Marbella, Atlético de Madrid y corrupción

'El Pionero': cronología de los escándalos que rodean al caso de Jesús Gil

'Corrupción en Marbella' parece ser el título de la vida del empresario Jesús Gil y Gil, pero HBO ha decidido bautizar al documental que estrena este 7 de julio sobre su vida como 'El Pionero'

Foto: Jesús Gil y Gil. (Efe)
Jesús Gil y Gil. (Efe)

Quince años después de su muerte, HBO estrena este domino 7 de julio la serie documental 'El Pionero', un relato audiovisual sobre los casos —así, en plural— en los que Jesús Gil y Gil pareció envolver a todo aquel que le rodeara. Mientras que unos lo veían como un hombre hecho a sí mismo que convertía en oro todo lo que tocaba, otros lo miraban con la sospecha de estar ante el impulsor de la corrupción en el Gobierno municipal de Marbella.

Su nombre e historial fueron de sobra conocidos por la Audiencia de Málaga, la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, pero también por la UEFA y el club Atlético de Madrid. Empresario, político y transgresor, Gil no parecía poner límites a su sed de poder y eso le valió años de cárcel, multas que podía permitirse además de ser reconocido como la figura que siempre pareció querer ser: el capo de su propia mafia.

Esta es la cronología de los casos de corrupción y apropiación indebida (entre otros) que han marcado una vida que transcurrió entre prisiones y procesos judiciales:

Tragedia en Segovia, rejas y malversación

15 de junio de 1969: Un total de 58 personas murieron cuando se encontraban en un restaurante en Los Ángeles de San Rafael (Segovia). Gil había alquilado ese espacio —una urbanización de lujo que el empresario inauguró dos años antes— para celebrar una convención de la cadena de alimentación Spar. En medio del evento, el techo de la sala en la que se encontraban (en proceso de construcción) se vino abajo. Esa misma noche durmió entre las rejas de la prisión provincial.

Las prisas de Gil por celebrar a la mayor celeridad esa convención —había mucho dinero en juego— y una presunta negligencia en la construcción hicieron que el soriano fuera condenado por la Audiencia de Segovia a cinco años de cárcel por imprudencia temeraria y homicidio involuntario.

27 de febrero de 1971: Tras más de dos años de prisión, el fiscal solicita para el promotor una pena de 10 años de cárcel como responsable de la tragedia ocurrida en 1969. Por lo que en abril de ese mismo año volvió a ingresar en prisión.

Adolfo Suárez y Jesús Gil en la inauguración de Los Ángeles de San Rafael en junio de 1968. (Foto cedida por Gilmar)
Adolfo Suárez y Jesús Gil en la inauguración de Los Ángeles de San Rafael en junio de 1968. (Foto cedida por Gilmar)

5 de enero de 1972: Gil ingresa en la prisión de Carabanchel, donde permaneció solo unos días antes de ser trasladado en furgón policial al centro penitenciario de Mirasierra. Tras siete meses bajo rejas —disfrutando de todo privilegio— le concedieron el arresto domiciliario.

4 de febrero de 1972: El Consejo de Ministros acordó el indulto al político, a propuesta del Ministro de Justicia y con la aprobación de la Fiscalía. El día 24 de ese mismo mes, Francisco Franco firmó la reducción de su condena: “Vengo a indultar a Gregorio Jesús Gil y Gil de una cuarta parte de su pena privativa de libertad”. A cambio, tuvo que pagar una sanción de 400 millones de pesetas.


27 de mayo de 1991: Gil y Gil se convierte en Alcalde de Marbella por mayoría absoluta (más del 65% de los votos) al frente del Grupo Independiente y Liberal (GIL). Da comienzo el llamado ‘gilismo’ en la ciudad.

Jesús Gil, en su programa 'Las noches de tal y tal'. (Mediaset)
Jesús Gil, en su programa 'Las noches de tal y tal'. (Mediaset)


17 de marzo de 1994: Gil y Gil es indultado por segunda vez. En esta ocasión, por el ministro de Justicia entonces, Juan Alberto Belloch, y previa reunión del Consejo de Ministros, que absolvieron al empresario de un presunto delito de estafa cometido en 1984 y por el que solicitaron dos meses de cárcel. El motivo por el que perdonaron esta condena fueron las elecciones municipales del año siguiente, en las que el acusado respetía como candidato.

28 de marzo de 1995: la formación del empresario vuelve a hacerse con la mayoría absoluta. Antes de los comicios, el político señalaba la importancia de esas elecciones porque en ellas se jugaba su “prestigio”.

16 de abril de 2002: El empresario es encarcelado por tercera vez. Esta vez va a Alcalá-Meco (Madrid). En este caso, cumpliendo la orden de la Audiencia Nacional por el ‘Caso Saqueo’ y como acusado de un delito de malversación de fondos públicos. Según el fiscal anticorrupción de entonces, se apoderó de más de seis millones de pesetas (alrededor de 36 millones de euros) del Ayuntamiento marbellí mediante facturas falsas.

