Las actuaciones más frikis en la historia de Eurovisión
  1. Televisión
  2. Eurovisión
y se lo querían perder

Las actuaciones más frikis en la historia de Eurovisión

Vampiros, payasos, guiñoles, abuelas tecnopop, abuelos rap, y hasta caminantes blancos y hombres desnudos. Por la historia del Festival de Eurovisión hemos visto... de todo

Foto: Lordi, ganador de Eurovisión en 2006 (UER)
Lordi, ganador de Eurovisión en 2006 (UER)

En el Festival de Eurovisión todo vale, de eso no cabe duda. A lo largo de sus 63 ediciones han pasado cantantes solistas, dúos, grupos, bandas, coreografías sofisticadas o inexistentes, vestuarios sencillos, estrambóticos o simplemente un hombre desnudo con un lobo. Sorprender significa no pasar desapercibido; un riesgo que hay quien prefiere correr, aunque sea para obtener notoriedad durante un espectáculo que es visto por más de 180 millones de personas, y que sobre todo no dejar de ser una gran fiesta.

Aunque existe un estilo predominante en el Festival, su historia demuestra que se puede lograr el primer puesto contra todo pronóstico, precisamente con una actuación menos canónica. Basta recordar a Lordi, la banda finlandesa de hard rock y heavy metal que ganó Eurovisión en 2006 con una actuación inimaginable en el certamen.

Chikilicuatre, el friki español

Rodolfo Chikilicuatre, el personaje ficticio interpretado por David Fernández, nació de la mano de Andreu Buenafuente durante su etapa en La Sexta. El presentador catalán decidió en 2008 presentarlo al concurso 'Salvemos Eurovisión', el proceso previo aquel año para elegir a nuestro representante.

Fue tal el furor por el 'Baila el Chiki-chiki', gracias a MySpace y Youtube, que el humorista terminó representando a España, con un nada bochornoso decimosexto puesto. Su participación no pasó desapercibida para nadie y dejó patente el peligro que conlleva dejar la elección del representante únicamente en manos del público.

El pavo Dustin iba en serio

El pavo Dustin era un guiñol para niños muy popular en la televisión pública de Irlanda desde los años 90. En la edición de 2008, el mismo año que se presentó Chikilicuatre, Irlanda eligió a este títere, con discos publicados en su haber, para representar a su país con la canción 'Irlande Douze Points'.

Precisamente, cuando Andreu Buenafuente recibió algunas críticas por tomarse a broma el Festival, el presentador no dudó en hacerse eco de la presencia de la marioneta irlandesa. Pero, pese a su fama, el pavo Dustin no logró pasar de la semifinal.

Hip hop para la tercera edad

La actuación de Croacia, ese mismo 2008, contenía varios hitos inigualables hasta entonces. Fue la primera vez que una banda croata, Kraljevi Ulice, incorporaba en su música, con toques balcánicos, algunos ingredientes del rap.

Además, el tema titulado 'Romanca' contenía unos versos finales interpretados por el fallecido cantante Ladislav Demeterffy, más conocido como '75 Cents', un veterano cantautor que se marcó el mejor hip hop balcánico visto en el festival de Eurovisión. O al menos el más bizarro.

Los caminantes blancos ganan Eurovisión

La actuación en 2006 de Lordi, la banda finlandesa de hard rock, fue como la aparción de los caminantes blancos en 'Juego de Tronos'. Las bestias habían saltado más allá del muro y habían invadido Eurovisión, y lo que fue peor: lo ganaron. Así, tal cual.

Su llamativa caracterización no pasó desapercibida y Finlandia logró su objetivo: que todos recordaran su nombre (y su aspecto). El grupo pasó sin problemas a la final y sin problemas arrolló a los representantes del resto de países. Con un total de 292 puntos, la canción 'Hardrock hallelujah' se alzó como la gran favorita de Europa.

El predecesor de Chikilicuatre

Buenafuente no andaba tan desencaminado en 2008 con su propuesta de presentar a Chikilicuatre, cuando en 2007 lograba el segundo puesto el representante de Ucrania Andriy Danilko, un comediante que se transformaba en la estrafalaria Verka Serduchka. Su canción musicalmente es igual de simple que la Chikilicuatre, pero es imposible no dejar de mirar la actuación.

Las abuelas se van de fiesta

Las 'Abuelas de Buránovo' (Buránosvskiye Bábushki) son un grupo coral ruso de pop folclórico compuesto por señoras mayores. Las ancianas animaron la edición del 2012 con su 'Party for Everybody', en una mezcla de canción rural y tecno. La juventud, desde luego, no tiene edad.

Las abuelas rusas consiguieron convencer a media Europa y aunque no ganaron el Festival (lo hizo la sueca Loreen) obtuvieron la plata en este certamen. Su canción fue una de las más recordadas y tarareadas de aquella edición. Tal vez por ello lograron sumar hasta 259 puntos.

El payaso del festival

Otro comediante que seguramenteole habría echado el ojo Buenafuente es Alf Poier. Representó a Austria en 2003 y logró el sexto puesto, con una parodia sobre los excesos del festival. Con una melodía sumamente básica, y un aspecto de payaso Fofó, intentó demostrar que el gusto musical del festival era nefasto.

Aunque la canción, 'Weil der Mensch zält' ('El Hombre es la medida de todas las cosas'), parecía más una melodía de cuento infantil lo cierto es que Alf Poier logró hacerse con el sexto puesto, dos posiciones por delante de la catalana Beth y su tema 'Dime'.

Música romaní y hip hop

De las actuaciones más frikis vistas en el Festival de Eurovisión, pero también de las más interesantes. El grupo folk checo Gypsy CZ, de origen gitano, combinó la música romaní con el hip-hop. Sus canciones tratan sobre la discriminación de los gitanos en el centro de Europa. Se presentó en 2009 y no pasó de semifinales.

"Lo tuyo es puro teatro"

Como diría la canción de La Lupe... "Lo tuyo es puro teatro", porque lo cierto es que una canción muy de Festival de Eurovisión no era. Tras revisionar esta actuación de 2008, interpretada por Elvir Lakovic en representación de Bosnia & Herzgevina, es evidente que algunos artistas provienen de pequeños escenarios alternativos y ven en el festival una proyección para conseguir después una gira en salas de teatro. Lo sorprendente es que quedaron décimos.

Entrevista con un vampiro

El cantante rumano Cezar se presentó en 2013 al Festival de Eurovisión vestido de vampiro para interpretar 'It's my Life' ('Es mi vida'). No recordamos si la letra también decía "y además bebo sangre". El artista, con aplomo de contratenor de cantante de ópera mezclado con un ritmo bastante moderno, convirtieron su número en una actuación muy singular y, sin duda, con muchísima personalidad. Solo él podía hacer esos giros en la voz y pasar de un grave a un agudo de esa forma.

Cantando con lobos

"Si en Eurovisión han podido participar Lordi y Conchita Wurst, ¿por qué no íbamos nosotros a poder cantar y bailar con lobos?", defendió la televisión pública Bielorrusia, en 2016, cuando el festival puso ciertos reparos a que su representante, Ivan Alexandr, actuara desnudo con dos lobos. Finalmente, los animales aparecieron en pantalla y el cantante fue despojado de una plaza para la final.

Programas TV TVE
El redactor recomienda