Un generador de tormentas de hielo gigante para que vueles seguro
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Vitales para la seguridad aérea

Un generador de tormentas de hielo gigante para que vueles seguro

Los aviones tienen que volar bajo todo tipo de fenómenos atmosféricos y en esta instalación titánica de General Electric prueban sus motores en condiciones extremas

placeholder Foto: No es la estrella de la muerte sino la estructura de control de turbulencias del centro de pruebas de motores de GE en Pebbles (General Electric)
No es la estrella de la muerte sino la estructura de control de turbulencias del centro de pruebas de motores de GE en Pebbles (General Electric)

Esta gigantesca esfera translúcida de 15 toneladas y 9 metros de diámetro es una de las ‘pequeñas’ piezas de los monstruosos generadores de tormentas que General Electric usa para probar sus motores de avión.

Foto: Prototipo de un ordenador cuántico de D-Wave

Técnicamente se llama “estructura de control de turbulencias”, aunque la compañía la llama afectuosamente Estrella de la Muerte.

placeholder Otra vista de la estructura de control de turbulencis (General Electric)
Otra vista de la estructura de control de turbulencis (General Electric)

Fabricada con 300 paneles de abeja con marco de aluminio y planchas de acero perforado, la esfera sirve para controlar el flujo del viento generado por las enormes turbinas de los titánicos generadores de tormentas que GE tiene instalados en su complejo de 28 kilómetros cuadrados situado a las afueras de Peebles, Ohio, en la falda de la cadena montañosa de los Apalaches.

placeholder Vista del monstruoso generador de tormentas en Pebbles en Ohio (General Electric)
Vista del monstruoso generador de tormentas en Pebbles en Ohio (General Electric)

Este centro — que se inauguró para probar cohetes en los años 50 y que a mediados de los 60 se transformó en centro de certificación de los motores de aviación militares y civiles — tiene dos monstruosos generadores de tormentas en exteriores y dos de interiores.

Cómo funcionan

Estos bichos utilizan grandes ventiladores para chupar más de cuatro toneladas de aire por segudo, acelerándolo por tubos hasta alcanzar vientos con una fuerza mucho más potente de los que cualquier avión se encontrará en toda su existencia.

Esto se debe a los estrictos estándares de prueba a los que la agencia federal de aviación y el ejército norteamericano someten a los motores de aviación. Como cuenta el líder de pruebas de General Electric Kelly Dunham a Skies Magazine, “antes de que un motor sea certificado para volar tiene que pasar pruebas rigurosas. Las máquinas de prueba permiten simular cualquier evento, desde tormentas de granizo hasta el impacto de un pájaro”.

placeholder Test del motor GE9X (General Electric)
Test del motor GE9X (General Electric)

Las máquinas son capaces de enfriar el aire y generar ese granizo, así como lanzar pájaros muertos y congelados a gran velocidad dentro del motor.

placeholder Otra vista de una de las salas de prueba con muros de hormigón de seis metros de grosor (General Electric)
Otra vista de una de las salas de prueba con muros de hormigón de seis metros de grosor (General Electric)

De hecho, no sólo arrojan cosas al motor sino que además los sabotean a propósito, colocando cargas explosivas y haciendo que las palas de las turbinas salgan disparadas para ver si cuál es el umbral de daños que puede soportar la máquina antes de fallar por completo.

placeholder Una de las entradas de aire para las pruebas en interiores (General Electric)
Una de las entradas de aire para las pruebas en interiores (General Electric)

Los tests también sirven para ver el nivel de daño que pueden generar los motores en caso de que tengan un problema serio. Las consecuencias de las pruebas pueden llegar a ser tan violentas que las paredes de los recintos cerrados son de hormigón armado con un grosor de seis metros.

placeholder Varias de las tomas de aire para cada sala de pruebas (General Electric)
Varias de las tomas de aire para cada sala de pruebas (General Electric)
Tecnología Aeronáutica General Electric Hielo
El redactor recomienda