HOY SE ESTRENA EN LOS CINES 'EL HOMBRE LOBO'

Benicio del Toro es el bello y Emily Blunt es la bestia

Emily Blunt es la bella. Benicio del Toro es la bestia. En esos roles les veremos en El Hombre Lobo. Pero no se engañen, cara a

Foto: Benicio del Toro es el bello y Emily Blunt es la bestia
Benicio del Toro es el bello y Emily Blunt es la bestia

Emily Blunt es la bella. Benicio del Toro es la bestia. En esos roles les veremos en El Hombre Lobo. Pero no se engañen, cara a cara la cosa cambia y los papeles se tornan.

Blunt entra en escena. De negro, delgada, con una mirada afilada que te deja como un témpano. No en vano maneja al 'Hombre Lobo' sin despeinarse. Así, de entrada, es la bella; pero pronto se descubre que en realidad es la bestia. En Hollywood ya es conocida como la 'chica-roba-escenas'.

Emily tartamudeaba de pequeña. Ahora habla como si de nuevo el hombre lobo le persiguiera rápido, rápido. Lo que empezó como un juego para superar un problema se ha convertido en profesión. Y la chica, que ya sabe lo que es ganar un Globo de Oro y que tiene cinco películas en espera (The Adjusment Bureau con Matt Damon, Los viajes de Gulliver, el filme animado Gnomeo and Juliet y posiblemente The Girl and Shoot the Message), no pisa el freno.

Eso debió decirle a Michael Bublé, el nuevo Sinatra, con el que mantuvo una relación de tres años que se fue a pique. Él le dedicó la canción Everything (todo), pero nada dura para siempre. Ahora está comprometida con el actor John Krasinski

Lo mejor que se puede hacer con Blunt es escuchar a la gran Meryl Streep, que ya ha dicho que mucho ojo con ella, tras comprobar sus zarpazos interpretativos en El diablo viste de prada. De bestia a bestia.

Llega Benicio, ¿dónde se fue la bestia?

Media hora después entra en escena 'la Bestia', o lo que es lo mismo, Benicio del Toro. También de negro. La única similitud con Blunt, porque en breve uno, que piensa que va a ver a la bestia, se encuentra con la bella, en este caso, bello.

Pausado, como buen puertoriqueño, Del Toro entra tan calmado y afable que uno no encuentra al hombre lobo por ninguna parte. Así que la bella se ha convertido en bestia, y el bestia en bello. Un lío. Pero esto es como El hombre Lobo, un cuento.

Volvamos a Emily. Se le ve tan segura que uno se pregunta qué le dará miedo. "De niña todo, era oír cualquier cosa y ponerme a gritar. Me daba miedo Disneyland, los payasos, los globos. Ahora me asustan más las abejas, las avispas, las barbacoas. Esta es la primera vez que hago una película de terror, aunque es muy diferente cuando las ves a cuando las haces".

"A mí no me gustan las películas que dan miedo, y creo que en este caso estamos ante un cuento gótico, además tampoco era la chica asustada que tenía que salir corriendo y gritar. Desde luego lo que da terror de verdad es ver las noticias del mundo día a día", añade.

Miedo a Hopkins y Del Toro

También le daban miedo Anthony Hopkins y Benicio del Toro, sus compañeros en el filme. "Estaba bastante asustada al principio. Hay que subir mucho el nivel para poder estar a su altura. Es como si juegas al tenis con un experto. Debes esforzarte mucho para jugar un rato. Aquí igual, aunque ellos lo dieron todo para que yo estuviera cómoda. ¡Bastante complicado era correr con esos vestidos de época!", confiesa mientras ríe.

Por una vez no habla rápido. Calla. "¿Cuándo sale la próxima luna llena?", pregunta y mira desafiante. "Me veo como una mujer lobo que sabe artes marciales, pero seguro que sería la loba que cuida de las ovejas, no sé, no me veo el lado oscuro".

Se escabulle. ¿Futuro? "Yo soy mi propia jefa y hago lo que me apetece hacer, cada elección es mi responsabilidad. No quiero que mi nombre esté en algo que no me guste".

Ha salido otra vez la fiera. La misma que dice sí a los trajes de época, a convertirse en lesbiana, o a transformar en un ser dócil a todo un hombre lobo. Poco queda de esa chica que no pudo ni abrir la boca en los Globos de Oro ante la mirada atónita de Jack Nicholson, otro lobo de armas tomar.

Del Toro, tranquilo

Del Toro sigue tranquilo. Parece que los excesos son agua pasada, o que este filme le hace recordar cuando era un chico. "Me veía todas esas películas de terror, y recuerdo una: La criatura de la laguna negra. Puestos a recordar una criatura, mejor que sea muy caribeña y tropical".  

Cuando se le insinúa que este 'Hombre Lobo' es más romántico que terrorífico, al estilo del Drácula de Coppola, con la que el filme tiene varios puntos en común -música incluida-, Benicio sonríe. "Es un cuento con mucho de tragedia a lo Hamlet, habla de la venganza, de la raíz de la maldad. Mi personaje iba a ser más violento, más oscuro, pero al final lo cambiamos".

Benicio ni siquiera se queja de las tres horas de maquillaje diarios, o de las dos esperando ver su cara limpia. Tampoco de sus ojeras y de ese físico que hace que muchos no se acuerden de él para comedias. "Llevo 20 años en esto y me gusta lo que hago. Me atrevo ahora a producir cosas porque sé de qué va, y me encanta combinar cine independiente y grandes estudios. Siempre me han gustado los tipos como Steven Soderbergh, John Huston... No sé si mi físico me quita papeles. El tiempo pasa, brother".

Su cara cambia cuando se le habla de Martin Scorsese, que se ha fijado en él, ojeras de hombre lobo incluidas, para un proyecto. "Yo a Scorsese le llevaría la maleta".

Lo dicho. No es tan hombre lobo. Al menos hoy.

Televisión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios