Es noticia
Rusia se está quedando sin tanques en Ucrania: por qué no usa sus T-72 soviéticos
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Según imágenes por satélite

Rusia se está quedando sin tanques en Ucrania: por qué no usa sus T-72 soviéticos

Putin no puede reponer sus tanques los suficientemente rápido pero tampoco está usando los antiguos T-72 arrumbados desde la Guerra Fría

Foto: T-72 soviéticos almacenados por Rusia. (HIGHMARSED)
T-72 soviéticos almacenados por Rusia. (HIGHMARSED)

La flota de tanques de Rusia está disminuyendo rápidamente en Ucrania. Los analistas que comprueban las bajas de una y otra parte en el conflicto afirman que las fuerzas rusas pierden casi 100 tanques cada mes. El complejo industrial de Moscú sólo puede fabricar unos 50. Esto ha forzado al Kremlin a usar sus reservas soviéticas, los tanques de la Guerra Fría a la intemperie por todo el país. Sorprendentemente, los militares rusos no están reacondicionando el modelo más abundante, los más de 1.000 T-72s que los satélites civiles occidentales vigilan regularmente.

El Kremlin evita restaurar a su estado operativo los primeros modelos del T-72, el T-72 Ural y el T-72A, de principios de la década de 1970, pero sí está rescantando verdaderas antiguallas, como los T-55 de la década de 1950, los T-62 de la década de 1960 y algunos T-80 de más recientes. Según los datos de Oryx, el grueso de los tanques destrozados por los ucranianos son T-55 con un 31% de todas las bajas, los T-62 con un 37%, y los modernos T-80B, mientras que sólo un 9% de las bajas son de T-72.

Foto: El peculiar diseño de tres alas del SE200 (SE Aeronautics)

Buen tanque pero inútil

Esto no es debido a que los T-72 sean más resistentes a los misiles antitanque de Kiev, sino a que no hay casi unidades en el campo de batalla. La razón de esta escasez es puramente técnica: la complejidad de sus cargadores automáticos, que reemplazan a un cuarto miembro de la tripulación, permitiendo al artillero disparar de forma contínua mientras este sistema introduce nuevos proyectiles.

Esta maquinaria aumenta la velocidad de disparo de los T-72, según la CIA, que afirma que son muy efectivos pero tan intrincados y frágiles que son extremadamente difíciles y caros de mantener, algo que los hace casi inútiles sobre el campo de batalla. Los cargadores automáticos también hacen que el T-72 sea susceptible de estallar con gran virulencia, según los analistas occidentales. De hecho, es el motivo por el que el Ejército de EEUU usa sistemas de carga manual.

placeholder T-72 soviéticos desfilando en Moscú. (Vitaly V. Kuzmin)
T-72 soviéticos desfilando en Moscú. (Vitaly V. Kuzmin)

Esta complejidad del sistema de carga, hace muy costosa la puesta a punto de los T-72, afirman los analistas militares. Mientras que con tanques más simples como los T-55 y T-62 sólo hace falta lijar superficies y reemplazar componentes, un proceso laborioso pero asumible, con los más de 1.000 T-72 Urales y T-72A almacenados en malas condiciones esto es imposible.

No merece la pena por ahora

Para Moscú merece más la pena invertir ese dinero en nuevas unidades o en reacondicionar más unidades de tanques más antiguos, aunque estos últimos se conviertan en carne de cañón en el frente.

placeholder T-72 ruso (derecha) con equipo de interferencias. (Brigada Azov)
T-72 ruso (derecha) con equipo de interferencias. (Brigada Azov)

La renuencia a restaurar estos tanques sugiere que el Kremlin sólo considera que la renovación de modelos más simples o más nuevos es económicamente justificable. Sin embargo, a medida que la guerra continúa y aumentan las pérdidas de tanques, eventualmente Rusia tendrá que enfrentarse a la necesidad de restaurar estos complejos modelos T-72 con un gran coste económico.

placeholder Un tanque ruso destrozado en Ucrania.
Un tanque ruso destrozado en Ucrania.

Putin no se va a quedar sin tanques en un futuro próximo pero, con este ritmo de pérdidas, su capacidad de combate se verá reducida inexorablemente y podría obligar a los rusos a tirar de este tanque tan complejo. Por ahora, los datos de Oryx documentan la pérdida de 2.891 tanques rusos, lo que incluye 1.913 destruidos, 155 dañados, 289 abandonados y 534 capturados.

La flota de tanques de Rusia está disminuyendo rápidamente en Ucrania. Los analistas que comprueban las bajas de una y otra parte en el conflicto afirman que las fuerzas rusas pierden casi 100 tanques cada mes. El complejo industrial de Moscú sólo puede fabricar unos 50. Esto ha forzado al Kremlin a usar sus reservas soviéticas, los tanques de la Guerra Fría a la intemperie por todo el país. Sorprendentemente, los militares rusos no están reacondicionando el modelo más abundante, los más de 1.000 T-72s que los satélites civiles occidentales vigilan regularmente.

Defensa Tecnología