Fiebre por el biopic

Se acaba de estrenar La duquesa en los cines, una película que pretende reconstruir con pinceladas renacentistas la historia de Georgiana Spencer, aristócrata que asoma la

Se acaba de estrenar La duquesa en los cines, una película que pretende reconstruir con pinceladas renacentistas la historia de Georgiana Spencer, aristócrata que asoma la cabeza en el árbol genealógico de Lady Di. Ambas comparten ciertas similitudes más allá de las que corren por la sangre: vivieron un matrimonio truculento, se enfrentaron a los prejuicios sociales y consiguieron el favor de su pueblo.   

Se trata simplemente de un reclamo. Anclar las películas en la realidad suele traer buenos resultados en taquilla, quizá por eso se lleve tanto el biopic o biografía cinematográfica. Sin duda es uno de los géneros que mejor explica el conflicto permanente en el que vive el cine posmoderno, condenado permanentemente al cliché, al eclecticismo, al pastiche, al remake, a las sagas y a la repetición de patrones. El biopic va un paso más allá, porque el personaje retratado suele traer el argumento de la película debajo del brazo.

Este año se han estrenado ya varios. A La duquesa se unen títulos como Mi nombre es Harvey Milk, la historia del primer político americano abiertamente gay, o Guerrilla, la segunda parte del díptico que Steven Soderberg ha realizado basándose en la figura del Che Guevara.

El pasado miércoles se estrenó otro más, Control, filme que repasa la controvertida biografía de Ian Curtis, el líder del grupo británico Joy Division. Curtis está considerado como uno de los más importantes ‘poetas malditos’ de la historia del rock. Un tío de prosa depresiva que se suicidó cuando contaba apenas con 23 años. La cinta no ha tenido apenas distribución comercial y llega a España más de un año después de su estreno en Gran Bretaña.

El ‘pibe de oro’, otra reina y una diseñadora

En el horizonte, otros cuantos biopics. Por ejemplo, el que Alejandro Aménabar estrenará el próximo otoño sobre la vida de Hypatia de Alejandría, la primera matemática de occidente. Hypatia simboliza el conocimiento que los primeros cristianos identificaron con el paganismo. El film, que llevará por título Ágora, ha contado con la friolera de cincuenta millones de presupuesto.

Antes que Ágora, veremos La reina victoria, cuyo estreno está previsto para el próximo 30 de abril. Emily Blunt se mete en la piel de una de las monarcas más emblemáticas de la historia británica, también la más longeva. La película, dirigida por el realizador franco-canadiense Jean-Marc Vallé, se centra sobre todo en la juventud de la monarca, su ascenso al trono con tan solo 18 años y su relación amorosa con el Príncipe Alberto.

Más biopics se estrenarán en 2009. Greg Kinnear interpreta a Robert Kearns en Destellos de genio, la película que Marc Abraham ha dirigido con la intención de narrar la historia del hombre que inventó el limpiaparabrisas de los coches, cuya patente le fue robada. También habrá que prestar atención a Seraphine, una película francesa que reconstruye la trágica vida de la pintora Seraphine de Senlis. Y también llegará a la gran pantalla este año la película sobre Coco Chanel, a quien interpreta Audrey Tautou (Amelie).

Y para los amantes del deporte, un gran estreno para septiembre: el documental que ese genio serbio llamado Emir Kusturica ha hecho sobre Maradona. No es un biopic, pero casi.

Televisión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios