Las razones de los otros

Hay momentos en los que la labor del crítico se vuelve complicada. Esta película que tiene en la producción al mago Peter Jackson provocaba un gran

Foto: Las razones de los otros
Las razones de los otros

Hay momentos en los que la labor del crítico se vuelve complicada. Esta película que tiene en la producción al mago Peter Jackson provocaba un gran interés en quien esto escribe. Había leído de su capacidad de reinventar el género de la ciencia-ficción, de su hiperrealismo, de la tremenda metáfora que guardaba tras sus espectaculares imágenes y efectos especiales. La crítica la ha alabado mayoritariamente, sin duda; y el público estadounidense se ha rendido a sus encantos.

 

Puede ser muy posible, por tanto, que esta humilde opinión no concuerde con la suya, pero no son precisamente muy positivas las sensaciones que ha provocado su visionado. Adoro el género de ciencia ficción, pero hacer ciertas comparaciones con el impacto que produjo en su día el Alien de Ridley Scott me parece exagerado.

 

La historia, no obstante, es muy original en cuanto a su planteamiento. A través de un lenguaje documental descubrimos los hechos acaecidos hace veinte años en Johannesburgo, cuando una gran nave se planta sobre la ciudad transportando miles de extraterrestres enfermos. El gobierno los alojará en un gran campo de refugiados donde no tardarán en tener problemas de convivencia con la población local, al tiempo que sus avanzadas armas se convierten en objeto de deseo de una oscura compañía encargada de mediar entre humanos y alienígenas.

 

Sin dejar de reconocer que es una película muy innovadora, la principal sensación que me dejó District 9, es que infravalora la inteligencia del espectador. Me pareció que el guión flojeaba al intentar ir encajando sus piezas de manera tan poco sutil, y su actor principal, un neófito en el campo de la interpretación, termina resultando poco creíble.

 

La película se convierte poco a poco en una orgía de sangre y vómitos, un canto a la saturación que empieza desde el propio diseño un tanto entomológico de estos extraterrestres, con los que la tan deseada identificación paternalista no termina de cuajar.

 

La película no me ha convencido, aún reconociendo su atrevimiento. Sin embargo, avisados quedan. Ustedes tienen la última palabra para una cinta que se ha convertido en una de las sensaciones del año y seguro que se cuelga en no poco tiempo la etiqueta de película de culto.

 

LO MEJOR: El original planteamiento como documental.

 

LO PEOR: Las pocas sutilezas del guión.

 

Criterio de valoración:
Obra maestra.
Muy buena.
Buena.
Interesante.
Regular.
Mala.

Televisión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios