Es noticia
Menú
Operación Triunfo 2017: ocho claves de la 'revolución sexual' de esta edición
  1. Televisión
tras el beso de raoul y agoney

Operación Triunfo 2017: ocho claves de la 'revolución sexual' de esta edición

El programa y sus concursantes se han convertido en el vivo reflejo de una generación 'millennial' abierta, solidaria y llena de franqueza a la hora de aceptar a las minorías

Foto: Raoul y Agoney en plena actuación en 'Operación Triunfo'.
Raoul y Agoney en plena actuación en 'Operación Triunfo'.

“Sé que va a suceder, la Revolución Sexual”. Parafraseando la letra de la canción de La Casa Azul (con la que tanto tiene que ver, por otra parte) esta edición de 'OT' no deja de demostrarnos por qué para muchos es la edición que mejor simboliza esa revolución. Este lunes, el programa de TVE volvió a demostrar por qué se ha convertido en un fenómeno sociológico que ha difuminado fronteras entre edades y condición social.

Para muchos sociólogos, el programa y sus concursantes son el vivo reflejo de una generación 'millennial' abierta, solidaria y llena de franqueza a la hora de aceptar las minorías o lo considerado diferente para las generaciones que la precedieron.

Foto: 'OT 2017' y 'La que se avecina', las grandes ofertas de la noche del lunes.

Este renovado 'OT', que provoca encendidos debates y seguimiento masivo en las redes sociales, ha mostrado la unión de un público que hacía tiempo no se sentaba a ver el mismo programa. Su carácter 'open minded' ha hecho que muchos la identifiquen con la de una auténtica y refrescante 'revolución sexual'. La mejor prueba de ello la hemos tenido en la gala de este lunes, con el beso protagonizado por Raoul y Agoney, dos de los concursantes más populares. El tierno momento, presente en los ensayos, ya había puesto patas arriba la red durante todo el fin de semana. Durante el programa, los dos chicos cerraron su número musical, mientras cantaban al alimón el 'Manos vacías' de Miguel Bosé, con un acercamiento de sus labios en pleno directo. No es el único ejemplo de esa diversidad sexual que está promulgando este formato que, lejos de encontrarse en peligro de extinción, se ha reconvertido para seguir más vivo que nunca.

placeholder El beso de la polémica entre Raoul y Agoney en 'OT 2017'.
El beso de la polémica entre Raoul y Agoney en 'OT 2017'.

-El beso trans:

La gala celebrada el pasado 27 de noviembre incluyó uno de los momentos más recordados de la televisión de este año cuando Marina, una concursante de 19 años, recibió la visita de Bast, su novio trans. El beso que ambos se dieron revolucionó las redes sociales por su efusividad, sinceridad y por servir a aquellos que ven esta edición del programa como un apoyo inmejorable a la visibilidad de la comunidad LGTBI+.

Foto: En la clase de interpretación de 'La revolución sexual', los concursantes hablaron sobre el colectivo LGTBIQ

-La charla sobre el sida del doctor Bonaventura Clotet:

Otra prueba de aperturismo sexual en el espacio tuvo lugar cuando el doctor Bonaventura Clotet, padre de Marc, el actor, acudió a la academia a dar una charla sobre el sida. El aplauso de las redes sociales fue inmediato. “Las personas que tienen sida aún sufren mucho estigma. Es algo en lo que debemos seguir luchando porque nadie escoge ni se merece una enfermedad por nada y menos por prácticas sexuales”, aseguró el médico.

placeholder Bonaventura Clotet durante 'Operación Triunfo'.
Bonaventura Clotet durante 'Operación Triunfo'.

-La presencia de los Javis:

Los artistas revelación de la temporada (por si alguien no se había dado cuenta de ello nada más ver 'Paquita Salas' o asistiendo al teatro para ver 'La llamada'), Javier Calvo y Javier Ambrossi, son la prueba viva de la diversidad que promulga el programa. Su amor así como su talento indiscutible son de carácter público. Así lo han mostrado en cada una de las clases que dan a los concursantes, en las que se puede apreciar el 'buen rollo' reinante. Una armonía imposible de imaginar en la televisión pública de hace décadas.

placeholder Los Javis en una imagen de archivo.
Los Javis en una imagen de archivo.

-La condena al ataque homófobo:

Tras dar una de sus clases, Calvo y Ambrossi sufrieron una agresión por parte de un chico que se chocó con ellos “de forma intencionada”. El protagonista de 'Física o Química' preguntó al agresor si le ocurría algo y este respondió al grito de “maricones”. Tras el insulto, el joven llegó a las manos. Las redes sociales se llenaron de cientos de mensajes de apoyo hacia ellos.

Foto: Los Javis han sufrido una agresión física tras su última clase en 'OT 2017'.

-Un icono gay como profesor:

Otro apunte sobre la diversidad en esta edición: el profesor de cultura musical es, nada más y nada menos, que Guille Milkyway, ligado a grupos de la talla de Fangoria, que son todo un icono para el colectivo gay.

-La camiseta y la pulsera de Marina:

'Girl Power'. Con ese lema en la camiseta, Marina, una de las concursantes más importantes, quiso reivindicar el poder femenino. Muchos repararon también, además, en la pulsera arcoíris que llevaba en su muñeca, una clara alusión al colectivo LGTB+. Ocurrió cuando versionaba 'Girl on fire', una de las canciones más populares de Alicia Keys.

-La elección de algunos temas musicales:

La selección de muchas canciones no es precisamente casual. Sabiendo de antemano que gran parte del público que ve el programa cada semana es gay, los temas que interpretan los concursantes son, a menudo, grandes símbolos del colectivo. Esta semana, por ejemplo, una de las canciones estrella es, nada más y nada menos, que 'A quién le importa', himno gay por antonomasia desde que lo entonase Alaska allá por los años 80.

“Sé que va a suceder, la Revolución Sexual”. Parafraseando la letra de la canción de La Casa Azul (con la que tanto tiene que ver, por otra parte) esta edición de 'OT' no deja de demostrarnos por qué para muchos es la edición que mejor simboliza esa revolución. Este lunes, el programa de TVE volvió a demostrar por qué se ha convertido en un fenómeno sociológico que ha difuminado fronteras entre edades y condición social.

RTVE
El redactor recomienda