LAS CADENAS TEMÁTICAS, LAS MÁS AFECTADAS

Una huelga de actores de doblaje pone en jaque a las series americanas en España

Un segundo 1993 puede estar comenzando. El pasado lunes, lo dobladores de los estudios más importantes de Madrid iniciaron una huelga que ha dejado a los

Foto: Una huelga de actores de doblaje pone en jaque a las series americanas en España

Un segundo 1993 puede estar comenzando. El pasado lunes, los actores de doblaje de los estudios más importantes de Madrid iniciaron una huelga que ha dejado a los actores extranjeros sin sus voces en castellano. El resultado podría ser desastroso para la industria si este parón se alarga durante semanas. De momento, son las cadenas de televisión temáticas las más perjudicadas y preocupadas, ya que la mayor parte de su éxito se encuentra en la emisión doblada de sus series de forma muy próxima en el tiempo a la versión original en el extranjero.

Durante los últimos años, cadenas como Fox, SyFy, Calle 13, TNT o AXN han apostado por adelantar la llegada de sus series a España para no perder el público en las descargas ilegales. Esta revolución de la pequeña pantalla estaría a punto de parar su maquinaria si la huelga se alarga unos días más.

Entre zombis y arqueros

Es The Walking Dead (Fox) la serie que en estos momentos se emite con menos horas de diferencia respecto a EEUU, sólo un día después. Sin embargo, al ser una serie de la casa Fox, la cadena recibe los capítulos unos días antes de su emisión original para poder trabajar el doblaje. Si la huelga se alargase, la cadena tendría problemas con otras series, pero no con los zombis ya que Fox ya tiene doblados los tres capítulos de su traca final, prevista para el 30 de marzo en territorio yanqui.

Desde NBC Universal están preocupados por la emisión de series como Arrow, en Calle 13, y Revolution, en SyFy. Ambas series se emiten con dos semanas de diferencia respecto a EEUU y unos días de retraso podrían paralizar la emisión de la versión doblada varias semanas. Si la huelga se mantiene, el grupo podría tomar la decisión de emitir las series en su versión original. Lo mismo ocurriría con TNT y series como The Big Bang Theory.

En AXN, la serie que más se vería afectada sería Castle, que en estos momentos se está emitiendo con una semana de diferencia respecto a EEUU. Su distribuidora es Disney, empresa que en estos momentos es la que está intentando llegar a un acuerdo con los actores de doblaje para que su huelga no afecte a la emisión de la serie en España.

Cuatro, una isla en el desierto

Es Cuatro la única cadena generalista que ha apostado por emitir su ficción muy pegada a su estreno original: en estos momentos emite Castle sólo con dos semanas de diferencia respecto a EEUU y Mentes Criminales con 11 días. La pequeña de Mediaset ha apostado tanto por esta fórmula que su manera de emitir ficción se acerca mucho más a la de cadenas temáticas que a la de generalistas, como ya hiciese con la tercera temporada de Homeland.

Con que la huelga se alargase unos días más, la de Mediaset tendría problemas a partir de la semana del 27 de marzo. lo que, según fuentes consultadas en la cadena, podría provocar un cambio en su parrilla con reposiciones o nuevas series que esperan a ser estrenadas, pero siempre atendiendo a perjudicar lo menos posible al espectador.

Lo que piden los actores

Los actores de doblaje exigen un nuevo convenio. El que tienen en estos momentos está firmado en 1993 y para algunos trabajadores ya se ha quedado antiguo. “No pedimos más dinero, tan sólo que no se nos baje el salario, ya de por sí irrisorio. Esta es una labor muy difícil y una rama artística que, entre todos, debemos cuidar por el bien del colectivo”, comenta Iván Muelas, voz de Nathan Fillion en Castle, a través de foros de opinión de doblaje.

Otra voz, la de Juan Navarro (Sons of Anarchy), explica que “se pretende tener un nuevo convenio. El que tenemos, con una maravillosa reforma laboral, ya ha caducado. No pedimos nada más que un convenio nuevo. No pedimos ni dinero ni que se nos equipare con los actores de doblaje de Europa que tienen sueldos mayores. Sólo queremos un convenio que nos regule a todos”.

Según un comunicado enviado por ADOMA, sindicato de artistas de doblaje de Madrid, "el objetivo es conseguir un convenio de doblaje de ámbito autonómico ante la desprotección creada por la reforma laboral y la disolución de la patronal del sector con la que nos encontrábamos negociando el mismo. Ante la respuesta de las empresas del sector, que fue primero levantarse de la mesa de negociaciones y después disolverse, no nos ha quedado otra opción que convocar una huelga secundada por la práctica totalidad de la profesión".

Según ha podido conocer Vanitatis, el sueldo de los actores de doblaje está muy cerrado antes de que comiencen sus trabajos. En Madrid, un doblador cobra 37,19 € sólo por pisar un estudio. A partir de ahí, su trabajo se mide por número de intervenciones. Una intervención no es necesariamente una escena ni tampoco es una frase en el diálogo. Aproximadamente, una ficción estadounidense tiene unas 130 intervenciones de todos los actores. Un actor protagonista tendría en torno a las 50/80 intervenciones por capítulo, pagadas a 4,08€ cada una. Redondeando, el doblador madrileño protagonista se embolsaría unos 200€ brutos por capítulo.

Este asunto trae de cabeza a las distribuidoras desde hace bastante tiempo. Tanto es así, y después de esta última huelga convocada, que las distribuidoras estarían pensando muy seriamente dejar plantados a algunos estudios de doblaje madrileños y acudir a empresas de Galicia, Barcelona o Valencia, donde también se trabaja el doblaje de forma profesional. Esto afectaría a algunas de las voces más conocidas de la ficción española, pero las distribuidoras no quieren ceder ante algunas amenazas.

'Operación Pitón'

1993 fue un año catastrófico para los actores de doblake. El 24 de mayo de aquel año se produjo un conflicto sin precedentes entre las distribuidoras y las voces de algunos de los personajes más famosos de Hollywood. Los actores de doblaje españoles pedían por aquel entonces que se les igualasen las condiciones con algunos de los estudios más importantes.

El desacuerdo se alargó 101 días. Durante ese tiempo se siguieron doblando películas ante la llegada de títulos del otro lado del Atlántico, pero se buscaron otras voces. Las distribuidoras recurrieron a otros estudios y los actores cambiaron de voz durante unos meses en España, confundiendo al espectador. Este es el caso de películas como Aladdin, El último gran héroe, con el habla de Arnold Schwarzenegger diferente a sus anteriores trabajos, En la línea de fuego, El abogado del diablo o Máximo riesgo, que no cuentan con las voces habituales de algunos de sus protagonistas.

Fue Parque Jurásico el caso más característico. La película tenía que llegar a nuestras pantallas el 30 de septiembre de 1993. Era la cinta más esperada de Spielberg y los actores de doblaje no iban a estropear su hallazgo. Bajo una estrategia que se denominó Operación Pitón, los rollos de la película viajaron desde EEUU hasta París, donde se doblaría la cinta para sus diferentes versiones europeas. Se utilizaron varios aviones, para que no se pudiese localizar la grabación. La huelga no evitó que un grupo de 30 actores procedentes de Galicia, Valencia y Barcelona viajasen a las afueras de la capital francesa. El doblaje concluyó con éxito, pero sin las voces originales de algunos de sus actores. Samuel L. Jackson fue doblado por Sergio Capelo y no por su habitual, Miguel Ángel Jenner.

De momento, son las series de televisión las más afectadas por esta huelga ya que son las producciones que más tienen pegada su emisión original a la doblada. Sin embargo, si este parón de trabajo se alargase, la gran pantalla sería el siguiente eslabón en caer. Los dobladores de videojuegos son los únicos que se salvan de la quema al estar fuera de este convenio regulador.

Televisión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios