Es noticia
Menú
El compuesto de las semillas de uva que da vigor y alarga la vida
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Éxito en ratones

El compuesto de las semillas de uva que da vigor y alarga la vida

Científicos chinos han descubierto que un componente de las semillas de las uvas es capaz de destruir células senescentes en ratones retrasando su envejecimiento y haciéndoles más fuertes

Foto: La semilla de la uva tiene un compuesto que retrasa el envejecimiento en ratones. (Ilustración Dorian Grey)
La semilla de la uva tiene un compuesto que retrasa el envejecimiento en ratones. (Ilustración Dorian Grey)

Sun Yu, investigador de la Universidad de la Academia China de Ciencias de Shanghái, y su equipo han encontrado un compuesto presente en las semillas de las uvas con el que han conseguido aumentar la media de vida de los ratones en un 9%. Esta sustancia también aumenta la eficacia de la quimioterapia y hace más fuertes a los ratones jóvenes.

Este descubrimiento de los investigadores chinos es un paso más en la búsqueda de medicamentos seniolíticos que acaben con las células senescentes. La senescencia es el proceso que ocurre cuando el ADN de las células está dañado y no pueden activar su proceso de autodestrucción. Esas células se quedan en nuestro organismo vagando como zombis y producen inflamaciones asociadas a enfermedades relacionadas con la edad, como el alzhéimer, la diabetes o algunos tipos de cáncer.

Foto: Nueva York sin humanos por Aaron Chen (modificado para formato 16:9 bajo licencia CC 2.0)

Sun Yu y su equipo se propusieron buscar entre el catálogo de sustancias químicas que se relacionan con el envejecimiento las que tuvieran mayores efectos contra las células senescentes. La que más les llamó la atención fue la procianidina C1 (PCC1), un compuesto presente en las semillas de las uvas.

Descubrieron que, cuando se aplicaban bajas concentraciones del PCC1 a las células senescentes, estas dejaban de producir sustancias inflamatorias. Y, cuando las concentraciones eran más altas, el compuesto era capaz de inducirlas a un tipo de muerte celular programada llamada apoptosis que a la vez que era totalmente inofensiva con las células más jóvenes.

Alarga la vida y mejora la actividad física

El siguiente paso fue probar la eficacia del PCC1 en animales vivos, y para esto se sirvieron de 171 ratones de dos años de edad lo que, según los investigadores, es equivalente a unos 70 años en humanos. A algunos de los roedores se les inyectó una solución con PCC1 mientras que a los otros se les aplicó una solución de control. Estas inyecciones se administraban dos veces por semana durante toda la vida de los animales.

Los investigadores observaron que los ratones a los que se les había inyectado la solución con PCC1 prolongaron lo que les quedaba de vida en más de un 60% y aumentaron su tiempo total de vida un 9% de media.

Foto: La nueva terapia podría revertir los efectos de la edad en la memoria. (Reuters)

También quisieron observar qué sucedía si se aplicaba este compuesto a ratones jóvenes, menores de dos años. Para ello, repitieron el experimento y le inyectaron la solución con PCC1 a unos mientras a los otros se les inyectaba un compuesto inocuo cada dos semanas durante cuatro meses.

Tras ese periodo, sometieron a los ratones a una serie de pruebas físicas y descubrieron que los animales que habían recibido PCC1 conseguían aumentar su velocidad máxima al caminar, tenían más fuerza de agarre y mayor resistencia al correr en una cinta que el grupo de control.

Aumenta la eficacia de la quimioterapia

Los investigadores quisieron también ver el efecto de PCC1 aplicado durante la quimioterapia. Es sabido que este tipo de tratamiento contra el cáncer acelera el envejecimiento de las células de los tumores y el equipo quería comprobar si su compuesto serviría para eliminar también las células tumorales envejecidas.

Los investigadores probaron su solución de PCC1 junto con la mitoxantrona, un fármaco utilizado para tratar distintos tipos de cáncer como el de mama. Y aplicaron este tratamiento en ratones a los que se les había implantado previamente células tumorales de próstata humanas.

Foto: El primer fármaco que se puede aplicar a humanos para retrasar el envejecimiento. (Fotograma de El Curioso Caso de Benjamin Button )

El resultado fue que los ratones tratados con la combinación de PCC1 y mitoxantrona redujeron sus tumores en un 75%, mientras que los animales que recibieron solamente quimioterapia los redujo de media un 44%.

Esta investigación está detallada en un artículo publicado hace unos días en la prestigiosa revista 'Nature Metabolism'.

Los investigadores son conscientes del interés que generan este tipo de terapias y creen que sus resultados son suficientes para justificar que este tratamiento se pueda adaptar y probar en humanos. "Aunque la administración de PCC1 mediante programas intermitentes parece ser bien tolerada por los ratones en los ensayos preclínicos, es necesario realizar más esfuerzos para establecer rutas seguras y adaptables para los tratamientos con PCC1 en los seres humanos, factores clave que deben ser determinados por futuros estudios clínicos", asegura el doctor Sun.

Sun Yu, investigador de la Universidad de la Academia China de Ciencias de Shanghái, y su equipo han encontrado un compuesto presente en las semillas de las uvas con el que han conseguido aumentar la media de vida de los ratones en un 9%. Esta sustancia también aumenta la eficacia de la quimioterapia y hace más fuertes a los ratones jóvenes.

Investigación Animales Tendencias de futuro
El redactor recomienda