Es noticia
Menú
1.010 piezas NFT de Picasso saldrán a subasta en Sotheby's
  1. Tecnología
  2. Novaceno
El futuro no es esto

1.010 piezas NFT de Picasso saldrán a subasta en Sotheby's

La histeria colectiva de las NFT, un timo que terminará explotando como las 'subprime' de 2008, ha llegado a los clásicos de la mano de la familia Picasso, que quiere hacer caja

Foto: Sí, NFT de obras Picasso. Todo por la pasta.
Sí, NFT de obras Picasso. Todo por la pasta.

A la familia Picasso le han contado ‘nosequé’ de los NFT y, claro, también quiere hacer caja. Su nieta Marina Picasso y bisnieto Florian se van a hinchar a subastar obras NFT del artista. Para empezar, 1.010 piezas NFT de una especie de ensaladera de cerámica. Y eso es sólo el principio, según Florian. Da igual que sea menaje del hogar o cuadros, parece que estos Picasso tienen intención de vender NFTs todo lo que pillen, como el que vende paquecos en Wallapop, para aprovechar esta burbuja para primos que no está lejos de explotar.

Foto: La extensión al sur de Manhattan y los muros de contención en The Expanse con la estatua de la libertad en primer plano. (Amazon Prime Video)

En total serán 1.010 piezas NFT —¡1.010!— del malagueño. Según cuenta la agencia Associated Press, la casa de Marina está plagada de arte y objetos creados por el maestro andaluz. Recuerdos de familia que han estado "toda la vida en casa", afirma Marina. Pues eso: Wallapop para millonetis del metaverso. No se sabe exactamente cuánto sacarán de la subasta, pero, viendo el mercado, el número de obras y las anteriores ventas, sin duda asegurarán muchos millones en la buchaca.

Qué van a vender

Aparte de una gran ensaladera que, según la familia, tiene una cara sonriente, todavía no se sabe exactamente qué es todo lo que nos quieren subastar Marina y Florian con la colaboración de Sotheby’s. Esta icónica casa sabe lo que hace: el año pasado ya adjudicó el primer cuadro de Picasso con versión digital NFT.

placeholder Marina Picasso y su hijo Florian quieren hacer caja con los NFT.
Marina Picasso y su hijo Florian quieren hacer caja con los NFT.

Básicamente, aquella versión NFT era una simple copia digital creada con un escáner llamado Looking Glass. El escáner usa un microscopio e inteligencia artificial para capturar cada “micrón” de la superficie del cuadro, que luego se encripta usando la misma tecnología que hace posible Ethereum o Bitcoin. La copia encriptada NFT es única y, básicamente, dice que el dueño del cuadro físico también es dueño de la copia digital. Supongo que para que la cuelgue en su casa digital del metaverso (qué es lo que esto significa realmente es un misterio).

No se sabe cuál será el componente NFT de la subasta del menaje y obras Picasso esta vez. Los agentes de prensa de Marina y Florian, dice la AP, afirman que será el recopetín de la innovación y marcará “la entrada del gran maestro en el juego” de los NFT, aunque mal vamos si empezamos mintiendo: esto es patentemente falso. Primero por la subasta descrita arriba. Segundo porque, en julio de 2021, un banco suizo vendió acciones de un cuadro de Picasso en forma de certificados NFT. Es decir, esos certificados NFT son participaciones en la propiedad de un cuadro real, como si fueran acciones de una empresa. Pero, en vez de estar impresas en papel o existir en un registro público, cada acción tiene formato digital encriptado y su propiedad puede ser vendida de persona a persona por internet.

La burbuja que explotará sí o sí

Obviamente, lo del banco suizo y las participaciones en la propiedad de un objeto tiene más sentido que la venta de una piezas digitales NFT. En el caso del cuadro, cada acción tiene una contrapartida en valor real sobre la estimación del valor de la obra —titulada 'Fillette au béret'— que entonces en el momento de su venta era de 3,68 millones de dólares. Cada acción NFT tenía un valor de 6.000 dólares.

Pero el valor de las copias digitales NFT de una ensaladera física —o lo que sea que nos quieren vender después los Picasso— es bastante más etéreo y susceptible de ser manipulado. Como el resto de toda esta ola histérica del NFT, es una burbuja económica solo comparable a la de la primera web o la de las 'subprime', como cuenta Dan Olson en su videoensayo Line Goes Up—The Problem with NFT. Olson da argumentos aplastantes para demostrar que lo del arte NFT es un timo en toda regla en busca de inversores incautos. Y esta tiene aún menos regulación que las anteriores (es decir: cero).

Pero, según cuenta Florian, todo está fetén. Con esa ensaladera de Picasso, incluirá una copia NFT única de un tema musical compuesto por él —el chaval es 'DJ'— junto con el compositor John Legend y el rapero Nas. "Todo está evolucionando [...] creo que encaja dentro del legado de Picasso porque le estamos rindiendo homenaje a él y a su forma de trabajar, que siempre fue creativa", dice. Pues, si lo dice 'DJ' Florian, tendrá razón.

placeholder Al tunante de Dalí le hubiera entusiasmado el tocomocho de las NFT.
Al tunante de Dalí le hubiera entusiasmado el tocomocho de las NFT.

En su cabeza, por lo menos. Todo esto parece que le encajaría mejor al tunante de Dalí o algunos de sus colegas dadaístas, como Duchamp. O a Warhol, otro comerciante supremo. Harían su agosto. Otro más.

A la familia Picasso le han contado ‘nosequé’ de los NFT y, claro, también quiere hacer caja. Su nieta Marina Picasso y bisnieto Florian se van a hinchar a subastar obras NFT del artista. Para empezar, 1.010 piezas NFT de una especie de ensaladera de cerámica. Y eso es sólo el principio, según Florian. Da igual que sea menaje del hogar o cuadros, parece que estos Picasso tienen intención de vender NFTs todo lo que pillen, como el que vende paquecos en Wallapop, para aprovechar esta burbuja para primos que no está lejos de explotar.

Subasta Arte contemporáneo Pablo Picasso
El redactor recomienda