DEBERÁN PAGARLE 15.000 EUROS

El Tribunal Constitucional condena a Sardá y Cárdenas por burlarse de un discapacitado

Por utilizarle "con la clara y censurable intención de burlarse de sus condiciones físicas y psíquicas", lo que atenta contra su derecho al honor

Foto: El Tribunal Constitucional condena a Sardá y Cárdenas por burlarse de un discapacitado
Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    El Tribunal Constitucional ha amparado a un hombre discapacitado físico y psíquico en un 66 % que fue entrevistado en el programa Crónicas marcianas, que emitía Telecinco en 2002 y cuyo derecho al honor y a la propia imagen fue vulnerado por la cadena, que deberá pagarle 15.000 euros por burlarse de él.

    El Tribunal Constitucional (TC) reprocha a Telecinco que en Crónicas Marcianas se utilizara "la vulnerabilidad" de un discapacitado psíquico "con la clara y censurable intención de burlarse de sus condiciones físicas y psíquicas, atentando de esa manera no solo contra sus derechos al honor y a la propia imagen, sino incluso contra su dignidad".

    El Supremo había anulado el fallo de un juzgado de primera instancia, que había condenado a Telecinco a pagar esa indemnización a la víctima de las burlas porque la cadena, el director del programa Cronicas Marcianas, Javier Sardá, y su colaborador Javier Cárdenas vulneraron su derecho al honor. Ahora el TC vuelve al criterio del juzgado y corrige al Supremo.

    La sentencia relata cómo en una entrevista emitida en octubre de 2002 Cárdenas formuló al discapacitado diversas preguntas "acerca de la disyuntiva entre la vocación y ganar dinero, pero en la mayoría de las ocasiones no le permitió que completara una respuesta, pues le interrumpía" hasta que llegó un momento en el que el entrevistado se confundía y contradecía.

    Este tipo de manipulaciones se repitió en varias ocasiones y en alguna de ellas con referencia a la sexualidad del entrevistado, narra también la sentencia.

    El Supremo había rechazado la demanda

    El Tribunal Supremo rechazó el apoyo que el juzgado dio al discapacitado y a sus padres, que también estuvieron en el programa, porque consideró que prevalecía del derecho a la información y también porque el demandante aceptó dar la entrevista, consentimiento que debía entenderse válido al no haberse declarado judicialmente su incapacidad.

    El fiscal recurrió ante el Constitucional porque consideró que el criterio del Supremo no era válido en este caso. Ahora el Constitucional vuelve a la tesis de la primera instancia y anula el fallo del Supremo "sin que sea precisa la retroacción de actuaciones" para determinar la indemnización, que ya quedó fijada en su día y que ahora se recupera.

    La sentencia de la Sala Segunda, de la que ha sido ponente la vicepresidenta, Adela Asúa, determina que la entrevista con Pablo "carece, desde cualquier perspectiva, del interés público y la relevancia pública necesaria" para que esté cubierta por el derecho a la libertad de información.

    "No solo carecía de valor informativo alguno -añade- sino que, además, fue realizada únicamente con propósito burlesco, para ridiculizar al entrevistado, poniendo de relieve sus signos evidentes de discapacidad física y psíquica".

    La Constitución impone a los poderes públicos, recuerda el Tribunal, un mandato de protección a las personas con discapacidad, lo que "debe conducir a impedir que se lleven a cabo actuaciones como la aquí descrita". De este modo, no basta, como hizo el Supremo, con el criterio de que no existe una declaración "objetiva de la incapacidad" del entrevistado para asumir así que voluntariamente aceptó participar en el programa.

    Según el TC, el órgano judicial -en este caso, el Supremo- debe "superar esa percepción objetiva de la incapacidad" y "valorar adecuadamente" la especial situación en la que se sitúan estas personas, por lo que su fallo queda anulado y Tele 5 condenada.

    Televisión
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    21 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios