Adriana Ugarte, de niña ‘vintage’ a actriz de moda
  1. Televisión
'el tiempo entre costuras' finaliza este lunes

Adriana Ugarte, de niña ‘vintage’ a actriz de moda

La protagonista de la serie del momento, 'El tiempo entre costuras', cumplió 29 años este viernes y será testigo del final de la ficción este lunes por la noche

Domingo 30 de octubre de 2012: una joven de pelo castaño y cara sonriente presenta en Tudela, Navarra, una película, Lo contrario al amor, junto a Hugo Silva. Se celebra el Festival Ópera Prima y docenas de personas observan a muchos de los ídolos del cine español. La chica en cuestión se deja ver, unas horas más tarde, en el restaurante L & L, aquel en el que los intérpretes se sienten como en casa, el mismo que, al cerrar sus puertas, hace que el conglomerado de actores que allí han cenado canten, bailen y abran sus corazones. La actriz que pasó por allí cantó copla y no sospechaba que, apenas un año y pico después, sería la intérprete televisiva del año. Adriana Ugarte, que estos días cumple 29 años, ha vivido un año entre costuras y ha conquistado a una audiencia entregada a la adaptación de la novela de María Dueñas, que emite este lunes su último capítulo. También conquistó a Lola, la dueña de ese restaurante que habla maravillas de ella. “Es un encanto y canta de maravilla”, asegura a Vanitatis. “La sentí en aquella ocasión, y en otras en las que ha vuelto aquí, como una chica que puedes encontrarte en la calle. Iba sin maquillar y se puso a cantarnos copla”

Según contaba su amigo Luis Alegre en el Huffington Post, los gustos de Ugarte son tan vintage como la serie que protagoniza. Sus gustos musicales engloban a divas de antaño como Concha Piquer o Concha Velasco. Un plus de su encanto está basado, precisamente, en la ternura que despierta que alguien tan joven tenga gustos tan añejos. La exnovia de Álex González siempre cuenta en las entrevistas que fue la sintonía de Movierecord, de sobra conocida por todos aquellos que van al cine, la que le impulsó a ser actriz. En su familia se había palpado la inspiración creativa desde el principio, ya que su tío abuelo, Eduardo Ugarte, era escritor y amigo de Buñuel. Y aunque tuvo tiempo para novios primerizos (Alfonsito se llamaba el que tuvo a los 8 años), dedicó todas sus energías a estudiar canto, flamenco y todo aquello que se le pusiese por delante para conseguir su objetivo: ser actriz.

Ya entonces mostraba una preferencia por charlar sobre sentimientos y amor, una muestra de su espontaneidad, como confirma el hijo de la dueña del L&L: “Si algo se puede decir de ella es precisamente eso, que es muy espontánea”. También lo confirma un amigo de universidad, de la época en la que empezó a estudiar Filosofía y Letras, asombrado de todo lo que ha conseguido. “Podrías buscar a mil personas que te hablen mal de ella y encontrarías a pocas. Era discreta y le gustaba pasar desapercibida. Yo incluso la percibía algo tímida, ya que nunca era la que levantaba la mano para preguntar o la que quería ser el centro de atención”, asegura.

Sin embargo, aquella carrera se quedó a medias. Ya estaba coja desde el momento en el que debutó gracias al corto Mala Espina, de Belén Macías. A partir de entonces, la vocación se asentó y si había alguna duda de la misma, desapareció para siempre. “Siempre iba y venía de clases y pruebas, pero lo cierto es que jamás alardeaba de haber aparecido en nada, como hacen muchos actores principiantes a la hora de presumir delante de sus allegados”, recuerda su amigo de clases y pupitres. La llegada de La Señora la propulsó hasta la estratosfera. Su vida cambió también en lo sentimental, ya que por entonces comenzó a salir con el joven realizador Luis Blasco. Vistos en alguna que otra foto aparecida en la revista del corazón, parecían compartir un mismo gusto: el de vestir a su manera, es decir, de la forma más sencilla posible.Sin embargo, se les acabó el amor, justo antes de que el mundo conociese a Sira Quiroga, la costurera metida a espía ideada por Dueñas.

En 2012 empezó un idílico romance en el set de la película Combustión con el actor Álex González. Cuando rodaron el thriller, los dos actores se encontraban en la cúspide de sus carreras: ella acababa de rodar El tiempo entre costuras y él volvía a nuestro cine tras su fugaz experiencia en Hollywood siendo uno de los X Men. El Festival de Cine de Málaga confirmó la relación, ya que ambos se dedicaron un vistoso beso en público en las inmediaciones del Teatro Cervantes, el recinto donde se efectúan la mayoría de las proyecciones cinematográficas del certamen. En noviembre del año pasado, cuando Sira Quiroga ya tenía la cara de Adriana Ugarte, el noviazgo terminaba. Sin embargo, pocos piensan que la súbita fama surgida de la serie fuese la responsable. “Ella sigue igual que siempre, como si en lugar de rodar El tiempo entre costuras hubiese hecho una serie minoritaria”. Eso sí, Adriana sigue siendo ‘vintage’ y los realizadores televisivos se frotan las manos pensando que han encontrado a una ‘señorita corsé’ a la española. Aunque la buena de Adriana es mucho más que eso.

Hugo Silva Novela Flamenco Adriana Ugarte Cine español
El redactor recomienda