EL REALITY ENTRA EN COMA

Españoles, 'Gran Hermano' ha muerto

El reality de todos los realities muestra un acusado desgaste en la que prometía ser su edición más revolucionaria. El programa ha caído a las peores audiencias de su historia

Foto: Logotipo de una de las ediciones de 'Gran Hermano' en Argentina.
Logotipo de una de las ediciones de 'Gran Hermano' en Argentina.

Resulta difícil reconocer cuándo un formato de televisión está acabado, más cuando ese formato se llama 'Gran Hermano' y prácticamente toda tu parrilla gira, en mayor o menor medida, en torno a ese espacio. Pero los síntomas que este año está dándonos el reality de todos los realities son demasiado evidentes. 'GH' necesita, cuando menos, un descanso de forma inmediata.

El programa de Zeppelin TV continúa acaparando titulares con su edición 'GR Revolution', pero la diferencia con respecto a otras ediciones es que en esta ocasión 'GH' es noticia por sus discretas audiencias. El programa de Telecinco no deja de perder fuelle cada semana, regalando a sus detractores los registros más bajos de toda su historia. Ningún otro reality ha sido tan explotado en España como 'Gran Hermano', y precisamente por eso, ha llegado el momento de parar.

Su elevado coste no solo lo pone en la cuerda floja, sino que sentencia su continuidad

Las ediciones pesan como losas y cada vez le resulta más complicado hacerse un hueco en la parrilla. El reality todavía se mantiene por encima de la media de Telecinco, pero su elevado coste no solo lo pone en la cuerda floja, sino que sentencia su continuidad. La preocupación tanto en la productora como en la cadena es máxima, aunque nadie se plantea su cancelación, por el momento. La retirada del formato no haría sino evidenciar todavía más el complicado arranque de temporada por el que atraviesa Telecinco, una decisión que, por tanto, no puede permitirse.

Telecinco se ha impuesto al resto de cadenas, pero cierra el mes con su peor resultado de los últimos 26 años. Solo en su primer año de emisión obtuvo una media todavía más baja que el 12,3% registrado. 'GH' ha venido articulando su programación durante los últimos años, y con su declive ha ido lastrando también al resto de espacios, obligados a ir recortando su retroalimentación hasta convertirla en mera anécdota durante la presente edición. La piedra angular de su parrilla se derrumba, y con ella un modelo de televisión.

Jorge Javier Vázquez, presentador de 'Gran Hermano Revolution'. (Mediaset España)
Jorge Javier Vázquez, presentador de 'Gran Hermano Revolution'. (Mediaset España)

Gala 8, punto de inflexión

Zeppelin TV pretendía sorprender a la audiencia con la décimo octava edición de 'Gran Hermano', sin embargo, ha sido la productora la que incrédula ha visto como los espectadores han ido gala tras gala dando la espalda al reality. Su arranque, el pasado 19 de septiembre, no presagiaba nada bueno. 'GH Revolution' empezó su andadura con el peor dato de toda su historia: 16,8% y solo 1.948.000 espectadores.

Comparado ese inicio con el registrado por 'Gran Hermano 17' (23,9%), el programa de Telecinco cayó ni más ni menos que 7,1 puntos tras ceder más de medio millón de personas. Un tortazo histórico que ya en el primer momento puso a todo el equipo del programa en alerta, un sonido cada vez más agudo que no ha dejado de resonar en sus cabezas desde entonces.

Pero si hay un resultado que nadie puede pasar por alto ese es el de anoche, el de su Gala 8. El programa de Jorge Javier Vázquez se hundió tras convocar únicamente a 1.340.000 espectadores durante sus casi cuatro horas de emisión. La comparativa con las últimas ediciones es toda una sentencia de muerte. 'Gran Hermano' cede 900.000 seguidores con respecto a la Gala 8 de la pasada edición; una batacazo preocupante que agrava todavía más la pérdida experimentada en el año anterior con la ausencia de Mercedes Milá en las labores de conducción.

Con la Gala 8 de 'Gran Hermano 16', última edición con Mercedes Milá al frente, el reality rozó los 2,8 millones de seguidores. Un año después, el cambio de presentador tuvo un efecto negativo en las audiencias. Con Jorge Javier Vázquez como presentador, la Gala 8 de 'GH 17' reunió a 2.240.000 espectadores, lo que supuso una pérdida de 556.000 espectadores.

Evolución de la Gala 8 de 'Gran Hermano'. (EL CONFI TV)
Evolución de la Gala 8 de 'Gran Hermano'. (EL CONFI TV)

Y como es lógico, esa huIda de espectadores ha quedado también reflejada en el share del programa. 'Gran Hermano Revolution' cosechó en su última entrega un discreto 12,3%, un share nunca visto hasta la fecha en una gala semanal del veterano concurso de convivencia. En este caso, la comparación también con la misma gala (nº 8) de otras ediciones no deja lugar a dudas: 'GH' atraviesa por su peor etapa, herida de muerte. Cae 7,4 puntos si lo comparamos con 'GH 17' y 10,4 puntos si lo comparamos con 'GH 16'.

Share de la Gala 8 de las últimas ediciones de 'GH'. (EL CONFI TV)
Share de la Gala 8 de las últimas ediciones de 'GH'. (EL CONFI TV)

Una edición para ¿olvidar?

'Gran Hermano Revolution', bajo mínimos. A la luz de los datos, la última edición del programa no ha logrado seducir a los espectadores. La tan promocionada revolución se ha quedado en nada y lo más preocupante es la improvisación que parece dominar la mecánica del programa. Vips en una edición de anónimos, 'repesca' en diferido, visitas inesperadas, nominaciones secretas o a la cara de una a otra semana, salvaciones que aparecen y desaparecen... Son solo algunas de las sorpresas con las que la organización ha intentado reenganchar, sin éxito, a la audiencia.

Estas maniobras, lejos de generar mayor expectación, solo dejan en evidencia la sensación de desesperación por parte de productora y cadena, incapaces de reaccionar con acierto ante el coma que atraviesa el formato. Probablemente ya sea tarde, porque el público nunca ha atendido a la llamada de la 'revolución'.

'GH Revolution' no deja de perder fuerza cada jueves. La ficción de La 1, 'Estoy vivo', se ha mantenido hasta la fecha líder en su franja, dejando al reality en segunda posición. Telecinco mantiene, a pesar de todo, el liderazgo del prime time y del late night, pero los resultados son cada vez peores. No debemos olvidar que estamos ante 'Gran Hermano', el formato que sin duda revolucionó la manera de ver y de hacer televisión y que, por ello, merece una despedida a la altura, lejos de la agonía a la que está viéndose sometido.

Audiencias de 'GH Revolution':
- Gala 1 (19/09/2017): 16,8% y 1.948.000
- Gala 2 (21/09/2017): 16,2% y 1.630.000
- Gala 3 (28/09/2017): 16,3% y 1.773.000
- Gala 4 (05/10/2017): 15,3% y 1.605.000
- Gala 5 (12/10/2017): 15,5% y 1.694.000
- Gala 6 (19/10/2017): 13,9% y 1.467.000
- Gala 7 (26/10/2017): 15,3% y 1.612.000
- Gala 8 (02/11/2017): 12,3% y 1.340.000

Para muchos 'GH Revolution' es a estas alturas una edición para olvidar. Sus datos de audiencia reflejan el final de un ciclo; un ciclo que podría tener mucho más recorrido si productora y cadena supiesen concederle al formato el descanso que realmente necesita. Que realmente merece. Y en ese descanso no entraría lógicamente otra edición encadenada de 'GH VIP'. El reality de convivencia debe desaparecer de la parrilla para regresar en el futuro con más fuerza y totalmente recuperado.

