Así son los tubos que guardan posibles muestras de vida en Marte
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Los cilindros que pueden cambiar el mundo

Así son los tubos que guardan posibles muestras de vida en Marte

El Perseverance ha recogido ya su primer candidato a prueba de vida marciana, unos gramos de tierra que se guardan en los tubos más sofisticados jamás creados

placeholder Foto: Uno de los tubos de muestras del Perseverance (NASA/JPL)
Uno de los tubos de muestras del Perseverance (NASA/JPL)

Éste es el objeto más limpio jamás enviado al espacio, absolutamente libre de toda traza de contaminación terrestre. También es la pieza fundamental de la misión del Perseverance: uno de los 43 tubos que contendrán los posibles candidatos a demostrar que Marte estuvo lleno de vida (o no). O que todavía está escondida en su regolito, a salvo del bombardeo de los rayos ultravioleta del sol y la radiación cósmica.

Foto: El potentísimo imán que puede hacer realidad la fusión nuclear en cuatro años. (MIT-CFS)

Hace poco el rover llenó el primero de esos tubos, un objeto perfectamente diseñado y fabricado para garantizar que no haya ni una molécula de contaminación terrestre cuando llegue a la Tierra dentro de una década, si todo sale bien.

Según la NASA, éste es uno de los retos más ambiciosos de la historia de su programa espacial. El momento en el que el primer núcleo extraído por el Perseverance se guardó en el primer tubo, según el administrador asociado de la NASA Thomas Zurbuchen, “fue un momento histórico”.

placeholder Una tomografía 3D del tubo (JPL)
Una tomografía 3D del tubo (JPL)

Zurbuchen dice que, cuando tengan esos 43 tubos llenos de muestras en los laboratorios terrestres, esperan “descubrimiento asombrosos en un gran número de campos científicos, incluyendo explorar la pregunta de si la vida existió en Marte”.

Afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias

Como decía el gran Carl Sagan — uno de los grandes impulsores de las misiones a planeta rojo — las afirmaciones extraordinarias requieren de pruebas extraordinarias. La afirmación de que hay o hubo vida en Marte sería una de las más extraordinarias, espectaculares e impactantes de la historia de la humanidad.

Conocedores de esa importancia, el Jet Propulsion Laboratory de Pasadena, California, ha dedicado gran parte de los recursos de la misión no sólo en la creación de estos tubos sino en otra parte fundamental: garantizar la contaminación cero.

No puede existir ninguna duda de que estos tubos puedan contaminar la muestra en ningún momento de la misión. Eso comprometería todos los resultados de los todos los experimentos que se lleven a cabo en los laboratorios de todo el mundo, tirando a la basura miles de millones de dólares.

En un primer intento, fallaron. El JPL encontró que los primeros tubos estaban contaminados. Eso les impulsó a crear un método de fabricación y limpieza completamente nuevos que realmente garantizara que los brazos robots, las cabezas extractoras y los propios tubos del Perseverance no tuvieran ninguna traza de contaminación.

placeholder Otra visión de uno de los tubos (JPL)
Otra visión de uno de los tubos (JPL)

Luego está la propia arquitectura del tubo — que mide 15 centímetros de largo — con un muelle y un cierre que funciona con la cabeza extractora para sellar el tubo totalmente. Dentro, una capa de nitruro de titanio garantiza un entorno esterilizado en el que el material recogido permanecerá intacto hasta que se abra en un laboratorio terrestre.

Cómo llegará a la tierra

Lo que todavía no está totalmente claro es cómo vamos a recoger los tubos que Perseverance va a llenar en los próximos meses.

En el 2020 hubo un compromiso de la NASA y la ESA para lanzar una misión que recoja los tubos y los traiga a la Tierra pero todavía no hay detalles concretos pero sabemos que será la misión más complicada jamás realizada desde el programa Apolo.

Según ​Jim Watzin — el director del programa de exploración de Marte en la NASA — quieren que sea lo más sencilla posible para reducir el posible número de fallos. Pero lo más sencillo seguirá siendo lo más complicado jamás intentado después del alunizaje de Armstrong y Aldrin.

Para empezar, tendrán que realizar el primer lanzamiento de la historia desde Marte. Y después, el primer rendezvous de dos naves en órbita marciana de la historia. Y, más difícil todavía, todo, absolutamente todo, deberá ser automatizado porque hay varios minutos de retardo de señal entre la Tierra y Marte. Y Elon Musk no estará ahí para pilotarlos.

placeholder Diagrama del tubo (JPL)
Diagrama del tubo (JPL)

La idea es mandar un pequeño rover, una nave que aterrice y despegue de la superficie marciana, y otra nave más para traer las muestras a la Tierra. El rover se encontrará con el Perseverance, recogerá los tubos y los llevará de vuelta a la nave en la superficie del planeta.Esa nave despegará del planeta rojo y tendrá que encontrarse en órbita con el transporte que llevará las muestras a nuestro planeta, aterrizando probablemente en una zona militar del estado de Utah, en el mediooeste americano.

Si todo va como planean, esta epopeya tendrá lugar en aproximadamente una década.

Marte Espacio
El redactor recomienda