: nos permite ver la reacción de cada uno, dar un amplio espectro de lo que ocurre e incluso ir al lugar de los hechos. 'La línea roja' es un programa que busca los matices y que no quiere quedarse únicamente con el blanco o el negro.

Jesús Cintora, en una imagen del segundo programa de 'La línea roja'. (Mediaset)
Jesús Cintora, en una imagen del segundo programa de 'La línea roja'. (Mediaset)

P: Tauromaquia, ocupación, homofobia… ¿No son temas ya muy manidos? ¿Por qué estos temas y no otros?

R: Para mucha gente, en cambio, el programa ha sido absolutamente novedoso y las críticas han sido muy positivas. En la primera entrega, por ejemplo, ha llamado mucho la atención ver a los taurinos afirmar que el toro no sufre, sino que le duele; o que los pediatras recomiendan que los niños vean corridas de toros. Hacer las preguntas precisas para que la gente se exprese parece algo transgresor. No ha dejado a nadie indiferente y nos han dado las gracias por reflejarlo en la franja de prime time.

Hay abogados que consideran la ocupación ilegal, mientras que para otros no es más que la solución al problema de la vivienda en España

La ocupación es un tema de nuestro tiempo. En esta nueva entrega mostraremos el contraste que hay entre el propietario que defiende su propiedad y la gente que considera que se está vulnerando el derecho de una vivienda digna en España.

P: Hay personas que no tienen problemas en dar la cara, a pesar de defender ideas muy polémicas. ¿Quiénes son los verdaderos protagonistas en este programa?

R: Buscamos siempre un amplio espectro de gente. Lo que más choca, en esta segunda entrega, es ver al okupa enfrentarse directamente a los propietarios de la vivienda. Hablamos con todos: con propietarios, okupas, movimientos relacionados con la vivienda (PAH, Stop Desahucios,...), promotores inmobiliarios, la empresa Desokupa, representantes del mundo de la economía, vecinos de okupas,...

Avance del programa 2. (Mediaset España)

P: ¿Qué es lo más complicado de este formato? ¿Estar en la línea roja supone estar en peligro? ¿Bordear la legalidad?

R: Ya solo el hecho de lo que han dicho los protagonistas es inquietante. Personalmente me llama la atención que el mero hecho de preguntar se esté convirtiendo en periodismo incómodo. Preguntar es la materia prima del periodismo o la comunicación, es decir, mi principal herramienta en este programa. Hemos llegado a un punto extraño, donde simplemente por dejar que la gente hable se considera molesto. La gente no se atreve a preguntar y precisamente nosotros lo que hacemos es ir a preguntar a aquellos sitios en donde resulta más controvertido.

La ocupación, eje de la nueva entrega de 'La línea roja'. (Mediaset)
La ocupación, eje de la nueva entrega de 'La línea roja'. (Mediaset)

P: Comunicarse con la gente resulta cada día más sencillo, sin embargo, opinar se ha convertido en todo un desafío. ¿Ha resultado complicado dar con personas que quisieran dar la cara? ¿Os habéis sentido atacados?

R: En el primer programa, hubo campaña entre los taurinos para que no hablaran en nuestro programa, pero hay otros que sí quisieron aparecer. Sin embargo, se corrió la voz de que estábamos allí, en su pueblo, y nos rodearon en una plaza. Tuvimos que llamar a la Guardia Civil porque no pararon de insultarnos y amenazarnos. Nosotros no hacemos periodismo de salón. Está claro que si nos plantamos en una urbanización repleta de okupas -como se verá esta noche- no seremos bien recibidos porque no somos plato de buen gusto.

El preguntar es la materia prima del periodismo o la comunicación, es decir, mi herramienta en este programa

P: En tu carrera profesional, ¿tienes la sensación de haber pisado muchas veces esa llamada línea roja?

R: Ahí está mi expediente académico y mi trayectoria profesional. Yo no tengo ninguna condena por mentir ni he insultado a ningún político. Trabajo con la información, de forma rigurosa, seria... Siempre he intentado hacer un programa digno, pero a veces parece que una simple sonrisa o una ironía puede llegar a molestar mucho. Ese es el llamado periodismo o comunicación incómoda, que molesta incluso más que ese periodismo que miente.

Jesus Cintora en 'La línea roja'. (Mediaset)

P: Y mentir, ¿significa traspasar esa línea?

R: Intento hacer un trabajo digno, que es lo que yo quiero hacer, con una serie de cánones éticos y deontológicos. El periodista debe contar y reflejar realidades en las que uno vive. Hoy día, hay cosas de la comunicación en las que yo me crié que son consideradas como transgresoras o improcedentes. La televisión de Pilar Miró sería, por ejemplo, considerada un escándalo. Ahora ver ese tipo de programas no es posible. ¿Qué ha pasado? ¿A qué se debe ese retroceso?

P: ¿Te resulta complicado dar tu opinión sobre este tipo de temas? ¿Abolición de los toros, sí o no? ¿Consideras legal la ocupación?

R: Yo tengo mi opinión, pero a veces por atreverte a reflejar lo que ocurre eres considerado persona incómoda. Si comparto en mis redes sociales algo que reflejan otros medios, la gente me critica y da igual que no sea mi opinión. En este programa intentamos hacer preguntas oportunas para que la gente se exprese. En ocasiones, es mucho más radical, transgresor o inconveniente que sean otros los que hablen y los que opinen. Impacta más dejar que alguien diga que los pediatras recomiendan que los niños vean los toros o que un okupa diga que todos deberíamos ocupar para que caiga el sistema de la vivienda.

Cintora, en una de las viviendas ocupadas. (Mediaset)
Cintora, en una de las viviendas ocupadas. (Mediaset)

P: 'La línea roja' se emite en prime time, en la complicada noche del martes...

R: Sí, es un día complicado porque la parrilla televisiva tiene programas muy potentes esa noche. Pero ya sabéis que no depende de mí, sino de la cadena. Nuestro trabajo ha sido hacer un producto de lo más interesante y digno. Estamos convencidos de que hemos hecho un programa de calidad. Ha habido críticas muy positivas, porque hemos enfocado la realidad de manera diferente y hemos abordado temas que están sobre la mesa.

P: Este domingo ha tenido lugar en Cataluña un referéndum ilegal. ¿Quién está o ha traspasado la línea roja, el Gobierno de Rajoy o el de Puigdemont?

R: La resolución del problema no es fácil. Se debe encontrar el equilibrio en el cumplimiento de las normas y en dar una respuesta a toda esa gente que ha votado. Pero todos debemos tener voz porque repercute a todos. Habría que analizar por qué hasta ahora no se había abordado este asunto, cuando era un problema que se veía venir. Resulta muy complejo. Hay que hacer política para resolverlo, sentarse a negociar,... Lo fácil es pensar que se arreglara por sí solo y lo que está claro es que no se va a desgastar, se debe dar una respuesta política... Solo enviando guardias civiles a Cataluña no se va a solucionar.

Jesús Cintora Programas TV Cuatro
El redactor recomienda