Es noticia
Menú
EEUU ‘regala’ a China la batería más eficiente y potente del mundo
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Una batería de vanadio

EEUU ‘regala’ a China la batería más eficiente y potente del mundo

EEUU tiene la patente sobre un diseño de batería de vanadio más eficiente que las actuales, pero China se hizo con la tecnología consiguiendo la licencia e invirtiendo millones en su producción

Foto: La batería de redox de vanadio diseñada por los estadounidenses. (PNNL)
La batería de redox de vanadio diseñada por los estadounidenses. (PNNL)

En 2006, un grupo de investigadores estadounidenses empleó seis años y 15 millones de dólares de dinero público en desarrollar un nuevo diseño de batería de vanadio que era el doble de potente que otras con la misma tecnología. Además, podía almacenar tanta energía como hiciera falta y no se degradaba. Pero este diseño que prometía revolucionar el panorama energético de los EEUU no se está produciendo en el país norteamericano, su departamento de energía le otorgó la licencia a una empresa china que se está encargando de explotarla a miles de kilómetros de distancia.

Foto: El combustible eléctrico es parte de un sistema integrado de baterias. (Influit Energy)

Como cuenta el medio público estadounidense NPR, la idea de esta nueva batería de vanadio surgió en los sótanos del Pacific Northwest National Laboratory (PNNL), un laboratorio gubernamental situado al suroeste de Seattle. Un grupo compuesto por varias decenas de científicos trabajaba en una mezcla especial de ácido y electrolito que era capaz de almacenar grandes cantidades de energía sin degradarse.

Las baterías de flujo de redox de vanadio se inventaron hace décadas y fueron perfeccionadas hasta su forma actual en laboratorios en Australia y EEUU, fundamentalmente de la NASA. Este tipo de baterías de flujo aprovechan los iones de vanadio en distintos estados de oxidación para almacenar energía. Su diseño consta de dos contenedores de electrolitos de ácido sulfúrico a los lados, uno con carga negativa y otro con carga positiva. Estos contenedores están separados de una o varias células electroquímicas por una membrana de intercambio y lleva equipadas unas bombas que permiten el flujo de los electrolitos por las celdas.

La gran ventaja de este sistema es que no tiene límite en la capacidad de almacenamiento de energía, ya que se puede hacer tan grande como haga falta. Además, es segura, funciona en un amplio rango de temperaturas, no se degrada y puede permanecer descargada indefinidamente sin sufrir daños. Sin embargo, son baterías de gran tamaño y mucho peso que tienen una relación energía-volumen un tanto pobre. Además, el óxido de vanadio es relativamente tóxico.

La mezcla de ácido y electrolito descubierta por los científicos del PNNL hacía que su batería fuera el doble de potente que los diseños anteriores. Y los investigadores aseguraban que podía cargarse y descargarse sin problema durante 30 años.

Gary Yang, un investigador nacido en China y educado en EEUU que fue el científico principal del proyecto, quiso producir estas baterías a nivel comercial. El laboratorio y el gobierno de Estados Unidos siguen siendo los titulares de las patentes, así que en 2012, Yang solicitó al Departamento de Energía (DEO) una licencia para su fabricación y venta. Una vez concedida, Yang puso en marcha la empresa Unienergy Technologies, pero le fue imposible convencer a los inversores estadounidenses para arrancar la producción.

placeholder Una de las baterías de vanadio de gran tamaño de. Unienergy. (Office of Gov.)
Una de las baterías de vanadio de gran tamaño de. Unienergy. (Office of Gov.)

"Hablé con casi todos los grandes bancos de inversión, pero ninguno quería invertir en baterías", dijo Yang en una entrevista. Entonces contactó con Yanhui Liu, un empresario chino que tenía una compañía llamada Dalian Rongke Power Co. Ltd. que no solo aportó capital sino que ayudó a producir las baterías.

Con el tiempo, la mayoría de las baterías se acabaron produciendo en China. Yang le concedió a Rongke una sublicencia para producir en el país asiático y se encargó de fabricar la cuota de baterías que estaba obligado a producir en EEUU. Algo que no cumplió. Unienergy envió a sus ingenieros y sus baterías a China con el argumento de que el país asiático estaba mucho más avanzado que EEUU tanto en sus cadenas de suministros como en fabricación e ingeniería.

Yang aseguraba que este movimiento no iba a beneficiar a China, pero en esa misma época el gobierno de Pekín anunció una financiación millonaria para las baterías de vanadio a gran escala y puso en marcha proyectos para su desarrollo.

Foto: Esta batería cuesta la mitad que las normales y no usa litio. (Alsym Energy)

Con las ventas de Unienergy haciendo aguas en EEUU, Yang decidió llevarse la empresa a Europa. A pesar de que EEUU tiene regulación que impide que sus empresas fabriquen fuera del país, en 2021 Unienergy consiguió sin mucho problema la aprobación de su gobierno y del PNNL para transferir la licencia. Ésta fue a parar a Vanadis Power, una empresa con sede en los Países Bajos. La NPR ha contactado con Vanadis y la compañía asegura que el plan inicial era fabricar las baterías en China, luego construir una fábrica en Alemania y finalmente llevar la producción a EEUU. Sin embargo, la UE también tiene normativas que la obligan a fabricar en suelo europeo.

Además de la investigación de la NPR, en este tiempo ha habido quejas de la empresa estadounidenses Forever Energy y un informe de la Oficina de Rendición de Cuentas americana —que descubrió que el Departamento de Energía carecía de recursos necesarios para supervisar adecuadamente sus licencias— que han hecho que el DOE se replantee la situación y revoque la licencia de Rongke.

placeholder Una de las baterías de vanadio del PNNL.
Una de las baterías de vanadio del PNNL.

"El DOE se toma muy en serio las obligaciones de fabricación de Estados Unidos dentro de sus contratos", explica el departamento norteamericano en una declaración escrita para NPR. "Si el DOE determina que un contratista que posee una patente financiada por el DOE o un licenciatario posterior está violando sus obligaciones de fabricación en Estados Unidos, el DOE explorará todos los recursos legales".

Forever Energy está ahora detrás de adquirir la licencia y, al contrario que Yang, asegura que sus ingenieros están más que capacitados para producir la batería. Aun así, afirman, será difícil para cualquier empresa estadounidense en este momento ponerse al día teniendo en cuenta que Rongke es el principal fabricante de baterías de flujo de redox de vanadio del mundo.

Forever Energy no tiene claro si China dejará de fabricar las baterías una vez que la compañía estadounidense obtenga el derecho a empezar a fabricarlas. Según la NPR, esto es poco probable. China está a punto de arrancar una de las mayores granjas de baterías del planeta. Y sí, todo apunta a que usarán únicamente baterías de flujo de redox de vanadio.

En 2006, un grupo de investigadores estadounidenses empleó seis años y 15 millones de dólares de dinero público en desarrollar un nuevo diseño de batería de vanadio que era el doble de potente que otras con la misma tecnología. Además, podía almacenar tanta energía como hiciera falta y no se degradaba. Pero este diseño que prometía revolucionar el panorama energético de los EEUU no se está produciendo en el país norteamericano, su departamento de energía le otorgó la licencia a una empresa china que se está encargando de explotarla a miles de kilómetros de distancia.

Energía Investigación
El redactor recomienda