Lorenzo Lamas, 'el rey de las camas': "Un día desaparecí de plató para drogarme"
  1. Televisión
INVITADO EN 'HAY UNA COSA QUE TE QUIERO DECIR'

Lorenzo Lamas, 'el rey de las camas': "Un día desaparecí de plató para drogarme"

Parecía que había desaparecido de la faz de la Tierra. Pero no. Lorenzo Lamas sigue haciendo ficción aunque muchos ya no le reconozcan.

Parecía que había desaparecido de la faz de la Tierra. Pero no. Lorenzo Lamas (que viene siempre acompañado por aquello de el rey de las camas gracias a una fructífera campaña de colchones) sigue haciendo ficción aunque muchos ya no le reconozcan. Otros le siguen recordando por ser aquel mítico nieto de Angela Channing en Falcon Crest. Aunque hoy en día pase desapercibido, Lamas ha pasado por 228 capítulos de la serie sobre viñedos, pero también protagonizó 110 episodios de Renegado, 265 de Belleza y poder y hasta compartió cartel con John Travolta y Olivia Newton John en Grease.

Ahora se pasea por España como aquella mítica estrella de los años 80. Este jueves será la estrella internacional de Hay una cosa que te quiero decir (Telecinco), donde dará una sorpresa a una fiel seguidora de toda su carrera. Una carrera que se quedó truncada en los años 90 para dejar de ser el guaperas de la televisión a un actor de serie B. Ahora se siente orgulloso de ello. “Soy mejor persona”, dice. Pero por su vida hubo mucho sexo, drogas y rock & roll. Sexo: cinco mujeres han comprometido su vida. La última, Shawna Craig, es la que le acompañó en este viaje para no soltarle. Drogas: el propio actor admite que alguna vez abandonó el plató para drogarse con sus amigos. Y mucho rock & roll: “gasté todo lo que ganaba”.

¿Cómo te sientes intentando sorprender a alguien después de tantos años?

No sé exactamente a quién voy a sorprender, pero a mí me encanta España. Mi mujer no la conocía y esta era una oportunidad muy buena para que alguien salga con una experiencia positiva. Especialmente en un momento tan duro para el país, con una crisis económica como la que estamos viviendo hace que me sienta tan bien alegrando el día a alguien.

¿Ha cambiado mucho la España que conocías a la que visitas ahora?

Me encantaría dar una respuesta inteligente pero sólo he visto Madrid durante cuatro horas desafortunadamente. Quiero volver con mi mujer por vacaciones porque me siento como en casa estando en España. Veo a la gente de alrededor y les siento familiares, tal vez por la herencia latina de mi padre.

Me gusta la cultura latina. Vine por primera vez a España con 10 años cuando mi padre vino a rodar una película a Almería. Fue una experiencia increíble. A mi padre le encantó el país y los españoles. Cuando volvió a EE.UU. hablaba con muchísima emoción del país. Seguía a los toreros de la misma forma que yo ahora sigo a los futbolistas profesionales. No quiero crear polémica creía que Manolete era el mejor torero de todos los tiempos.

¿En qué momento se convirtió en un mito para la persona a la que viene a sorprender?

Desde Grease en 1978. Hace mucho tiempo. Una estupidez.

En España tuvo mucho éxito ‘Falcon Crest’. ¿Por qué este trabajo tuvo más fuerza en Europa que en EE.UU.?

La gente latina me acepta como uno de ellos. Cuando mi padre empezó a ser una estrella de cine en Argentina era como Antonio Banderas hoy en día. Luego se fue a EE.UU. con un contrato de la Metro. Siguió teniendo éxito hasta los años 70, cuando dejó de tenerlo. Sin embargo, seguí siendo muy conocido en Latinoamérica. Una persona cuando tiene éxito allí, en Europa y España perdura más tiempo. En EE.UU. quieren las cosas nuevas, el éxito allí era más efímero.

¿Cómo fue trabajar rodeado de las grandes estrellas de Hollywood en uno de sus primeros trabajos para la televisión como fue ‘Falcon Crest’?

Intimidante algunas veces. Yo no tenía experiencia. Eran actores impresionantes. Cuando eres joven eres un poco tonto y no te das cuenta de la oportunidad que te están dando. Yo intenté no quedarme atrapado en toda esa fama e intentar continuar.

Hubo momentos en los que pensé que en cualquier momento iba a venir alguien a plató y me iba a echar. Eso fue lo que hizo que consiguiere mantener la humildad.

¿Ahora eres tú el que intimida?

Intento no hacerlo. Muchos han visto la película Megashark contra el pulpo gigante, una cinta de serie B, y después de verla no creo que intimide a mucha gente.

¿Cómo fue su relación con Jane Wyman?

Era como una abuela. Pensaba que tenía talento y alguna vez se enfadaba cuando no lo estaba. Una vez pensé que ya había terminado el rodaje y me fui de plató. Desaparecíde plató con mis amigos para emborracharnos y drogarnos. Y cuando estaba bien colocado llamó el asistente del director y me dijo que faltaba una escena. Volví. Era una escena con Jane. Estaba muy mal. Jane echó a todo el mundo de plató. Cuando estábamos solos me dijo que un actor siempre se prepara el papel, no hay excusas. Esa fue la última vez que no estuve preparado.

Hasta España llegaron rumores de que no era fácil trabajar con Jane por sus aires de diva. ¿Es cierto todo lo que se dice?

No es verdad. Ella entendía a todo el mundo en la serie. A los productores les encantaba porque nunca retrasaba la grabación. Siempre era puntual y se sabía los diálogos. No pidió una caravana enorme para ella, para que ninguno de los otros actores pudiese pedirla. De lo único que no la podían hablar era de su matrimonio con Ronald Reagan.

¿En qué estás trabajando ahora?

Llevo trabajando en comedia desde hace dos años. Espero que mi programa llegue a España porque va a empezar en enero en Comedy Central.

¿Echa en falta haber variado de registro en los últimos años?

Quizás, pero creo que un actor se encasilla y no puede hacer otros programas. Yo tuve una presencia muy fuerte en las películas de acción pero ahora hay otros actores y yo me puedo dedicar a otras cosas.

¿Perdió en algún momento la cabeza con tanta fama?

No creo que realmente perdiese la cabeza. Gasté mucho dinero. Gasté todo lo que ganaba, hasta en cosas triviales como coches de carreras. Pero nunca me sentí mejor que los demás. Sí que consideraba que tenía más suerte que los demás. Ahora he aprendido lecciones de vida. Soy más maduro y mejor persona que antes.

¿Dónde te divertiste más, en ‘Grease’, ‘Falcon Crest’ o en ‘Vacaciones en el mar’?

Creo que en Falcon Crest porque fue la serie de más éxito. Me dio la oportunidad de convertirme en una estrella de acción. Si no hubiese sido por la serie no hubiese podido meterme después en ese género. Siempre quise ser un actor de acción. Cuando empezó Falcon Crest lo vi como una oportunidad. Si convencía a los productores de que mi personaje estuviese incluido en las escenas de acción, podría mostrar las artes marciales que sabía. Cuando terminó la serie me ofrecieron tres películas en Canadá.

Su personaje también era muy conocido por sus escenas de cama. ¿Sirve para conquistar en la vida real?

Es muy fácil ligar cuando eres una estrella de la televisión. A mí no me salía con la facilidad y la confianza que tenía mi personaje, porque sólo era eso, un personaje. Siempre he preferido hacer escenas de acción que de cama. Las escenas de cama son muy raras. Somos dos actores sin intimidad, con poca ropa, y tienes que acariciar a alguien con la que casi no tienes confianza. No hay tanta excitación como parece.

¿Qué le parece que en España se le siga conociendo como ‘El rey de las camas’?

Telecinco Cine
El redactor recomienda