TELEVISIÓN

Alberto Chicote: "El día que abra un restaurante, la gente vendrá con las escopetas cargadas"

Empresario, psicólogo, amigo... pero ante todo chef. Alberto Chicote, una de las grandes revelaciones de la pasada temporada, regresa esta noche a laSexta a partir de

Foto: Alberto Chicote: El día que abra un restaurante, la gente vendrá con las escopetas cargadas
Alberto Chicote: "El día que abra un restaurante, la gente vendrá con las escopetas cargadas"
Autor
Tags
    Tiempo de lectura6 min

    Empresario, psicólogo, amigo... pero ante todo chef. Alberto Chicote, una de las grandes revelaciones de la pasada temporada, regresa esta noche a laSexta a partir de las 22:30 horas con la segunda temporada de Pesadilla en la cocina, en la que el chef se implica más que nunca para conseguir salvar de la quiebra a los restaurantes que le han lanzado su S.O.S.

    Locales al borde del desahucio, familias a punto de perder su casa por los problemas del negocios... Las situaciones más graves y extremas se darán citan en este espacio seguido durante la pasada temporada por casi 2,5 millones de espectadores. 

    Chicote tendrá que enfrentarse a las dificultades de locales de la más variada oferta gastronómica. Un restaurante italiano, un local con un dueño de origen persa, un restaurante de alta cocina … un enorme abanico de variedades gastronómicas a las que el reconocido cocinero madrileño hará frente y todo lo posible para dar solución.

    En esta temporada, el programa producido por Eyeworks Cuatro Cabezas viajará de nuevo por todo el territorio nacional: Barcelona, Sevilla, Valencia, Madrid o Almería serán algunas de las provincias a las que se desplazará el chef para intentar resolver los problemas más variados en los negocios más diferentes.

    En la primera temporada, una de las protagonistas fue la rata que se encontró. ¿Nos encontraremos alguna situación así?

    -No me he encontrado ningún bichejo, pero sí me he encontrado con sitios muy estratosféricos a nivel dejadez. Chocolatadas las que quieras.

    Los inspectores de sanidad le han dado la razón...

    -Bueno, han salido bastantes inspectores en prensa refrendando que las cosas son así como salen. Pero no en todos los sitios es así. Sólo en los sitios donde hemos estado. ¿Hay más? Seguro. En todo barrio hay dos donde no entrarías nunca. En un sitio cuando se enteraron en la delegación de sanidad, fueron tres días antes para que limpiaran porque les dejaríamos con el culo al aire.

    ¿Cuáles son los errores más frecuentes que se ha encontrado?

    Hay cosas muy visibles como la falta de limpieza o la higiene. Pero con la dejadez se empiezan a comprar productos de mala calidad hasta el punto de comprar pescado congelado estando en primera línea de playa; si no hay trabajo, no hay equipo; las deudas... Un restaurante tiene muchas patas y unas son más importantes que otras. En algunos no se come bien, en otros no te atienden bien, los precios no son adecuados, la calidad...

    ¿Le da rabia que dos de los doce restaurantes que visitó hayan cerrado?

    Sí, un montón. Empleas mucha ilusión, fuerza, trabajo y que luego las cosas no funcionen o que hagan lo que quieren, te da rabia.

    ¿Le han llegado opiniones de compañeros de profesión?

    Una de las cosas más gratificantes es que la percepción por la gente del oficio es muy buena. Que te llame gente como Joan Roca y te diga que le gusta el programa... Al final, la gente que está en determinado nivel se da cuenta de que la búsqueda del programa es intentar a unos niveles mejores.

    ¿No ha tenido ninguna crítica?

    A mi no me lo han dicho. Igual es posible, pero a mí no me ha llegado. En Madrid Fusión había cocineros importantes que pedían fotos para enseñársela a sus hijos.

    Cuando ahora va a los restaurantes, ¿le sacan de lo bueno, lo mejor?

    Cuando voy a comer, suelo ir a sitios de amigos míos. A veces hay guiños divertidos. Me dicen que me meta en la cocina, se levantan a decirme que tengo que comer o no.

    ¿Cuál es su restaurante favorito?

    Es que me lo pones muy fácil: el Celler de Can Roca. Luego también me gustan Martín Berasategui, Mugaritz, de Andoni Aduriz, Arzak, Kike Acosta... Me gustan los buenos.

    ¿Podría sacarle algún defecto?

    Ni yo ni nadie. ¡Tengo unas ganas de volver! Flipé. Y ahora para volver lo voy a tener muy complicado.

    ¿No ha pensado en abrir un restaurante? ¿Teme que sus clientes sean más exigentes?

    Ahora mismo no tengo ni local ni nada en marcha. Pero los cocineros pensamos en restaurantes como los directores de cine piensan en hacer películas. La gente será muy exigente y se escucharán las escopetas cargar desde la calle. Siempre me he movido en un nivel de restauración alta y cuando las expectativas son altas, las carpetas van cargadas.

    ¿Se va a convertir en una especie de Arguiñano?

    Yo soy cocinero. Todavía tengo callos en los dedos, cojo los cuchillos, cocino cada día. Me gustan los fuegos, los pescados, las carnes, las tablas, las verduras, los puerros...

    ¿Cuál es su plato estrella?

    El Tataki de atún con ajoblanco. Cuando estaba en el NODO no lo podía quitar de la carta. Me ha dado muchas alegrías. Me he recorrido medio mundo haciendo esto.

    Cuando llega a casa, ¿le apetece encender los fogones?

    Hombre,claro. Cocinar es lo más bonito del mundo.

    ¿Para quién?

    Cocinar para mí solo, no. El hecho de cocinar tiene que ser generoso, siempre tiene que haber alguien contigo, por lo menos comiendo. Lo que más mola es cocinar con alguien y luego comértelo.

    ¿De dónde salió la idea de vestirse de Agatha Ruiz de la Prada?

    Cada capítulo, uno. En 2007, la Comunidad de Madrid puso en marcha una iniciativa en la Pasarela Cibeles que consistía en dedicar un plato a un diseñador. Me tocó Agatha Ruiz de la Prada y ella me dijo de hacerme una chaqueta. Le pedí unas cuantas más y cuando fui a hacer Pesadilla, les gustó y encargamos más.

    Tras el éxito de su programa, han nacido otros programas de cocina como Masterchef. ¿Qué opina de él?

    Es otro tipo de programa. Me alegro que haya más formatos de cocina y de que Jordi, Pepe y Samanta estén ahí. Que la gente se interese por la cocina es muy positivo. Parecía mentira que en un país como el nuestro, donde se valora tanto la comida, no hubiera nada de cocina en la televisión.

    Una vez dijo que Gran Hermano no es de su agrado...

    No, dije que no entendía este fenómeno. No es que no me guste, es que no lo entiendo. Pero vamos, que hay gente que no le gusta Velázquez o Beethoven.

    Televisión
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    2 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios