El casco que convierte un caza de combate en el videojuego más caro jamás creado
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Realidad aumentada en el aire

El casco que convierte un caza de combate en el videojuego más caro jamás creado

Estados Unidos desarrolla un increíble sistema de realidad aumentada que permite que los pilotos de combate entrenen contra enemigos digitales en vuelo real

placeholder Foto: El casco del sistema ATARS (Red 6)
El casco del sistema ATARS (Red 6)

El casco sobre estas líneas permite que un piloto vuele en un caza de combate real para entrenarse contra pilotos enemigos que no existen. En vez de volar en un simulador en tierra, un piloto experimentará la dureza del combate en el aire — con su esfuerzo y desgaste físico — volando contra cazas virtuales, todo gracias a una sofisticada tecnología de realidad aumentada.

Esa tecnología se llama ATARS (‘Airborne Tactical Augmented Reality System’ o sistema táctico de realidad aumentada en vuelo). Lo ha creado una compañía llamada Red 6 y es el primer dispositivo que permite ver objetos integrados en la realidad a plena luz del vida y además hacerlo en el aire, desde un caza maniobrando a gran velocidad.

placeholder Así se ve (aproximadamente) un avión proyectado por el sistema ATARS (Red 6)
Así se ve (aproximadamente) un avión proyectado por el sistema ATARS (Red 6)

El resultado es un sistema que fusiona el vuelo real con aviones sintéticos que aparecen en el campo de visión y la instrumentación del piloto, creando el ‘videojuego’ más realista y sofisticado que te puedas imaginar. Según Nick Bićanić, fundador y jefe científico de Red 6, cuando los pilotos de la fuerza aérea norteamericana lo prueban por primera vez, su respuesta siempre es la misma: ‘Es increíble. Lo quiero para ayer. ¿Cuándo lo podremos tener?”.

Foto: El avión de Pterodynamics en plena transformación. (Pterodynamics)

Falta de pilotos y entrenamientos

Y es que el sistema ATAR surge de la necesidad del ejército de entrenar a pilotos en el combate aéreo real. Ahora mismo, dicen, no pueden hacerlo tan frecuentemente como necesitan porque cada ejercicio de guerra con aviones reales requiere cientos de millones de dólares que no tienen.

Esta falta de capacidad de entrenamiento ha motivado que, según los expertos en aviación militar, el ejército del aire de los Estados Unidos se encuentra hoy en el peor momento de su historia moderna. A pesar de tener la tecnología aeronáutica más avanzada del mundo, aseguran, les faltan unos 2.000 pilotos para cubrir mínimos operacionales. Y, según parece, una de las causas principales está en la falta de capacidad de entrenamiento. Además, no sólo necesitan poder entrenar fuera de los simuladores, sino también hacerlo continuamente en el aire y así estar en óptimas condiciones para volar en un conflicto real.

Cómo funciona

El sistema ATARS utiliza varias piezas para crear esta revolucionaria manera de entrenar en el aire. Por una parte está el software de simulación, encargado de crear las aeronaves virtuales amigas y enemigas, cada uno con su propia inteligencia artificial. El software envía toda la información necesaria tanto a la instrumentación de los aviones como al sistema de realidad aumentada.

placeholder El sistema holográfico del ATARS al descubierto (Red 6)
El sistema holográfico del ATARS al descubierto (Red 6)

Luego está el motor gráfico — Unreal Engine, el mismo que utilizan muchos de los videojuegos más sofisticados en todas plataformas — que genera los aviones amigos y enemigos en tres dimensiones y envía toda esa información visual al visor del casco.

El visor es muy similar al de los cascos de última generación utilizados por los pilotos de los F-35. Pero éste cuenta con un nuevo sistema de proyección holográfica desarrollado por Red 6. El visor ofrece un campo de visión de más de 105 grados a todo color y una velocidad de refresco capaz de engañar al ojo humano.

Un F-22 Raptor proyectado por el sistema ATARS (Red 6)

Y aunque las aviones proyectados todavía tienen la apariencia de un holograma — como se puede ver en el vídeo e imágenes de este artículo, Bićanić asegura que los pilotos se sumergen completamente en la simulación y se creen que son reales porque su apariencia y comportamiento son como los de los aviones físicos.

Los aviones, dice Red 6, “se mueven como lo haría uno real, ofreciendo la misma experiencia de amenaza pero sin peligro para el piloto o el avión. Con un sistema así, los pilotos pueden entrenarse en las mismas situaciones una y otra vez hasta que sus reacciones son perfectas”.

placeholder Un piloto con el sistema ATARS en un avión de prueba (Red 6)
Un piloto con el sistema ATARS en un avión de prueba (Red 6)

Esa es realmente la clave. Con un simulador de vuelo es imposible entrenar con realismo. Y los entrenamientos reales tienen un coste prohibitivo y distraen sobre las operaciones reales. Este sistema, dice Red 6 y el Pentágono, va a revolucionar la manera de entrenar… justo a tiempo para la llegada de los enjambres de drones autónomos que retirarán a todos los pilotos humanos en un par de décadas. La guerra, amigos, se está convirtiendo en un verdadero videojuego.

Tecnología militar Realidad aumentada Aeronáutica
El redactor recomienda