Samanta Villar y su contrariedad con una farmacia por un jarabe homeopático
  1. Televisión
en twitter

Samanta Villar y su contrariedad con una farmacia por un jarabe homeopático

La comunicadora, ligada en la actualidad a Mediaset España, denuncia en Twitter un hecho personal que le ha ocurrido recientemente

Foto: Samanta Villar. (Youtube)
Samanta Villar. (Youtube)

Samanta Villar, periodista y presentadora de 'La vida con Samanta', una de las nuevas apuestas de Cuatro, ha vuelto a usar las redes sociales para denunciar un hecho ocurrido en su vida cotidiana. En esta ocasión con una farmacia.

[Samanta Villar, al límite en su primer ayuno seco: deja de comer y beber]

A través de Twitter, la comunicadora ha desvelado lo que le ha sucedido: "Hace unos dias me pasó algo en una farmacia que me parece escandaloso. Mi hija se levantó por la mañana con una tos bestia. Lo peor no era la tos en sí sino la frecuencia. Tosía cada 10 segundos, imparable. Estábamos en la calle porque se celebraba un desfile de la escuela. Entré en una farmacia. La farmacéutica en seguida me habló de dos jarabes, pero me recomendó uno de los dos. Confié en ella y cogí el que me recomendaba".

"El jarabe me costó algo más de 10€, precio que me pareció caro para un jarabe antitusivo, pero todavía me llamo más la atención la dosis. Me dijo que le diera un tapón cada hora. Me sorprendió, porque ningún medicamento se suele tomar tan a menudo. Pagué, le di un chupito de jarabe a a mi hija todavía dentro de la farmacia, y salí. Al cabo de una hora repetimos dosis y al cabo de dos también. Fue a la tercera cuando mi marido me hizo ver algo. El jarabe era homeopático. Me quedé de piedra, porque la farmacéutica no me había alertado. Es obvio en la caja, pero quien mira la caja si te lo recomienda un farmacéutico?".

Finalmente, terminaba su historia de la siguiente manera: "Desde luego si me hubiera informado, yo habría podido elegir si le daba algo a mi hija cuya eficacia no está comprobada científicamente o no. Con razón le puedo dar jarabe cada hora... No he podido volver a hablar con la farmacéutica. Algún día me gustaría hacerlo. Lo peor que ahora voy con cuatro ojos con el personal farmacéutico".

Samanta Villar
El redactor recomienda