El rover que extrae agua del suelo lunar con microexplosiones
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Colonización lunar

El rover que extrae agua del suelo lunar con microexplosiones

Para establecernos en la Luna de manera sostenible hay que poder explotar sus recursos. Este diseño de ‘rover’ está equipado con un cohete en su interior para recoger y transportar el hielo lunar

placeholder Foto: Diseño del Rocket M (Masten Space Systems )
Diseño del Rocket M (Masten Space Systems )

La NASA está valorando construir un vehículo con un cohete alojado en su interior capaz de crear mircroexplosiones con las que extraer el hielo de la superficie lunar.

Foto: Zonas de despegue y aterrizaje de la base Lunar Lantern (Icon/Search /BIG)

Uno de los elementos clave para poder tener una base permanente en la Luna será poder utilizar los recursos que hay allí en lugar de mandarlos desde la Tierra. Uno de esos recursos es el agua, que se puede tratar en la superficie lunar para que se pueda beber, obtener oxígeno para respirar o hidrógeno como fuente de energía.

El ‘Break the Ice Challenge’ (Reto Rompe el Hielo, en español) es una iniciativa de la NASA para buscar diseños para un sistema de excavación y transporte del agua que queda atrapada en el regolito helado de los polos lunares o en el interior de cráteres.

placeholder El Rocket M aterrizará en la luna sobre un 'lander' (Masten Space Systems)
El Rocket M aterrizará en la luna sobre un 'lander' (Masten Space Systems)

Los científicos dicen tener evidencia de la presencia de agua en la superficie de la luna y se calcula que su polo sur puede contener grandes cantidades de hielo. La NASA busca con este proyecto obtener el diseño de un ‘rover’ que sea capaz de extraer y transportar ese hielo hasta el lugar donde la NASA disponga su lugar de almacenamiento.

Uno de los diseños propuestos es el Rocket M, un ‘rover’ que pesa 1.118 kg, está alimentado con un panel solar que le permite viajar a una velocidad de 3.45 km/h y puede superar pendientes del 20%.

Cómo funciona el Rocket M

Este ‘rover’, diseñado por Masten Space Systems con ayuda de Honeybee Robotics y Lunar Outpost, aterrizará sobre un módulo lunar en la superficie de nuestro satélite y conducirá hasta los lugares preseleccionados para el minado.

Según la compañía, una vez allí encenderá el motor de cohete de 100 lbf que está situado dentro una cúpula presurizada y, mediante microexplosiones de medio segundo, hará un cráter de hasta dos metros en la superficie lunar. Los trozos que salgan despedidos por la explosión se introducirán en la cúpula y se canalizarán a través de un sistema de vacío que separará las partículas de hielo del polvo restante.

Como se ve en el vídeo que hay sobre estas líneas, ese polvo pasa por un separador magnético y llega a una cámara ciclónica neumática que recoge las partículas más pesadas. Los granos restantes pasan por un clasificador electrostático, una segunda cámara ciclónica y luego por unas placas frías que atrapan el vapor de agua resultante. Finalmente, el hielo purificado se almacena para su posterior transporte.

Está previsto que el procedimiento completo dure entre 5 y 10 minutos y que el sistema pueda trabajar en 12 cráteres al día y recoja 100 kg de hielo por cada uno, el equivalente a 438.000 kg en un año.

placeholder El 'rover' lleva en su interior un cohete (Masten Space Systems)
El 'rover' lleva en su interior un cohete (Masten Space Systems)

“A diferencia de las excavadoras mecánicas tradicionales, el método de minería con cohetes nos permitiría acceder a volátiles congelados alrededor de rocas, brechas, basalto y otros obstáculos. Y lo más importante, es escalable y rentable. Nuestro sistema no requiere maquinaria pesada ni mantenimiento continuo”, afirma la compañía en un comunicado de prensa. “Este sistema permitiría una extracción rápida, fiable y continua del hielo lunar y los volátiles situados en las regiones polares y de sombra permanente de la Luna”.

El agua almacenada, explica la compañía, se puede descomponer en oxígeno e hidrógeno por medio de una corriente eléctrica (electrólisis). Mientras que los paneles solares podrán seguir alimentando el motor del cohete durante más de 5 años, aseguran. Además, este sistema también permitiría extraer fácilmente capas de regolito desecado que pueden utilizarse para la construcción de estructuras en la superficie lunar.

placeholder Diseño del Rocket M con su cobertura y los paneles solares (Masten Space Systems)
Diseño del Rocket M con su cobertura y los paneles solares (Masten Space Systems)

La NASA, junto con otras agencias internacionales y empresas privadas, trabaja desde hace tiempo en el programa Artemisa con el objetivo de establecer una presencia sostenible en la Luna y preparar las futuras misiones espaciales a Marte.

El programa Artemisa ya está en plenos preparativos pero su primer gran hito sucederá, si se respetan los plazos previstos, en 2024. Con los primeros astronautas pisando la superficie lunar por primera vez desde 1972.

Espacio Tendencias de futuro Hielo
El redactor recomienda