LA FRANQUICIA WOGABOO, TERCER CASO

La empresa en concurso de acreedores que se coló en 'El jefe infiltrado'

Borja Domínguez, propietario de la cadena de restaurantes Wogaboo, se infiltrará en su propia empresa para conocer el funcionamiento del negocio

Foto: La empresa en concurso de acreedores que se coló en 'El jefe infiltrado'

Este jueves, laSexta emitirá un nuevo caso de El jefe infiltrado. En esta ocasión, Borja Domínguez, propietario y cofundador de la cadena de restaurantes Wogaboo, se infiltrará en su propia empresa para conocer de primera mano el funcionamiento de su negocio desde el escalafón más bajo. Este programa se grabó el pasado año. Ahora, una vez es emitido, la situación es bien diferente. Y es que la cadena Wogaboo lleva en concurso de acreedores desde el pasado 10 de enero.

La familia Domínguez, propietaria de la cadena, no ha sabido hacerse con las riendas del negocio y junto con Caja Duero acumulan más de un  centenar de acreedores, que por fuentes adheridas al concurso, pretenden proponer una quita del 30% a un plazo de cinco años. A finales de 2012, la empresa sacó en prensa que crearía 300 puestos de trabajo en dos años, alcanzando los 740 empleados en plantilla. Wogaboo cuenta en la actualidad con 17 unidades operativas y tenía una estimación de facturación cercana a los 17 millones para acabar el 2014.

En el programa de este jueves, Borja Domínguez comenzará como barman en uno de los locales de la franquicia, donde unas de las encargadas le enseñarán todos los secretos de los cócteles del local y donde confirma que existe cierto despilfarro a la hora de servir las bebidas por no seguir los procedimientos de medición de la empresa. Borja también ejercerá de camarero de sala, sin embargo no le resultará sencillo. En sólo unas horas el jefe provoca el caos entre los comensales al dejar caer una bandeja de bebidas sobre una mesa completa de clientes y asiste a un desastroso servicio de cenas en el que los clientes abandonan el restaurante sin pagar al no ser atendidos.

Sin duda, uno de los momentos más tensos los vivirá como ayudante de cocina, donde descubre que en algunos restaurantes se saltan los protocolos marcados por la central a la hora de elaborar las salsas.

A pesar de que Borja Domínguez se metió en la aventura de El jefe infiltrado para salvar a la familia Wogaboo, el propietario no pudo salvar a la empresa ni con las nuevas normas que introdujo una vez terminado el programa de televisión. La central de franquicias mantiene las facultades de administración y disposición de su patrimonio, pero sometida a la intervención de la administración concursal, una filial dedicada a tal efecto de la firma de servicios profesionales KPMG.

Televisión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios