tercera temporada

Netflix dulcifica 'Black Mirror', que regresa menos cruda aunque con grandes episodios

La tercera temporada ofrece capítulos redondos que dejan al espectador de una pieza, aunque la serie ha regresado menos trasgresora que en sus dos anteriores entregas

Foto: Imagen del primer episodio de 'Black Mirror'. (Foto: Netflix).
Imagen del primer episodio de 'Black Mirror'. (Foto: Netflix).
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    ‘Black Mirror’ ha vuelto a conseguir lo que logró desde su estreno en 2011 en el británico Channel 4: que todo el mundo hable sobre una serie que dibuja una revolución digital sin escrúpulos que cada vez podría estar más cerca. La tercera temporada ha comenzado una nueva andadura de en Netflix, que de momento ha emitido seis episodios más otros seis que formarán la cuarta entrega de la serie creada por Charlie Brooker.

    Es indudable que la serie tiene una capacidad única para inquietar al espectador y revolverle por dentro. ‘Black Mirror’ no es simplemente una distopía sobre lo salvaje que pueden ser las redes sociales, sino que entran en juego las emociones humanas, los miedos, los traumas, los deseos y los mezclan con todos los elementos tecnológicos que puede crear el ser humano. En definitiva, se trata de una serie que se está adelantando a un debate que dentro de unos años estará sobre la mesa.

    Netflix le ha imprimido un estilo más sofisticado y menos europeo para transformarlo en un producto más amable y generalista

    ¿Es posible crear realidades virtuales para viajar por el tiempo como si fuera una especie de limbo eterno digital? ¿Llegará un día en el que los ciudadanos estemos divididos por una puntuación equivalente a un sistema de castas online? ¿Seremos capaces de conectar nuestro cerebro hasta la máxima expresión de la realidad virtual? Todos estos interrogantes explotan en la cara de los espectadores de ‘Black Mirror’, que asisten tan incómodos como expectantes a una ficción que les hace pensar y cuestionarse a sí mismos. Lo más perturbador  es que todo lo que se ve en la serie puede acabar convirtiéndose en una realidad inminente y no muy lejana. 

    Los mejores capítulos

    Sin duda hay dos capítulos  que sobresalen en la nueva temporada de ‘Black Mirror’. Se trata de ‘Nosedive’  y sobre todo de ‘San Junipero’. En el primero de ellos, el argumento se centra en algo que ya casi podemos tocar con las manos: la obsesión por tener una buena imagen en las redes sociales y cómo esta determina nuestro estilo de vida y nuestras relaciones personales. Lo que hoy es algo tan simple como desear el mayor número de likes  en una foto durante tus vacaciones se puede convertir mañana en algo que determine dónde puedes vivir y a qué trabajo puedes aspirar.

    El segundo, y quizás el más comentado de la tercera temporada, centra su argumento en algo por lo que muchos pagarían: un sistema de realidad virtual que te permite viajar a una década específica y permanecer eternamente joven en una idílica ciudad simulada por ordenador. A través de una historia de amor ambientada en los 80, se va conociendo este complejo sistema dirigido a personas mayores que acuden a lo que se denomina terapia nostálgica. Un episodio absolutamente redondo.

    Netflix dulcifica 'Black Mirror', que regresa menos cruda aunque con grandes episodios

    En el lado contrario está justo el último episodio, al que además han dotado de más duración para que dé una mayor sensación de Season Finale, pero que finalmente resulta fallido, porque se parece más un capítulo de una serie policiaca que al estilo habitual de la serie. Lo mismo ocurre con el quinto capítulo, en el que el espectador no conecta tanto con una trama centrada en estrategias castrenses a través de la manipulación mental a los militares. 

    ¿Ha empobrecido Netflix a 'Black Mirror'?

    A pesar de la calidad indiscutible de ‘Black Mirror’, la emisión en Netflix ha evidenciado una pérdida del sello otusider que tenía desde aquel memorable piloto que tuvo a un cerdo y a un presidente de gobierno como protagonistas. La plataforma Netflix le ha imprimido un estilo más sofisticado, menos crudo y desde luego mucho menos europeo para llevarlo hacia un producto más amable y con un carácter más generalista que el que la serie disfrutaba hasta el momento. En ningún caso quiere decir que el resultado sea malo, pero no es tan arriesgado como al que estábamos acostumbrados.

     

    ¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

     
    Televisión

    El redactor recomienda

    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios