Martin McDonagh: el justo heredero de Quentin Tarantino
  1. Televisión

Martin McDonagh: el justo heredero de Quentin Tarantino

Sólo hace falta echar un vistazo a la biografía de Martin McDonagh para darse cuenta de lo que te puedes encontrar en sus cintas

Foto: Martin McDonagh, durante el festival de cine de Sundance en 2008 | Foto: Reuters
Martin McDonagh, durante el festival de cine de Sundance en 2008 | Foto: Reuters

Sólo hace falta echar un vistazo a la biografía de Martin McDonagh para darse cuenta de lo que te puedes encontrar en sus cintas. Violencia, sadismo, humor negro. Un estilo que le ha convertido en uno de los máximos exponentes del teatro de la crueldad, el movimiento teatral que prentende sorprender e impresionar a los espectadores mediante situaciones impactantes e inesperadas.

Por todo ello no es de extrañar que este irlandés de 42 años haya decidido seguir el mismo camino en su paso al cine. Un paso, además, sobresaliente. Y es que, si ya en su opera prima, 'Escondidos en Brujas', demostró su maestría en esto del cine negro, ahora en 'Siete psicópatas' va un paso más allá presentando sus credenciales para convertirse en el justo heredero de Quentin Tarantino.

Justo sucesor porque 'Siete psicópatas' bebe de todas y cada una de las cintas de Tarantino. Bebe de su locura, de sus diálogos, de sus estructuras narrativas, de su violencia, de su humor negro, de sus gamberradas, de sus personajes, de su frescura.

Lo hace además desde su arranque, con una escena introductoria de lo más hilarante en la que McDonagh ironiza con las mil y una formas empleadas por los gángster a la hora de matar. A partir de ahí una sucesión de situaciones a cada cuál más surrealista y en las que su reparto se convierte por mérito propio en pieza clave. De hecho, sólo por ver la maestría de Christopher Walken o Woody Harrelson, 'Siete psicópatas' ya merece la pena.

No obstante, a pesar de su excelencia, la última locura de McDonagh parece estar más destinada a convertirse en una obra de culto que a arrasar en taquilla, como ya pasara en su día con 'El Gran Lebowski'. Es lo que tienen este tipo de cintas tan fuera de lo común.