Manipulación y hundimiento: las dos palabras que resumen el primer año de Echenique y Somoano
  1. Televisión
TELEVISIÓN

Manipulación y hundimiento: las dos palabras que resumen el primer año de Echenique y Somoano

"La aparición de Ana Ibáñez en el acto de la CEOE nos consolida y da prestigio como cadena y como corporación audiovisual". Con estas palabras dejaba

"La aparición de Ana Ibáñez en el acto de la CEOE nos consolida y da prestigio como cadena y como corporación audiovisual". Con estas palabras dejaba constancia hace unos días el elegido a dedo presidente de RTVE, Leopoldo González Echenique, de algo que ya era una evidencia en el sector: la politización de TVE.

Para ello sus directivos han necesitado sólo un año. El tiempo que este viernes cumplían en el poder. Doce meses para llevar a la cadena pública a sus peores registros de audiencia, para hacer que los Telediarios pierdan su prestigio y su imbatible liderazgo de audiencias y, básicamente, para protagonizar día a día noticias que hablan de su manipulación.

Algo que, no obstante, no sorprende a nadie. Y es que, Echenique empezó pisando fuerte, y tras sólo unas horas al frente de la Corporación, ya demostró cuál iba a ser su línea al frente de la cadena destituyendo al director de los servicios informativos Fran Llorente y nombrando como sustituto el hasta entonces desconocido, Julio Somoano.

De nada sirvió el fuerte apoyo con el que contaban los informativos por parte de público y crítica. “Bajo su dirección los informativos han alcanzado un prestigio sin precedentes gracias a la neutralidad y la independencia que han mantenido en circunstancias especialmente difíciles", comentó la Asociación de la Prensa de Madrid (APM).

En su lugar llegó Somoano, "un periodista de 'El lado oscuro de Telemadrid', cuya primera medida fue prescindir de Ana Pastor al frente de Los Desayunos de TVE a pesar de sus estupendos datos de audiencia. Somoano fue acusado de prescindir de la periodista por criterios políticos en vez de periodísticos y en tan sólo cinco meses Los Desayunos perdieron hasta cinco puntos de audiencia.

Acusaciones de manipulación

No sería la única polémica. Poco tiempo después, doscientos sesenta profesionales de los programas de la cadena, Informe Semanal, Crónica y En portada, firmaron un escrito contra la manipulación y criticando la actuación de Jenaro Castro, responsable de estos espacios, quien apartó a un realizador de Informe semanal por negarse a firmar un reportaje con cuyo enfoque y resultado final no estaba de acuerdo.

También hubo críticas en septiembre después de que se relegara la noticia de la manifestación independentista de la Diada en Barcelona hasta el minuto veinte del Telediario 2. El Consejo de Informativos denunció esta práctica y TVE se vio en la obligación de pedir perdón y admitir que hubo un "error en la valoración" de la noticia.

Tan sólo un mes después, la cadena volvía estar en el centro de la polémica debido a la cobertura de las elecciones gallegas y vascas en octubre. Entonces, TVE cortó el discurso de Bildu para dar paso a la sede del PP vasco, con menos representación. Este hecho encendió a las redes sociales, que volvieron a hablar de manipulación en la cadena.

Ya en noviembre, Somoano volvió a ser criticado después de que nombrara a Álvaro Fernández e Ignacio García Mostazo, procedentes de COPE y Telemadrid, como redactor jefe de Continuidad y director de Los Desayunos, respectivamente. Estos fichajes llegaron hasta el Congreso, donde el presidente de TVE, Leopoldo González-Echenique se negó a revelar su sueldo. "Cobran lo justo para un contexto de austeridad", comentó.

Un premio para Llorente

A primeros de febrero, cuando el diario El País publicó las anotaciones del extesorero del PP Luis Bárcenas sobre los sobresueldos en el PP, los Telediarios fueron acusados de tratar la información de forma poco rigurosa. Un hecho que quedó reflejado en las audiencias ya que durante esa semana los informativos de La 1 marcaron mínimo, mientras que los de las privadas anotaron máximos.

Asimismo, pocos días después, Somoano era ampliamente criticado después de que recogiera el Premio Nacional de Televisión, concedido en noviembre de 2011 por el Ministerio de Cultura a los Servicios Informativos de Fran Llorente. Entonces, el periodista declaró que era un premio para "los espectadores que apuestan por unos informativos con rigor y calidad", aunque sin recordar que el premio había sido concedido a la anterior etapa de informativos.

Ya en marzo llegaba el mayor varapalo que podrían sufrir los informativos a pesar de las artimañas de su dirección: la perdida del liderazgo después de 65 meses siendo los más vistos. También días después se quedaban fuera de las nominaciones de los XV Premios Iris de la televisión. "Preferimos ser líderes en rigor y calidad que en audiencia", comentaba Somoano.

Las últimas polémicas

Un mes después, otra grave acusación: una subdirectora de los informativos era obligada a dimitir por filtrar una información a una consejera del PP. "Los salientes son un lobby importante dentro de la redacción. Crean estado de opinión y presionan a los compañeros. Es un consejo monocolor, militante de izquierdas y con vinculación sindical".

Las últimas polémicas: el director del Canal 24 horas, Sergio Martín, agradeciendo el premio Iris a mejor canal temático a todos sus jefes, el Telediario censurando el desplante de los estudiantes al ministor José Ignacio Wert, aconsejando rezar a los parados para calmarse, o Ana Blanco manifestando su disconformidad con su propio informativo.

Este fin de semana, además, Informe Semanal se olvidaba de hablar de la entrada en prisión del extesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas; y el canal 24 horas adjudicaba la autoría del atentado del 11M a ETA.

Julio Somoano