Es noticia
Menú
20 años del Eurovisión de Rosa: cómo se creó el 'hit' que nos volvió a enganchar al festival
  1. Televisión
  2. Eurovisión
'europe's living a celebration'

20 años del Eurovisión de Rosa: cómo se creó el 'hit' que nos volvió a enganchar al festival

Analizamos con Toni Ten el 'boom' de la canción que nos representó en el certamen europeo hace dos décadas

Foto: Geno con Rosa y el resto de coristas en Eurovisión 2002. (Gtres)
Geno con Rosa y el resto de coristas en Eurovisión 2002. (Gtres)

España no podía pensar en otra cosa en mayo de 2002. Tras el 'boom' de 'Operación triunfo', tocaba intentar que en Europa calara de la misma forma la portentosa voz de Rosa López, la representante de nuestro país en Eurovisión en un año en el que parecía que lo teníamos todo para triunfar en Tallin, Estonia: una artista con talento y conocida por el público, el apoyo de unos coristas que levantaban pasiones (Geno, Chenoa, Gisela, David Bisbal y David Bustamante), una ilusión generalizada pocas veces vista por el festival y, por supuesto, una canción difícil de olvidar.

Para analizar lo que supuso 'Europe's Living a Celebration', nadie mejor que Toni Ten, compositor del tema junto a su hermano, Xasqui, que introdujo los últimos retoques en los arreglos. Antes de que 'OT' fuese siquiera una idea, del estudio de Ten Productions en Sabadell ya salían éxitos como 'Duro de pelar' de Rebeca o 'Yo quiero bailar' de Sonia y Selena.

"Los artistas con los que trabajé antes de 'OT' no me decían que querían ir a Eurovisión"

Una vez el 'talent show' musical apareció en las vidas de millones de españoles, y con esa experiencia de base, puede decirse que ambos fueron testigos directos del cambio de mentalidad de España respecto al certamen europeo en poco menos de un año, justo entre la participación de David Civera en 2001 y la de Rosa en la siguiente edición. "Los artistas con los que trabajé antes de 'OT' no me habían expresado su deseo de ir. Yo, como autor, sí había presentado algunas canciones para Eurovisión", confiesa Ten, desde el otro lado de la línea telefónica, para EL CONFI TV.

placeholder Rosa con sus compañeros de 'OT' en Eurovisión. (Gtres)
Rosa con sus compañeros de 'OT' en Eurovisión. (Gtres)

En mayor o menor medida, la generación que hoy bordea la treintena supo de la existencia del concurso producido por la Unión Europea de Radiodifusión (EBU-UER) en 2002, gracias al enorme fenómeno generado por el espacio de TVE y en torno a la figura de 'Rosa de España'. Eso sí, en contra de lo que muchos puedan pensar, 'Europe's Living a Celebration', cuyos primeros compases ya eran una realidad antes de la preselección, no fue escrita para la granadina. Fue la dirección del programa la que se encargó de asignársela.

De Ten Productions a Tallin

"De 'Europe's Living a Celebration' solo existía una vaga idea de lo que era el estribillo, la típica melodía. Me puse a terminarla cuando vino la oportunidad de 'OT' y Eurovisión y quedó con el resultado que todo el mundo conoce", reconoce Toni sobre un tema que no podía estar más pegado al contexto 'eurovisivo' y a su tiempo, el de la llegada del euro: "Era el momento del cambio de moneda. Habla de algo que no era entre personas, sino entre países. Antes íbamos todos por nuestro lado y ahora había una cosa que nos unía. El trasfondo era ese cambio que se dio en Europa".

"Quedar entre los diez primeros era ya una buena noticia"

Una vez presentada a través de Vale Music, el sello discográfico que editó los primeros trabajos de los concursantes del formato de Gestmusic, Toni y Xasqui "se olvidaron" de la propuesta, que poco a poco fue pasando las cribas necesarias hasta colocarse en la gala de elección y, finalmente, ser escogida por un 49,9% del televoto.

placeholder Triunfo de Rosa López en la primera edición de 'OT' (Gtres)
Triunfo de Rosa López en la primera edición de 'OT' (Gtres)

Ten, lejos de dejarse encandilar por el enorme apoyo del público, rompe una lanza a favor de Bisbal y Bustamante, que esa misma noche también luchaban por ir a Eurovisión con 'Corazón latino' y 'La magia del corazón', respectivamente: "Rosa tenía mucha fuerza dentro del programa, sobre todo en la fase final, pero además estaban ellos dos, que eran fuertes candidatos. Cualquiera de los tres hubiera podido ir, tenían muchos seguidores".

