Es noticia
Más opio para el género femenino
  1. Televisión
Cine

Más opio para el género femenino

Cuánto mal han hecho algunas corrientes psicológicas y sus subsiguientes libros de autoayuda en las sociedades que viven en la abundancia. Come reza ama es el

Cuánto mal han hecho algunas corrientes psicológicas y sus subsiguientes libros de autoayuda en las sociedades que viven en la abundancia. Come reza ama es el ejemplo perfecto para refrendar esta idea. Se erige, además, como un estilizado catálogo de primeros planos de Julia Roberts, acompañado de una pequeña guía de lugares que bien podría venderse con el título de Tres lugares para perderte con a la revista de moda femenina que toque.

 

La película es un verdadero caramelo envenenado. Con una fotografía y cuidada estética, se vende la enésima historia de una occidental viaja hacia Oriente con el objetivo de encontrar un cierto equilibrio en su vida. Pura cháchara que definitivamente funcionaría mejor en un tono más humorístico que serio, pero que, para refrendar sus supuestas emociones de altura, se adorna con un conjunto de canciones en las que se les tiene que haber ido medio presupuesto. Neil Young, Eddie Vedder y un buen puñado de tópicos melodiosos locales, para que no olvidemos que estamos en India, Bali e Italia. Y me pregunto: ¿qué pensarán los oriundos de estos paraísos de la visión que se da de su país? Posiblemente lo mismo que se nos paso a muchos por la cabeza al contemplar la España de Vicky Cristina Barcelona

 

Come reza ama tira a su manera de la teoría del buen salvaje, se pone reiterativa  e hila mal alguna de sus ideas –la de "encontrar tu palabra", por ejemplo-. Además, desperdicia la presencia de actores como Richard Jenkins o Viola Davis. El guión no se lo pone fácil a ninguno de ellos, pero termina resultando exasperante la saturación de primeros planos de Julia Roberts, muy poco rica en matices. También decepciona Javier Bardem, que aparece en la tercera parte de la historia y se muestra terriblemente apático.

 

La película es una verdadera decepción. Por eso, no puedo evitar traer hasta aquí unas certeras palabras de Joyce Carol Oates, que bien podía aplicarse gran parte de ese cine que se dice enfocado a mujeres: “Creo que el arte no debe servir de consuelo (…) El arte debe provocar, perturbar, despertar las emociones, llevar nuestro entendimiento a lugares no previstos e incluso no deseados”. Pues eso mismo.

 

LO MEJOR: Que al menos haya unas gotas de humor. 

LO PEOR: La omnipresencia de Julia Roberts y la vacuidad de todo su planteamiento.