Sandra Barneda, en 'GH Revolution'. (Mediaset España)
Sandra Barneda, en 'GH Revolution'. (Mediaset España)

El fracaso de la tercera noche

Desde hace algunas temporadas Telecinco intenta estirar el éxito de sus formatos de telerrealidad dedicándoles una tercera noche. La gala semanal (jueves) se complementa con el debate dominical y a su vez se promociona en la noche del martes con un programa extra. Esta temporada el programa de Sandra Barneda ('GH Revolution: última hora') ha resultado ser un auténtico fracaso, lo que ha llevado a la cadena a relegarlo al late night.

Durante cinco semanas el programa ha venido emitiéndose en el access prime time, sin embargo, 'El hormiguero' ha arrollado con él sin contemplaciones. El 'Última hora' debutó con un 6,7%, pero cuatro semanas después se derrumbó a un 4,6%. Una semana más tarde Telecinco dividió el espacio en dos partes, dejando 'Cine 5 estrellas' entre medias.

Audiencias de 'GH Revolution: última hora':
- Programa 1 (25/09/2017): 6,7% y 1.250.000
- Programa 2 (26/09/2017): 5,4% y 1.075.000
- Programa 3 (03/10/2017): 6,3% y 1.247.000
- Programa 4 (10/10/2017): 4,9% y 972.000
- Programa 5 (17/10/2017): 4,6% y 933.000
- Programa 6 (24/10/2017): 6,2% y 1.200.000 / 7,4% y 358.000
- Programa 7 (31/10/2017): 6,5% y 464.000 (late)

Su última entrega, en cambio, se ha limitado únicamente al late night. El programa no pasó del 6,5%, a pesar de tematizar la noche con motivo de la celebración de Halloween. El programa no despega y a estas alturas no muestra síntomas de mejoría, más bien todo lo contrario. Telecinco se niega a cancelar su emisión, aunque por todos es sabido que de tratarse de otro formato hace semanas ya que hubiese desaparecido de la parrilla. El peso de los titulares en los medios vuelve a condicionar una decisión.

Jordi González, en 'GH Revolution: el DBT'. (Mediaset España)
Jordi González, en 'GH Revolution: el DBT'. (Mediaset España)

El debate, ¿formato innecesario?

Otro de los elementos que desde el primer momento ha evidenciado la caída de este 'Gran Hermano Revolution' ha sido el debate de Jordi González. El programa dominical no ha logrado nunca superar los 1,5 millones, alejándose así de los datos de otras ediciones. La audiencia del programa cayó al unidígito en su segunda y tercera semana, lo que llevó a Mediaset España a tomar una decisión histórica: relegar su emisión al late night.

'GH: el debate' surgió hace varios años como un espacio de late, sin embargo, sus buenas audiencias llevaron a los directivos a programarlo en prime time. 'GH Revolution' ha devuelto el debate a la medianoche, dando prioridad al cine. Con este movimiento, el programa ha mejorado sus resultados en las últimas semanas, pero solo en share, ya que su última entrega apenas congregó a medio millón de personas.

La incursión de colaboradores mediáticos en detrimento de los expertos y la priorización del enfrentamiento en plató (fruto de incluir a esos personajes) por encima del contenido generado por los concursantes han sido clave en esta deriva que ha terminado por cuestionar la necesidad de su permanencia en parrilla. Ya no suma, más cuando cuenta por polémicas el contenido que genera en los medios.

Audiencias del debate:
- Programa 1 (24/09/2017): 11,5% y 1.469.000
- Programa 2 (01/10/2017): 8,2% y 1.100.000
- Programa 3 (08/10/2017): 9,9% y 1.297.000
- Programa 4 (15/10/2017): 11,9%, y 590.000 (late night)
- Programa 5 (22/10/2017): 14,7% y 809.000 (late night)
- Programa 6 (29/10/2017): 13,2% y 527.000 (late night)

A la luz de los datos, y con el corazón en la mano, a Telecinco no le queda más opción que aplicar, por misericordia, la eutanasia al formato que le ha dado tanto en los últimos 17 años. Acelerar su mecánica para frenar la sangría de espectadores es la única solución. Por el bien de Mediaset, por el de 'GH' y por el de sus seguidores. Españoles, 'Gran Hermano' ha muerto. ¡Viva 'Gran Hermano'!

Televisión

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios