de la parrilla de arabia saudí

Netflix elimina un episodio sobre Khashoggi crítico con el príncipe heredero saudí

Riad presenta una queja formal y la plataforma de vídeo lo elimina “para cumplir con las leyes locales”

Foto: La plataforma de vídeo podría enfrentarse a cinco años de prisión en Arabia Saudí
La plataforma de vídeo podría enfrentarse a cinco años de prisión en Arabia Saudí

“Hace apenas unos meses, el príncipe heredero Mohammed bin Salman era aclamado como el reformador que el mundo árabe necesita, pero la revelación del asesinato de Khashoggi ha destruido esa imagen. Me sorprende que haya sido necesario asesinar a un periodista del Washington Post para que todo el mundo diga ‘oh, supongo que realmente no es un reformador’ y, mientras tanto, todos los musulmanes que conoces seguían diciendo ‘no importa, es el príncipe heredero de Arabia Saudí’. Así que éste sería un buen momento para reevaluar nuestra relación con Arabia Saudí”.

Comentarios como éste han provocado que Netflix retire un capítulo del programa ‘Patriot Act’ de su oferta en Arabia Saudí, después de la queja formal presentada por el gobierno de Riad. El espacio está presentado por el cómico estadounidense Hasan Minhaj, que es musulmán, y mezcla comentarios políticos y culturales con el humor.

Minhaj se burló en su programa de la esperpéntica situación vivida tras el asesinato de Jamal Khashoggi: “Los saudíes estaban sudando para explicar su desaparición: dijeron que dejó el consulado sano y salvo y utilizaron a un doble para hacer creer que estaba vivo”.

Defienden la libertad de expresión

La plataforma de vídeo ha confirmado al Financial Times que, efectivamente, ha retirado este programa en Arabia Saudí, aunque se reafirma en su posición: “Apoyamos firmemente la libertad artística en todo el mundo y sólo eliminamos este programa en Arabia Saudí después de recibir una petición legal válida y para cumplir con las leyes locales”.

Netflix asegura también que los funcionarios árabes les amenazaron con ser perseguidos por las leyes del país. En ellas se estipula que “la producción, preparación, transmisión o almacenamiento de material que incida en el orden público, los valores religiosos, la moral pública y la privacidad, a través de ordenadores o la red de información” es un delito que se castiga con hasta cinco años de cárcel y una multa que puede alcanzar los 800.000 dólares (unos 700.000 euros).

Pese a las amenazas, el programa puede seguir viéndose en el país a través del canal de YouTube de Netflix en Arabia Saudí, de donde no ha sido eliminado. Mientras, la editora de Jamal Khashoggi en el Washington Post, Karen Attiah, calificó la decisión en su cuenta de Twitter de "escandalosa".

Attiah recordaba también que Minhaj “ha sido una voz fuerte, honesta (y divertida) que desafía a Arabia Saudí y a Mohammed bin Salman”.

Televisión

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios