Tesla soluciona el gran problema de las baterías tóxicas
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Reciclan un 92% de la batería

Tesla soluciona el gran problema de las baterías tóxicas

Tesla asegura tener una tecnología capaz de reciclar el 92% de una batería usada, algo que eliminaría el problema de la polución oculta de los coches eléctricos casi por completo

Foto: Tesla quiere ahorrar dinero reciclando
Tesla quiere ahorrar dinero reciclando

Tesla dice haber conseguido reciclar el 92% de las baterías usadas con una nueva tecnología de reciclaje. De ser cierto, estarían cerca de resolver uno de los grandes problemas de los vehículos eléctricos: la enorme huella contaminante de sus células eléctricas.

Foto: Los microorganismos del intestino pueden revertir el envejecimiento cerebral. (iStock)

Aunque los vehículos eléctricos de batería son infinitamente más limpios que los de combustión — especialmente cuando la fuente de la electricidad son las energías renovables o la nuclear — el problema de la contaminación de las baterías puede convertirse en otra crisis ecológica global, sobre todo a medida que se acelera la adopción de vehículos eléctricos. Además, los materiales utilizados en su fabricación son finitos y su extracción tiene un coste económico y humano.

Tesla dice que su sistema — que ha puesto en marcha en una primera fase en sus fábricas de Berlin y Texas — es ahora capaz de reciclar el 92% de todos los materiales que pasan por ahí. Aseguran que los primeros módulos de este circuito cerrado son capaces de extraer un valor de 921 kWh en metales para la producción de baterías nuevas a partir de 1.000 kWh en baterías gastadas.

Un gran impacto para el medio ambiente... y los beneficios

Según el informe de impacto medioambiental que la compañía de Elon Musk acaba de publicar, su sistema de reciclaje fue capaz de extraer aproximadamente 1.300 toneladas de níquel, 400 toneladas de cobre y 80 toneladas de cobalto durante su primer año de funcionamiento en 2020.

Foto: El Tesla Megapack, versión básica (Tesla)

Tesla no está haciendo esto porque sean amiguitos de los osos polares, sino por su propio interés: es más barato recoger las baterías antiguas cambiadas y procesarlas en la fábrica para producir nuevas baterías que comprar nuevos materiales y transportarlos a su fábrica. O comprar baterías a terceros.

“Como fabricante de nuestro programa interno de baterías, estamos en la mejor disposición para reciclar nuestros productos eficientemente y maximizar la recuperación de material clave para las baterías,” asegura en el informe. “Nuestra intención es crear soluciones de reciclaje [...] para reintroducir materiales valiosos en nuestro proceso de producción.”

La diferencia con la competencia

El objetivo, afirman los de Musk, es desarrollar un sistema de reciclaje seguro con una gran recuperación de materiales, bajo coste y bajo impacto medioambiental. Su estrategia contrasta con la de compañías como Hyundai, BMW y Renault, que han anunciado plans para reconvertir las células de sus coches eléctricos en sistemas de almacenamiento de electricidad industriales.

Foto: Concepto de coche eléctrico A6. (Audi)

La estrategia de Tesla, por lo menos a simple vista, parece que tiene más sentido a nivel económico. Si son capaces de reciclar de 92% de todos los materiales de sus antiguos paquetes de células para hacer nuevas baterías, parece que podrían obtener una ventaja estratégica sobre su competencia.

Todavía les queda un pico para conseguir el 100% y hacer que toda la producción de vehículos sea un círculo cerrado con el mínimo coste energético posible. Pero por ahora, el 92% suena bastante bien. Además Tesla no son los únicos que están detrás del objetivo del 100% de reciclaje. Con la explosión global del transporte eléctrico, hay espacio y motivos suficientes para reciclar y sacar tajada.

Elon Musk Reciclaje Ecología
El redactor recomienda