Es noticia
Menú
Rusia destruirá el arma más mortífera jamás creada por la Unión Soviética
  1. Tecnología
  2. Novaceno
El último submarino soviético Typhoon

Rusia destruirá el arma más mortífera jamás creada por la Unión Soviética

El submarino de la clase Typhoon Dmitry Donskoy contaba con 200 cabezas nucleares y fue la inspiración de la novela de Tom Clancy adaptada en la película La caza del Octubre Rojo

Foto: Ilustración del interior de un submarino de la clase Typhoon.
Ilustración del interior de un submarino de la clase Typhoon.

La Armada rusa destruirá el sistema de armamento más letal jamás creado por la Unión Soviética, la gigantesca máquina del juicio final que inspiró la novela de Tom Clancy que dio lugar a la película La caza del Octubre Rojo. El Dmitry Donskoy fue el primer submarino de la clase Typhoon y el navío de ataque nuclear más grande del mundo. Equipado con 200 cabezas nucleares, este mortífero titán podría haber evaporado todo el hemisferio occidental con sólo apretar un botón.

Foto: Una de las extrañas piezas creadas por el programa Evolved Structures para el telescopio espacial Excite. (NASA)

Al contrario que en aquel film, el submarino no ha terminado en secreto en un río de los EEUU sino de vuelta en su base naval de Severodvinsk, en el mar Blanco, la puerta del Mar de Barents, cerca del Círculo Polar Ártico, justo donde comienza la película protagonizada por Sean Connery y Alec Baldwin. Allí, junto con otros dos submarinos de su misma clase — que los soviéticos bautizaron como Akula — espera su destrucción a final de año después de haber fallado su último objetivo: la permanencia en servicio hasta el 2026 como anunció en 2021 la agencia oficial rusa TASS.

Razones desconocidas

No se conoce el motivo por el que estos submarinos van a ser desguazados antes de completar su vida proyectada, aunque es posible que la razón sean las deficiencias de las fuerzas armadas rusas que han salido a la luz durante la invasión de Ucrania. Por ejemplo, su buque insignia — el portaaviones Almirante Kuznetsov — está varado en dique seco debido a las serias dificultades a las que la Armada rusa se ha enfrentado durante su renovación.

placeholder En esta imagen del Typhoon se pueden ver las compuertas de los misiles nucleares.
En esta imagen del Typhoon se pueden ver las compuertas de los misiles nucleares.

De hecho, la nave no tiene capacidad de desplazarse por sí misma en estos momentos gracias a unos arreglos y reformas que han sido un desastre: “Se esperaba que la renovación del buque ampliase su potencial de combate y vida útil por otros 10 o 15 años, pero el proceso se ha visto obstaculizado por accidentes, incendios y corrupción”. Es lógico pensar que los tres submarinos Akula hayan sufrido los efectos de la destartalada maquinaria militar rusa y sus problemas de mantenimiento. Sea cual sea la razón, la realidad es que Rusia, como apunta Newsweek, ha perdido la joya de la corona de la Armada soviética.

placeholder Vista trasera del Typhoon.
Vista trasera del Typhoon.

El TK-208 Dmitriy Donskoy era el último submarino activo de los seis Proyecto 941 Akulas que se fabricaron en los años 80. Tres ya pasaron por el desguace y los otros dos, el TK-17 Arkhangelsk y el TK-20 Severstal, ahora esperan el mismo destino junto con el Dmitriy Donskoy después de haber permanecido en dique seco desde mediados de los 2000.

El submarino está equipado con múltiples Bulava (mazo, en ruso), el último modelo de misil balístico intercontinental de la Armada rusa. Antes había llevado 20 enormes R-39 Rif, con 10 cabezas nucleares cada uno. Básicamente, este submarino Typhoon tenía la capacidad de destruir toda Europa y la costa oeste de los Estados Unidos sin despeinarse.

La nueva joya de la corona

Pero aunque esta formidable nave soviética está ya camino del desguace, obviamente los rusos no se quedan sin la capacidad submarina en su triada nuclear. Hay otros vehículos con misiles nucleares — como la clase Borei — y la nueva joya de la corona es el submarino Belgorod, del que ya hablamos en estas páginas en otras ocasiones.

placeholder El Belgorod, una variante de la clase Oscar, capaz de lanzar torpedos atómicos Poseidón, una de las armas del 'juicio final' encargadas por Vladimir Putin. (Marina rusa)
El Belgorod, una variante de la clase Oscar, capaz de lanzar torpedos atómicos Poseidón, una de las armas del 'juicio final' encargadas por Vladimir Putin. (Marina rusa)

El K-329 Belgorod es un diseño modificado de la clase Oscar II. Entró en servicio el 8 de julio de 2022 y es más grande que el Typhoon, con una eslora de 184 metros contra 174. El submarino cuenta con una autonomía de 120 días a una profundidad máxima de medio kilómetro por debajo del nivel mar.

Es un submarino de ataque que no lleva misiles nucleares sino el dron Poseidón, un gigantesco torpedo intercontinental con cabeza atómica que puede, en teoría, destruir cualquier objetivo costero o un grupo naval completo con un tsunami radioactivo.

La Armada rusa destruirá el sistema de armamento más letal jamás creado por la Unión Soviética, la gigantesca máquina del juicio final que inspiró la novela de Tom Clancy que dio lugar a la película La caza del Octubre Rojo. El Dmitry Donskoy fue el primer submarino de la clase Typhoon y el navío de ataque nuclear más grande del mundo. Equipado con 200 cabezas nucleares, este mortífero titán podría haber evaporado todo el hemisferio occidental con sólo apretar un botón.

Defensa Nuclear
El redactor recomienda