regresa a tve, donde triunfó en los años 80

Alaska, una diva que vuelve a sus orígenes

Su nuevo espacio junto a Javier Coronas significa un regreso muy esperado, el de la cantante de Fangoria a la Televisión Española en la que nació como artista

Foto: Alaska y Coronas en una foto promocional de su espacio (TVE)
Alaska y Coronas en una foto promocional de su espacio (TVE)

Un regreso a los orígenes. El magacín que sustituirá al exitoso espacio de la 2 de Televisión Española Torres y Reyes contará con otra pareja protagonista de altura, la formada por Alaska y Javier Coronas. Será los miércoles cuando se emita un programa que se adentrará de lleno en la cultura y en el universo digital tras la marcha de Mara Torres. El nuevo espacio significa un regreso muy esperado, el de la cantante de Fangoria a la Televisión Española que,dejando aparte su faceta como cantante, la vio nacer como presentadora gracias a la mítica La Bola de Cristal, un espacio de culto que marcó para siempre a una generación de niños que vieron en aquella mujer de uñas largas y peinados extravagantes a una inusual heroína. Ella matiza a Vanitatis que, pese a que la vuelta a la pública ha tomado su tiempo, desde los 80 hasta ahora ha vuelto a hacer cosas puntuales en Televisión Española.  “No ha sido lo último que he hecho en Televisión Española. Después presenté La Tarde en aquellos tiempos en que te entregaban el programa durante toda una semana para que lo dirigieras a tu gusto. En la 2 tuve la experiencia maravillosa de Carta Blanca, otro programa que te permitía diseñarlo a tu media. Y finalmente mi trabajo al frente de las galas para elegir el candidato a Eurovisión”.

Para la intérprete de No sé que me das, mujer de Mario Vaquerizo y sempiterno emblema de la movida madrileña, la televisión pública, siempre en el punto de mira, debe tener unas funciones bien determinadas. “Tiene que guardar ese difícil equilibrio de ser el contenedor de propuestas atractivas, unas veces para el gran público, otras para las grandes y pequeñas minorías”, asegura. Quizá por eso, el reto de ser presentadora de un espacio más longevo que las pequeñas incursiones que ha tenido en TVE, le hace mucha ilusión. “Me encanta hacer televisión y disfruto mucho en un formato que me permite sentarme frente a un invitado y entrevistarlo. Por otro lado, de una forma u otra he trabajado anteriormente con el equipo del programa y me siento muy cómoda”.

Alaska y Coronas en una foto promocional de su espacio (TVE)
Alaska y Coronas en una foto promocional de su espacio (TVE)
En su labor la ayudará Javier Coronas, con quien formará una pareja de lo más curiosa. ¿Qué aportarán con respecto a Joaquín Reyes y Mara Torres? “Somos una pareja de personalidades muy distintas que finalmente resultan complementarias”. Sin embargo, al pensar en Alaska y la televisión vienen a la cabeza Topacio Fresh, Juanpe o su marido, el omnipresente Mario Vaquerizo. La sombra del reality Alaska y Mario es alargada, pero no tanto para ella. “No lo echo de menos en el sentido de la grabación, porque cuando lo estás grabando en realidad no tienes más que seguir haciendo tu vida, pero con una cámara detrás”. ¿Y qué posibilidades hay de que vuelva? Alaska tiene claro que le gustaría repetir la experiencia: “Nos encantaría repetir con MTV, como siempre. No sabemos si el hecho de que la cadena ya no emita en abierto va a impedir que desarrollen proyectos de producción propia como nuestro programa... ojalá puedan seguir haciéndolo, nosotros estaríamos encantados de seguir”.

Ese seguir, esa hiperactividad que incluye ser empresaria, cantante, actriz o presentadora la lleva a “sacrificar horas de sueño, de ocio y de lo que haga falta”, pero a sus 50 años ella se lo sigue tomando todo como una gran aventura llena de posibilidades, igual que lo haría una niña. Esa actividad, ese juego de mayores, la ha llevado a ser venerada por casi todos como si, después de revolucionar con su estética y su música el país, la figura de Alaska estuviese ya al alcance de todos, por encima del bien y del mal. “Cuando tienes ocasión de acercarte a las personas que te siguen, por ejemplo en una firma de discos, puedes sentir que para esas personas significas algo. Pero de la misma forma, para el resto del mundo igual ni existes, así que es una visión muy parcial de tu situación en el mundo. Yo lo comprendo, hay ídolos importantísimos en mi vida y ellos nunca lo sabrán”. Los que sí lo sabrán, probablemente, serán los espectadores de un nuevo programa que permitirá seguir ahondando en esta musa, a esta ‘esclava del mal’ con tablas para hacer todo aquello que se proponga. 

Televisión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios