Es noticia
Menú
El ingenio de EEUU que convierte cualquier avión de carga en un bombardero
  1. Tecnología
  2. Novaceno
EEUU prueba Rapid Dragon

El ingenio de EEUU que convierte cualquier avión de carga en un bombardero

La fuerza aérea norteamericana ha probado con éxito el Rapid Dragon, un invento que 'paletiza' armas como misiles crucero para lanzarlos desde aviones de carga militares en vez de bombarderos

El laboratorio de investigación de la fuerza aérea norteamericana acaba de probar con éxito su nuevo sistema Rapid Dragon, una tecnología que paletiza misiles y bombas de largo alcance para lanzarlos desde cualquier avión de carga militar común. Eso significa que cualquier país amigo de los EEUU podría lanzar un misil de crucero o cualquier otro misil de precisión y largo alcance sin tener que utilizar bombarderos de los que casi todos ellos carecen. Uno de esos estados, lógicamente, es Ucrania, que podría así ampliar sus operaciones ofensivas desde el aire, fuera del alcance de las defensas rusas.

Foto: El motor del Corolla Cross H2 funciona con hidrógeno. (Toyota)

Según el grupo de operaciones especiales de la USAF — AFSOC en sus siglas en inglés — la operación con fuego real del sistema desarrollado por el laboratorio de investigación de la fuerza aérea de los EEUU ha sido un éxito. El AFSOC afirma que es la primera vez que se ha probado en Europa: la operación ocurrió el pasado 9 de noviembre en el campo de tiro de Andøya, en Noruega. Como se puede ver en el vídeo oficial del AFSOC en la cabecera de este artículo, la prueba consintió en lanzar un misil de crucero desde un avión de carga MC-130J Commando II. Una vez llegada a la altitud adecuada, el palé libera el misil, que cae hasta arrancar su propulsor y volar hasta las coordenadas de impacto en la costa noruega.

“Durante el ejercicio ATREUS 22-4 del Comando de Operaciones Especiales, dos MC-130J Commando II asignados a la 352a Ala de Operaciones Especiales volaron el paquete Rapid Dragon desde un campo de entrenamiento de la Real Fuerza Aérea Noruega y lo desplegaron sobre el Océano Atlántico”, dicen los norteamericanos. Según el teniente general Jim Slife, comandante de la AFSOC durante los ejercicios, “[Rapid Dragon] es muy fácil exportar a nuestros socios y aliados de todo el mundo que pueden querer aumentar la utilidad de su fuerza aérea [...] tenemos muchos aliados en todo el mundo que no tienen plataformas de tipo bombardero pesado que serían los portadores tradicionales de ese tipo de municiones, pero tienen muchos C-130 en todo el mundo".

La conexión ucraniana

Obviamente, el primer estado que podría hacer uso de este sistema en estos momentos — si los EEUU lo aprueban — es Ucrania. Es algo que no es en absoluto descabellado. Sin hacerlo público ni anunciarlo, el Pentágono ha estado colaborando con al fuerza aérea del Kiev para equipar misiles antirradar AGM-88 HARM en aviones MiG-29, cazas de los años 80 que Ucrania heredó de la Unión Soviética. Hasta finales de agosto, esto era imposible porque los aviones soviéticos no podían lanzar los HARM. Éstos no cuentan con la electrónica necesaria para conectar su sistema de tiro con el cerebro del misil. Pero gracias a un grupo de ‘MacGyvers’, los ucranianos han conectado su sistema de tiro a los HARM. Según la publicación militar y estratégica Defense One, el arreglo fue encargado por la USAF a una compañía de defensa cuya identidad se mantiene en secreto.

placeholder Así funciona el Rapid Dragon. (AFRL)
Así funciona el Rapid Dragon. (AFRL)

Aquel parche ha tenido tanto éxito que, de hecho, los HARM se han demostrado como el arma más importante en la contraofensiva ucraniana después de las mortíferas baterías de misiles HIMARS. Como apunta Defense One, esto ha hecho que el ejército del aire norteamericano haya decidido buscar nuevas maneras de reutilizar capacidades ofensivas de manera no convencional. Según el General C.Q. Brown Jr. — jefe del estado mayor del aire de EEUU — quieren ofrecer a Kiev capacidades ofensivas avanzadas burlando las amenazas rusas.

Ahora mismo, el Pentágono está evaluando facilitar a Ucrania más armas de largo alcance y alta precisión. Según fuentes del complejo militar norteamericano, el gobierno de EEUU está considerando este arma de precisión, dentro de un conjunto de “media docena de planes para poner en producción nuevas municiones para Ucrania y los aliados americanos en países del este".

Un documento confidencial analizado por Reuters confirma los datos de tres fuentes que aseguran que una de estas armas es el GLSDB (las siglas de ‘bomba de pequeño diámetro lanzada desde tierra’), una bomba inteligente que es capaz de maniobrar en el aire al estilo de un misil crucero, encontrando y destruyendo al enemigo aunque esté oculto dentro de una cueva al otro de una montaña, algo que un misil normal o un obús es incapaz de realizar. Estas armas podrían estar en manos de los ucranianos en la primavera de 2023.

Reuters no menciona Rapid Dragon entre esa media docena de armas ahora en consideración, sólo el GLSDB. Sin embargo, el jefe del estado mayor del aire norteamericano — el General C.Q. Brown Jr. — afirmó en su día que, aunque todavía no había nada decidido respecto a los misiles paletizados, quieren ofrecer a Kiev capacidades ofensivas avanzadas para burlar las amenazas rusas.

Esto no significa que los ucranianos vayan a empezar a recibir palets de Tomahawks. Aunque el desarrollo de Rapid Dragon está en su última fase de pruebas operacionales, el jefe del estado mayor del aire norteamericano afirma que por ahora todo son experimentos. La búsqueda de métodos alternativos para ofrecer capacidades son “conversaciones que quiero asegurarme de que estamos teniendo”, afirma Brown. Todavía no se ha tomado la decisión de dotar de esta capacidad a Ucrania, pero antes de tomar esas decisiones primero hay que ver “qué opciones hay".

El laboratorio de investigación de la fuerza aérea norteamericana acaba de probar con éxito su nuevo sistema Rapid Dragon, una tecnología que paletiza misiles y bombas de largo alcance para lanzarlos desde cualquier avión de carga militar común. Eso significa que cualquier país amigo de los EEUU podría lanzar un misil de crucero o cualquier otro misil de precisión y largo alcance sin tener que utilizar bombarderos de los que casi todos ellos carecen. Uno de esos estados, lógicamente, es Ucrania, que podría así ampliar sus operaciones ofensivas desde el aire, fuera del alcance de las defensas rusas.

Tecnología Militar
El redactor recomienda