Después de salir elegida, llegaba el momento de realizar los cambios pertinentes a la candidatura para adaptarla al 100% a la abanderada española. Todo debía estar a punto de cara a la puesta de largo en el Saku Surhall de la capital estonia: "La intérprete tenía que sentirse cómoda con la canción. La escribimos sin saber quién le pondría voz, así que luego alargamos algunas notas, cortamos algunas cosas, de un modo que ella pudiese cantarla a su manera"

Un 7º puesto que supo a poco

Y, por fin, llegó el 25 de mayo de 2002, el gran día. Los hermanos Ten acudieron a Tallin como autores, supervisaron los ensayos de Rosa López y vivieron Eurovisión de primera mano, desde la mismísima 'Green Room'. No obstante, Toni acepta que, a nivel personal, no lo pudo disfrutar todo lo que le hubiera gustado: "Cuando terminó 'Operación triunfo', seguíamos colaborando con el programa y haciendo discos de algunos de los chicos que habían salido de la Academia. Mientras estábamos en Estonia, teníamos muchas cosas pendientes en España, por lo que me pasaba todo el día enganchado al teléfono, solucionando asuntos. Me hubiera gustado parar un momentito y disfrutar, pero valió la pena y estuvo muy bien. Tengo muy buen recuerdo de esos cuatro días en Tallin".

Actuación de Rosa en Eurovisión 2002. (Youtube)

A eso de las 21:29 horas, 'Rosa de España' y sus compañeros de 'OT' irrumpieron en el escenario tallinés con el fin de enseñar el resultado de meses de trabajo. Los audímetros explotaron durante los tres minutos de actuación: 13.203.000 de espectadores (un 88,5% de 'share') pendientes de si ese año España repetiría la gesta de Massiel en 1968. No pudo ser. El ánimo español se desvaneció cuando, finalmente, Europa nos dio la séptima posición. Un puesto bajo en comparación con las enormes esperanzas volcadas en 'Europe's Living a Celebration'.

"Yo siempre decía lo mismo en las entrevistas. Quedar entre los diez primeros era ya una buena noticia, pero desde aquí me decían 'no, hombre, no, vamos a ganar'. Yo no había escuchado las otras canciones, no sabía si íbamos a ganar. El séptimo puesto no estuvo mal. Solamente tienes tres minutos para salir y defender el tema. Está claro que para ganar Eurovisión tienes que gustar y cautivar a todos en ese tiempo. Un séptimo puesto de veintitrés no está nada mal", reitera Ten.

La importancia del mensaje

Tras años de fracasos y sinsabores 'eurovisivos' para España, en este 2022 parece que no hará falta tirar de nostalgia para recordar esos tiempos en los que sí existía cierta ilusión por el gran espectáculo europeo. Las apuestas dan a Chanel Terrero un 'top 10' que, en las últimas ediciones, solo alcanzaron Pastora Soler en 2012 y Ruth Lorenzo en 2014. "Pienso que 'SloMo' es un buen tema. Hay un trabajo de rigor detrás, sobre todo en la producción. Ella lo va a defender muy bien. Luego a ver qué sucede, porque Eurovisión es una caja de sorpresas", opina Toni.

"Aunque haya un buen mensaje, si la música no entra, la canción no funciona"

Terrero también ha tenido que hacer frente a una serie de polémicas, desde la de su comentada elección en el Benidorm Fest hasta la de la letra de su canción por supuestas connotaciones machistas que no "debían representar a una televisión pública". A raíz de la segunda cuestión, bien puede surgir el debate de si el significado de los temas 'eurovisivos' son tan importantes.

placeholder Chanel Terrero durante una rueda de prensa. (EFE/Kiko Huesca)
Chanel Terrero durante una rueda de prensa. (EFE/Kiko Huesca)

El músico, aun consciente del peso de ese mensaje de vínculo entre naciones que presentaba la canción de Rosa, sabe por experiencia que es fundamental una melodía pegadiza: "Está comprobado que, aunque la letra tenga un buen mensaje, si la música no entra, la canción no acaba de funcionar. También es relevante el 'vestido' que le pongas, es decir, el arreglo".

Sin lugar a dudas, los códigos de composición musical poco tienen que ver con los de hace dos décadas y Eurovisión es el mejor escaparate para demostrarlo: "Sí que es cierto que ahora todo está más globalizado y se aceptan cosas que hace años no se aceptaban. Por ejemplo, recuerdo que una de las cosas por las que me 'tiraban de las orejas' con 'Europe's Living a Celebration' era porque la canción tenía que tener el título en inglés, ya que hablábamos de la unión de países de Europa. [El idioma] era noticia en esa época, ahora se toma como algo normal".

España no podía pensar en otra cosa en mayo de 2002. Tras el 'boom' de 'Operación triunfo', tocaba intentar que en Europa calara de la misma forma la portentosa voz de Rosa López, la representante de nuestro país en Eurovisión en un año en el que parecía que lo teníamos todo para triunfar en Tallin, Estonia: una artista con talento y conocida por el público, el apoyo de unos coristas que levantaban pasiones (Geno, Chenoa, Gisela, David Bisbal y David Bustamante), una ilusión generalizada pocas veces vista por el festival y, por supuesto, una canción difícil de olvidar.

Eurovisión 2020
El redactor recomienda