14 de junio de 1999: Jesús Gil vuelve a ser reelegido como alcalde de Marbella. Esta vez, la tercera, también con mayoría absoluta.

24 de junio de 2002: Dimite como alcalde de Marbella y presenta su acta de concejal tras once años en el cargo por la mancha del ‘Caso camisetas’, por el que fue inhabilitado de cualquier cargo público durante 28 años. Fue sustituido por Julián Muñoz. Asomado al balcón del consistorio, y acogido entre aplausos de seguidores, Gil afirmó orgulloso lo siguiente: “Nadie puede decir que he metido la mano en el cajón”.

14 de mayo de 2004: Muere de una trombosis cerebral. Su cuerpo nunca fue visto por ‘nadie’, lo que hizo que medios y opinión pública generaran los más diversos rumores sobre su supuesto paradero.

Jesús Gil junto a su esposa e hija. (Getty)
Jesús Gil junto a su esposa e hija. (Getty)


2 de mayo de 2011: El Tribunal de Cuentas reclama a la familia del fallecido 105 millones de euros para el Ayuntamiento de Marbella, cantidad que el empresario se había apropiado ilegalmente de las arcas públicas. Después de que los parientes no desembolsan nada —y como responsables de la deuda al haber aceptado la herencia—, embargan a sus herederos 150 propiedades a nombre de sociedades de Gil (43 locales comerciales, 6 viviendas, 5 parcelas y 96 plazas de garaje).

El Atlético de Madrid, un puente al poder

Los escándalos y procesos judiciales no solo procedieron de su faceta como gobernante de la ciudad malagueña, sino que su etapa en el club deportivo demostró el único y verdadero motivo por el que el 'magnate' se obsesionó con el Atlético: escalar puestos en en la cúspide de la política.

26 de junio de 1987: El empresario soriano se convierte en el presidente del Atlético de Madrid. Dos días antes, Gil se reúne con los gerentes del FC Oporto con la esperanza de fichar a Paulo Futre. El día de las elecciones a la presidencia del club, los votos fueron en masa para el él después de que se hicieran públicas unas fotografías suyas junto a Futre en una discoteca.

Noviembre de 1990: La UEFA inhabilita a Gil durante 18 meses tras gritar "maricón" al árbitro francés Michel Vautrot.

27 de julio de 1991: la Audiencia Nacional admite la querella presentada por la Fiscalía Anticorrupción contra Gil y el entonces vicepresidente del club deportivo por presunta apropiación indebida del Atlético de Madrid cuando fue a convertirlo en Sociedad Anónima Deportiva (SAD). Concretamente, se le acusó de un falso desembolso y de quedarse con 112 millones de pesetas aportadas por los socios.

El expresidente del Atlético de Madrid, Jesús Gil.
El expresidente del Atlético de Madrid, Jesús Gil.

8 de marzo de 1996: El presidente del club protagoniza una de las escenas más vergonzosas del fútbol. Tras una discusión a las puertas de la Liga de Fútbol Profesional, Gil golpea al entonces gerente del Compostela, José González Fidalgo, con un puñetazo que fue captado por las cámaras allí presentes.

9 de enero de 1999: Ingresa en prisión (por segunda vez) por el ‘Caso camisetas’. Gil decidió que, si nadie lo financiaba, él mismo patrocinaría a su equipo. Bajo esta excusa, el alcalde extrajo dinero de las arcas públicas del Ayuntamiento alegando que lo emplearía en las camisetas de los atléticos. Lo que construyó, sin embargo, fue una tapadera para apropiarse de 450 millones de pesetas (2,7 millones de euros), que acabaron en su cuenta.
Solo unos días después de ser encarcelado, el titular del Juzgado de Marbella le concedió la libertad bajo el pago de 100 millones de pesetas de fianza tras sufrir una arritmia por la que tuvo que ser hospitalizado.

En su momento, el empresario también fue acusado por un caso similar, en el que se le acusaba de utilizar el dinero del Ayuntamiento de Marbella para promocionar al jinete de dos de los propios caballos del político, Juan Matute Azpitarte. Aunque quedó absuelto de los hechos por la Audiencia de Málaga.

5 de abril de 2002: el Tribunal Supremo confirma la sentencia de la Audiencia Provincial de Málaga y condena a 28 años de inhabilitación y seis meses de arresto domiciliario. El 28 de mayo de 2003, dimitió como presidente del club.

14 de febrero de 2003: la Audiencia Nacional condena a tres años y seis meses de prisión por delitos de apropiación indebida y estafa por la transformación del club deportivo en Sociedad Anónima.

Televisión

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios