Es noticia
La Fuerza Aérea estadounidense revela un nuevo avión espía con 80 horas de autonomía
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Se llama ULTRA

La Fuerza Aérea estadounidense revela un nuevo avión espía con 80 horas de autonomía

ULTRA proporciona a EEUU una plataforma espía de bajo coste capaz de realizar operaciones de larga duración sobre grandes distancias, superando las limitaciones de los sistemas no tripulados actuales

Foto: Una vista nocturna del ULTRA. (USAF)
Una vista nocturna del ULTRA. (USAF)

​​El Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea (AFRL) ha mostrado por primera vez su nuevo avión ULTRA, un avión no tripulado de reconocimiento táctico diseñado para mantener a raya a China, Rusia, Corea del Norte y el resto de países del eje. Su característica fundamental es su tiempo de vuelo extremo, con misiones de más de tres días ininterrumpidamente, y su bajo coste tanto de construcción como de mantenimiento.

Desarrollado en colaboración con la desconocida Dzyne Technologies Incorporated, una compañía que se sale del complejo militar clásico estadounidense, el ULTRA es una máquina excepcional que sigue la tendencia de la aviación militar actual: reducción de coste, incremento del número de unidades para expandir la capacidad deseada, ya sea de combate, transporte o, como en este caso, monitorización táctica del enemigo desde todas partes durante todo el tiempo.

Foto: La primera foto del XQR-73. (Northrop Grumman)

Por qué el ULTRA es clave para EEUU

El ULTRA es un sistema aéreo no tripulado con una capacidad de vuelo de más de 80 horas llevando más de 180 kilos de carga útil para acomodar sensores, comunicaciones y sistemas de guerra electrónica.

placeholder Una vista que muestra las largas alas que permiten sus misiones de larga duración. (USAF)
Una vista que muestra las largas alas que permiten sus misiones de larga duración. (USAF)

Esta resistencia extendida es una característica crítica que permite a la aeronave mantener una vigilancia persistente en grandes áreas sin necesidad de frecuentes paradas de reabastecimiento de combustible o mantenimiento. Según la AFRL, la capacidad de ULTRA de permanecer en el aire durante tanto tiempo proporciona una "cobertura sin parpadear de las áreas de interés usando menos aviones", lo que se traduce en un importante ahorro de costes operativos y eficiencia en las misiones.

La importancia estratégica de ULTRA radica en su capacidad para superar lo que los militares se refieren como la "tiranía de la distancia". En áreas operativas como el Pacífico, las grandes distancias y la falta de bases sobre el territorio limitan la eficacia de las plataformas no tripuladas actuales. Sin embargo, el alcance y las capacidades de resistencia excepcionales de ULTRA garantizan que pueda operar de manera efectiva incluso en estos entornos, algo vital para enfrentarse a China y mantener controlada sus ansias de expansión imperialista por este océano, en especial contra Taiwán, un enclave tecnológico vital para el funcionamiento de la economía occidental.

placeholder Una vista frontal del ULTRA. (USAF)
Una vista frontal del ULTRA. (USAF)

Según la general de brigada Heather Pringle, comandante de la AFRL, el ULTRA permite crear a un sistema de vigilancia con una eficacia sin igual sobre las enormes distancias que tienen que mantener controladas en todo momento.

El diseño del ULTRA

La principal característica del ULTRA es que su diseño reutiliza el de un planeador deportivo tripulado—una aeronave al alcance de cualquier ciudadano—para convertirlo en un vehículo aéreo no tripulado endurecido para su uso militar.

Esta filosofía de desarrollo se ha aplicado a todas partes. La compañía aeronáutica y la AFRL han aprovechado la tecnología de vuelo remoto comercial así como los canales de fabricación y suministro existentes, para reducir el coste de adquisición y mantenimiento del avión. La integración de sensores electroópticos, infrarrojos y de radiofrecuencia de menor coste es posible porque el ULTRA opera a altitudes más bajas que los diseños de aviones espía actuales. Esto hace que no requiera de una gran óptica o radiofrecuencia de alta potencia para mantener su eficacia.

placeholder La silueta del ULTRA. (USAF)
La silueta del ULTRA. (USAF)

Una de las características más destacadas de ULTRA es su sistema de comando y control fácil de usar. El operador sólo tiene que “apuntar y hacer clic" en un mapa para que el avión realice por su cuenta todas las operaciones de vuelo y vigilancia. El sistema, combinado con enlaces de comando y control por satélite, permite operaciones globales completas y proporciona una fuente de datos constante en tiempo real. Esta capacidad es crucial para tener un conocimiento de la situación a todas horas es vital para la toma de decisiones.

Y, si el ULTRA es derribado por volar a tan baja altitud, tampoco importa demasiado por su bajo coste. Aunque no sea de ‘usar y tirar”, el precio de saldo en comparación con otras plataformas como el Global Hawk, hace que sea posible montar sistemas redundantes donde el control de la situación se mantendría intacto gracias al gran número de estas plataformas.

Más horas de vuelo, menos costes

Esa es precisamente una de las grandes ventajas del ULTRA en comparación con otros drones de vigilancia utilizados actualmente por el ejército de EEUU. El General Atomics MQ-9 Reaper, por ejemplo, es un dron ampliamente utilizado con una resistencia máxima de 14 horas y un alcance de 1900 kilómetros. Su coste por unidad es de aproximadamente 28 millones de dólares. El Northrop Grumman RQ-4 Global Hawk, otro dron de vigilancia clave para el Pentágono, ofrece una resistencia de aproximadamente 30 horas y un coste que oscila entre 99 y 130 millones de dólares. Aunque el AFRL no ha divulgado el coste del ULTRA, se sabe que esas plataformas, aunque efectivas, son mucho más caras y ofrecen una duración operativa más corta.

El ULTRA proporciona así una ventaja estratégica para mantener una vigilancia persistente sobre las áreas de interés, particularmente en regiones con bases aéreas limitadas. Según el coronel John Antal de la USAF, la capacidad de este avión espía para operar continuamente durante más de 80 horas sin repostar es un avance superlativo: "El ULTRA proporciona a la USAF una solución fiable y rentable para mantener la vigilancia de áreas críticas, particularmente en la región del Indo-Pacífico, donde la distancia y el alcance de las operaciones presentan desafíos únicos".

​​El Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea (AFRL) ha mostrado por primera vez su nuevo avión ULTRA, un avión no tripulado de reconocimiento táctico diseñado para mantener a raya a China, Rusia, Corea del Norte y el resto de países del eje. Su característica fundamental es su tiempo de vuelo extremo, con misiones de más de tres días ininterrumpidamente, y su bajo coste tanto de construcción como de mantenimiento.

Aeronáutica Defensa Tecnología
El redactor recomienda