El loco plan de Elon Musk para eliminar la basura espacial
  1. Tecnología
  2. Novaceno
"Starship Pac-Man"

El loco plan de Elon Musk para eliminar la basura espacial

El CEO de SpaceX asegura que sus Starships podrían ser una solución al problema que supone la gran cantidad de residuos que llevamos acumulado en el espacio desde 1957

placeholder Foto: Musk dice que su Starship puede 'comerse' la basura espacial. (SpaceX)
Musk dice que su Starship puede 'comerse' la basura espacial. (SpaceX)

Twitter le ha preguntado a Musk si piensa hacer algo para solventar el problemón de la basura espacial y el CEO de SpaceX no se ha mordido la lengua. El autoproclamado emperador de Marte afirma que su Starship podría ir por el espacio comiéndose los residuos espaciales a través de su puerta superior. Así, como si fuera un Pac-Man. Un plan que parece de locos.

Foto: Render del ES-19 en vuelo (Heart Aerospace)

Según el último recuento de la oficina de la ONU encargada de asuntos espaciales (UNOOSA) hay 7.389 satélites orbitando alrededor de la Tierra en estos momentos. Sin esos satélites la sociedad en la que vivimos actualmente se convertiría en un caos. A día de hoy estos aparatos se encargan de facilitar las comunicaciones globales en todo planeta, controlar el transporte por tierra, mar y aire, vigilar las cosechas o avisarnos de Filomenas y otros fenómenos meteorológicos.

Estos satélites están en peligro de colisión constante. Según afirma UNOOSA, hay decenas de millones de objetos de menos de 10 centímetros orbitando la Tierra a una velocidad seis veces superior a la de una bala. Estos objetos se han ido acumulando en el espacio desde que el Sputnik se puso en órbita en 1957. Lamentablemente, no todo se desintegra cuando entra en la atmósfera, en el espacio quedan tuercas, tornillos, baterías nucleares, esquirlas de metal o pelotas de combustible solidificado.

placeholder Uno de los 1.740 Starlink de Musk. (SpaceX)
Uno de los 1.740 Starlink de Musk. (SpaceX)

La ESA cuenta que es habitual que los pilotos de las naves espaciales tengan que desviar su curso al entrar en una zona llena de basura espacial para evitar daños. La agencia europea afirma que en cada misión realiza una media de dos de estas maniobras al año. Además no son nada baratas. Requieren de un equipo en tierra que se pasa horas calculando el riesgo y planificando las maniobras, gastan un dineral en combustible extra y hacen que se pierdan valiosísimos datos científicos al tener que apagar los instrumentos cada vez que hay que hacer una de esas maniobras.

Para las naves de Musk esto también es un gran problema que le puede costar un dineral. A parte de las naves que SpaceX lanza de vez en cuando al espacio, en la órbita terrestre hay 1.740 Starlink, una constelación de satélites de comunicaciones que Musk ha puesto en el espacio con la intención de dar conexión a internet a todo el planeta.

Un reciente estudio afirma que la probabilidad de impacto de basura espacial con Starlink es del 45%. Esto no solo significa que hay un riesgo muy alto de destrucción de sus satélites, sino que los trozos que salen despedidos a esa velocidad podrían provocar una reacción en cadena de consecuencias imprevisibles para los otros objetos que vuelan en el espacio.

Los planes para acabar con la basura espacial


Musk apuesta por utilizar el carenado de la Starship, la estructura en forma de concha en la que se lleva la carga. En su configuración estándar, esa estructura mide 9 metros de diámetro y tiene un volumen interno de 1.100 m3, lo que proporciona el mayor volumen de carga en una nave espacial que haya habido nunca.

Con la velocidad y el ángulo de entrada adecuado, la Starship podría atrapar los desechos en el compartimento de carga. El gran volumen de ese compartimento le daría para guardar en su panza residuos espaciales de un tamaño ocho veces superior al de una Crew Dragon.

placeholder El compartimento de carga del Starship tiene un volumen de 1.100 m3. (SpaceX)
El compartimento de carga del Starship tiene un volumen de 1.100 m3. (SpaceX)

Lo de Musk parece una idea que se le ha ocurrido a vuelapluma mientras miraba Twitter, aunque con este señor nunca se sabe e igual hay planes más serios en marcha. Afortunadamente hay otras agencias y compañías que ya se están planteando cómo deshacernos de tanta basura espacial.

Así es como se desintegra una nave que entra en la atmósfera

La compañía japonesa Astroscale quiere colocarle a los satélites unos anclajes mecánicos que permitan a unos futuros barrenderos espaciales atraparlos con mayor facilidad. La ESA, también quiere cambiar el diseño de los satélites para hacer que los materiales que los componen se desintegren por completo al entrar en nuestra atmósfera y no quede resquicio alguno de su existencia.

A parte de esto, la ESA se ha asociado con la empresa suiza ClearSpace para acabar con la basura que ya tenemos. Para eso ha diseñado una nave equipada con tentáculos mecánicos que atrapa los objetos y luego los saca de su órbita para que caigan a la Tierra y se destruyan en la reentrada. La estimación es que esta misión esté lista para 2025.

Así funcionan las redes del proyecto RemoveDEBRIS

El proyecto RemoveDEBRIS está pensado para atrapar esos millones de objetos pequeños que orbitan alrededor nuestro a toda velocidad. Se trata de un sistema de redes que recoge estos objetos diminutos que suelen viajar en constelaciones. El sistema funciona, se probó con éxito en 2018, pero necesita más financiación para ponerse en marcha.

Una solución menos tecnológica y más política sería la del economista Matthew Burgess. Su propuesta para poner orden en el caos que tenemos ahí arriba es aplicar una tasa anual por el uso de la órbita. Burgess estima que el precio tendría que ser de hasta 235.000 por satélite al año, esto trasladaría la responsabilidad de mantener el espacio limpio a los operadores y generaría un incremento del valor de los satélites.

Basura espacial Elon Musk Espacio
El redactor recomienda