'Sálvame' modera su lenguaje para evitar posibles multas
  1. Televisión
TELEVISIÓN

'Sálvame' modera su lenguaje para evitar posibles multas

Mediaset España ha copado cuatro de los cinco expedientes abiertos por el Ministerio de Industria en 2012 debido a la inadecuada calificación de contenidos, por lo que

Mediaset España ha copado cuatro de los cinco expedientes abiertos por el Ministerio de Industria en 2012 debido a la inadecuada calificación de contenidos, por lo que tuvo pagar 437.001 euros en concepto de multa.

Y aunque el ministerio dirigido por José Manuel Soria se niega a revelar qué emisoras o programas se les ha impuesto dichas sanciones "porque incurriríamos en la llamada doble sanción"; todo apunta a que Sálvame ha recibido una de ellas, según fuentes consultadas por Vanitatis.

Se da la circunstancia además de que en el último informe de la Comisión Mixta de Seguimiento del Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia, recogía un total de 40 denuncias a Sálvame entre marzo de 2011 y el mismo mes de 2012 .

Ante esta situación, el programa ha decidido controlar al máximo el lenguaje que utilizan sus colaboradores, sobre todo en la franja de "protección reforzada" que va desde las 16 a 17 horas. El objetivo es claro: no más multas.

La Ley Audiovisual establece que los contenidos “que puedan ser perjudiciales para el desarrollo físico, mental o moral de los menores” sólo podrán emitirse entre las 22:00 y las 6:00 horas. Pero, además, establece tres franjas llamadas de “protección reforzada”, en las que no caben contenidos para mayores de 13 años. Son las que van de 8 a 9 y de 17 a 20 horas de lunes a viernes y de 9 a 12 horas sábados y domingos.

La legislación prohíbe explícitamente la emisión en abierto de “programas que incluyan escenas de pornografía o violencia gratuita” y la norma contempla duras sanciones en caso de incumplimiento. Tipificadas como graves, están previstas multas de 100.001 hasta 500.000 euros para los servicios de comunicación audiovisual televisiva.

Y así, por poner un ejemplo claro, los colaboradores pueden hablar de cocaína en la franja de 16 a 17 horas, pero a partir de esa hora deben hablar de sustancias estupefacientes. Un matiz que puede ahorrarle más de un disgusto a Telecinco en tiempos en los que cualquier gasto del presupuesto se mira con lupa.