Es noticia
Menú
¿Un avión hipersónico de hidrógeno que puede volar a Mach 15?
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Según sus creadores

¿Un avión hipersónico de hidrógeno que puede volar a Mach 15?

Según la compañía será capaz de alcanzar 60 km de altura a Mach 15. Su motor, aseguran, usará hidrógeno y no emitirá dióxido de carbono

Foto: El avión hipersónico de hidrógeno podría estar listo el año que viene. (Destinus)
El avión hipersónico de hidrógeno podría estar listo el año que viene. (Destinus)

La empresa suiza Destinus acaba de anunciar una inyección de capital de más de 25 millones de euros para terminar el desarrollo de Jungfrau: un nuevo modelo de avión hipersónico autónomo con capacidad de alcanzar velocidades mach 15 y que gracias a su motor de hidrógeno no generará emisiones durante sus vuelos.

Foto: Estos minidrones cuentan con herramientas de inteligencia artificial. (Skydio)

Según la compañía, Jungfrau será un híbrido entre un avión y un cohete. Despegará y aterrizará horizontalmente desde aeropuertos convencionales y utilizará un novedoso motor a reacción alimentado por hidrógeno líquido que sólo emitirá agua.

Nada más despegar, este ‘hiperavión’, como lo llama Destinus, realizará operaciones similares a las de un avión normal, pero podrá ascender y acelerar rápidamente hasta alcanzar velocidades supersónicas. Cuando llegue a cierta altitud y velocidad cambiará a un motor de hidrógeno criogénico que acelerará el avión aún más hasta alcanzar la velocidad hipersónica.

placeholder Sus creadores aseguran que podrá ir de Europa a Australia en menos de dos horas. (Destinus)
Sus creadores aseguran que podrá ir de Europa a Australia en menos de dos horas. (Destinus)

El objetivo de sus creadores es que el avión pueda llegar hasta mach 15 a 60 kilómetros de altura. Esto le permitiría trasladar carga entre continentes en menos de dos horas. Una vez alcanzado su destino el avión bajará y planeará hasta aterrizar en el aeropuerto como hacen los aviones normales.

"Este año tenemos previsto iniciar las pruebas en tierra y en vuelo de los motores ATR [turborreactores de aire] con hidrógeno como combustible, que estamos desarrollando nosotros mismos", asegura Mikhail Kokorich, consejero delegado de la compañía. "Al igual que un turborreactor, el motor ATR es un motor a reacción de respiración aérea. Por sus parámetros, es un motor adecuado tanto para las fases de vuelo subsónico como supersónico de nuestro ‘hiperavión’. A finales del año que viene, tenemos previsto volar la siguiente iteración del prototipo tanto con el motor ATR como con un segundo motor de cohete de hidrógeno: será la configuración para nuestros vehículos comerciales".

Foto: La nave de despegando verticalmente (Space Transportation)

Kokorich es considerado por algunos como el Elon Musk ruso por haber fundado varias empresas en el sector tecnológico y aeroespacial. Destinus es su nueva aventura tras dejar Momentus, una compañía aerospacial que salió a bolsa el verano pasado. En la actualidad Destinus cuenta con 50 empleados —entre los que hay ingenieros que han trabajado para Arianespace, Boeing, Airbus, Dassault o Rolls-Royce— y su plan aumentar su plantilla a 100 trabajadores este año para acelerar el desarrollo de su nuevo avión.

Según ha contado Kokorich a TechCrunch, el año pasado ya consiguieron hacer volar un prototipo a pequeña escala y esperan poder hacer lo mismo con uno a tamaño real a finales de 2022. En este momento, asegura, su equipo está ultimando los sistemas de guía, navegación y control que permiten que la nave funcione de forma autónoma.

placeholder Los primeros modelos estarán destinados al transporte de mercancías. (Destinus)
Los primeros modelos estarán destinados al transporte de mercancías. (Destinus)

Si consiguen que el prototipo funcione, algo que parece extremadamente complicado tanto a nivel técnico como presupuestario, el primer uso que tendrá el Jungfrau será llevar mercancías de emergencia en cualquier lugar del planeta gracias a su capacidad de carga útil de alrededor de una tonelada. "En primer lugar, la carga de emergencia, como piezas para ciclos de producción delicados, o productos perecederos valiosos, como isótopos con una vida media corta para el tratamiento del cáncer, u órganos humanos", sostiene Kokorich.

Foto: Render 3D de un misil de crucero hipersónico americano. (CC)

Una vez establecido como avión de transporte de mercancías, el siguiente paso para Destinus será utilizar esta tecnología para construir ‘hiperaviones’ de pasajeros que puedan transportar de decenas a cientos de personas de Europa a Australia en una hora y media. Kokorich asegura que ya tienen permiso de los reguladores para volar a velocidad subsónica y que la certificación para las pruebas supersónicas llegará el año que viene.

"Hemos empezado a trabajar con los reguladores europeos y nacionales para preparar nuevos requisitos de certificación y reglamentación para el hiperplano", dijo. "Actualmente hay un esfuerzo activo entre los reguladores nacionales y europeos para definir los requisitos de certificación y la normativa para los aviones autónomos y los sistemas de alta velocidad, como los aviones suborbitales, hipersónicos y supersónicos".

La empresa suiza Destinus acaba de anunciar una inyección de capital de más de 25 millones de euros para terminar el desarrollo de Jungfrau: un nuevo modelo de avión hipersónico autónomo con capacidad de alcanzar velocidades mach 15 y que gracias a su motor de hidrógeno no generará emisiones durante sus vuelos.

Transporte Tendencias de futuro
El redactor recomienda