La ciudad no es para mí: 'Salvados' se adentra en la olvidada España rural
  1. Televisión
  2. Programas TV
#TierraDeNadie

La ciudad no es para mí: 'Salvados' se adentra en la olvidada España rural

El programa presentado por Jordi Évole viaja hasta la Serranía Celtibérica, una zona en serio riesgo de despoblación

Foto: Jordi Évole con el alcalde de Chumillas, un pequeño pueblo de Cuenca.
Jordi Évole con el alcalde de Chumillas, un pequeño pueblo de Cuenca.

'Salvados' ha querido zambullirse de lleno en un tema muy poco tratado en los medios, el tremendo riesgo de despoblación que existe en España, concretamente en la Serranía Celtibérica, un territorio de 65.000 kilómetros cuadrados (más del doble que toda la extensión de Cataluña) que abarca a zonas rurales de La Rioja, Castilla León, Castila La Mancha, Aragón y Valencia. Una zona, desconocida para gran parte de la sociedad, que tiene "un elemento crítico de sostenibilidad, porque solo hay personas mayores y no hay niños", según Francisco Burrillo, catedrático de la Universidad de Zaragoza. Se trata de la zona más envejecida de Europa, en la que solo hay tres núcleos de más de 20.000 habitantes, con la mitad de los pueblos por debajo de los 100 vecinos.

[LEER AQUÍ: Pablo Iglesias le recrimina a Évole falta de pluralidad con Monedero en 'Salvados']

Sin colegios, tiendas o cajeros automáticos

El programa presentado por Jordi Évole se trasladó hasta varios municipios rurales para conocer de primera mano las sensaciones de los habitantes que sufren día a día el riesgo de despoblación. Así, el periodista se fue hasta Utrilla (en la provincia de Soria), un pequeño pueblo con poco más de 50 habitantes. Como ejemplo, el programa de reportajes entrevistó a dos hermanos, Eusebio y Pedro, que han pasado toda su vida en el pueblo, un lugar del que no piensan irse. "La alegría está en los niños, sin ellos todo es más aburrido", apuntan. Se trata de un municipio en el que no hay colegios, cajeros automáticos u otros servicios básicos, pero que ellos se niegan a abandonar.

La falta de médicos es un problema serio para este tipo de municipios, repleto de personas mayores. Así, el enfermero rural de Utrilla asegura que "somos más conductores que enfermeros, cada día de la semana vamos a un pueblo distinto. No he visto más de 5 jóvenes en consulta ordinaria en los 25 años que llevo como enfermero rural", explica mientras le toma la tensión a uno de los hermanos protagonistas del reportaje.

Una empresa de alimentos: "Le diría al presidente de la Diputación de Soria que se viniese con nosotros"

Para evitar la desconexión de Utrilla con los núcleos urbanos ha nacido La Exclusiva, una empresa que reparte comida a domicilio por todos los pueblos de la provincia de Soria, con un total de 518 municipios. "Hemos logrado que la gente que vive en estos pueblos no se marche, además les damos tranquilidad a sus familiares porque saben que pasamos por las casas de sus padres todas las semanas", señala Vicky Tortosa, su propietaria. Por otro lado, retan a los políticos a conocer de primera mano la situación de estos pueblos: "No recibimos un céntimo de dinero público, le diría al presidente de la Diputación de Soria que se viniese con nosotros para que vea cómo está la provincia".

El curioso caso de Chumillas

Otro de los municipios que 'Salvados' ha querido retratar ha sido Chumillas, en la provincia de Cuenca. Un pequeño pueblo rural en el que su alcalde, Pedro de Verona, es el regidor local y a la par agricultor. Su mayor orgullo es haber logrado aumentar la población y bajar la edad media del lugar donde nació y cuyo mayor aval ha sido abrir una escuela en el municipio, que llevaba 28 años cerrada. "La gente lloraba al ver la escuela abierta y escuchar a los niños. Eso es algo que no olvidaré nunca", cuenta el alcalde del PSOE.

El alcalde del pueblo: "Nos han dicho tantas veces que somos paletos que nos lo creemos"

Respecto al futuro de Chumillas, el alcalde asegura que es necesario que haya gente dispuesta a emprender en el pueblo, pero rechaza la intervención de grandes empresas. "Tienen que venir empresarios pequeños, si viene una multinacional les digo que no, porque no quiero que cambien mi pueblo, quiero vivir en mi pueblo", explicó. Por otro lado, señala que en ocasiones son los propios habitantes los que provocan, en cierta medida, la despoblación creciente. "Hay poca autoestima en los vecinos. Nos han dicho tantas veces que somos paletos que nos lo creemos, los habitantes del pueblo somos la mayor amenaza a la despoblación", adiverte.

Ángela, maestra rural: "El sistema educativo no contempla la enseñanza rural"

El colegio de Chumillas no es un centro educativo habitual, ya que solo cuenta con 15 alumnos, divididos en dos grupos, con estudiantes de diferentes edades en cada una de las aulas. "Se trabajan todos los niveles al mismo tiempo", asegura Ángela Benítez, maestra rural vocacional, que asegura que nuestro sistema educativo "está pensado de forma estándar, todo esto no lo contemplan las leyes educativas". En su opinión, lo peor de ser una enseñante rural es "sentirte un poco abandonado" y que "todos los días tengas que trasladarte en carretera".

Almudena, la propietaria de un negocio rural que dejó un trabajo en la cadena SER

Uno de los principales negocios de Chumillas es la casa rural propiedad de Almudena Reina, que dejó un trabajo fijo en la cadena SER en Barcelona por irse a vivir al pueblo donde veraneaba de pequeña y de donde son sus padres. "El primer año que viví aquí, el colegio de mis hijas estaba a 30 kilómetros", recordó la joven empresaria madre de dos niñas. A pesar de ser una firme defensora de la vida rural y de la decisión que tomó, señaló que "a la hora de repoblar hay que buscar el arraigo familiar, pueden venir aquí por un motivo económico pero no lo veo muy realista". Por último, es consciente de que sus hijas se irán del pueblo cuando sean mayores, pero quiere que "conozcan todas las alternativas y luego ya elegirán".

Programas TV Salvados Jordi Évole
El redactor recomienda