Las centrales nucleares ultraseguras que flotan en el mar
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Totalmente seguras, dicen sus inventores

Las centrales nucleares ultraseguras que flotan en el mar

Una compañía danesa está construyendo unos reactores nucleares de sal que son compactos, baratos y se pueden desplazar a cualquier lugar con agua porque van dentro de una embarcación

placeholder Foto: Una planta nuclear flotante a base de sal. (Seaborg)
Una planta nuclear flotante a base de sal. (Seaborg)

“Estamos haciendo de la energía nuclear una tecnología barata, sostenible y segura que puede competir con los combustibles fósiles y revolucionar los mercados energéticos”, afirma en su página web Seaborg Technologies. Una compañía con sede en Copenhague que ha recibido al menos una decena de millones de euros de inversión para empezar a producir sus plantas nucleares flotantes.

Los reactores de sal fundida se crearon en los años 50 como una alternativa segura a los de agua. La compañía danesa ha actualizado esta tecnología y no emplea sal normal, sino una sal de flúor que está en estado sólido hasta que alcanzan los 500 °C y entonces se funde permitiendo disolver uranio en ella.

Esto es clave para la seguridad de este sistema, afirma la compañía. El reactor funciona a una presión cercana a la atmosférica, cuando la sal de flúor está líquida fluye por dentro del reactor mezclándose con el uranio y haciendo que este se enfríe. Si el combustible se expone al aire, en lugar de producirse una enorme explosión de vapor radiactivo como sucede con los reactores nucleares tradicionales, la sal se solidifica con el combustible nuclear dentro y forma una roca.

placeholder El núcleo del reactor se enfría con sal de flúor. (Seaborg)
El núcleo del reactor se enfría con sal de flúor. (Seaborg)

“No vamos a reducir la probabilidad de un accidente a cero, habrá accidentes”, comenta Troels Schönefeldt, el CEO de Seaborg Technologies, en una entrevista con el pódcast Radio Spectrum. “Lo que hacemos, en lugar de reducir la probabilidad, es reducir las consecuencias […]. La consecuencia es que esta sal de flúor saldrá del reactor y explotará fuera del reactor. Si lo bombardeas, explotará y quedará allí. Se solidificará y entonces ya no deberías entrar en la zona. En realidad deberías mantener tres o cuatro metros de distancia hasta que se pueda ir allí con un contador Geiger y limpiarlo”.

Al convertirse en sólido y no en vapor, no hay tanto peligro de que la radiación se expanda. La piedra de sal de flúor, además, no se disuelve bien en el agua, así que si cayera al mar la radicación seguiría sin extenderse más allá.

El CEO de Seaborg Technologies explicando su nueva tecnología.

Este reactor cuenta además con otro sistema de seguridad que se activa si la temperatura empieza a subir descontroladamente. Hay un tapón de sal en el fondo que se derrite inmediatamente provocando que el núcleo del reactor se vacíe y el contenido caiga dentro de una serie de tanques de drenaje refrigerados situados debajo. Este sistema, comenta la compañía, impide que el uranio se utilice para fabricar armas nucleares, es lo suficientemente pequeño como para caber en un contenedor de transporte y puede funcionar durante 12 años sin tener que cambiar el combustible.

Además, según afirma Schönefeldt, su sistema podría funcionar con los residuos radiactivos de otros reactores y podría ser una solución para la gestión de este material de desecho tan problemático. “Es algo de lo que hay que preocuparse durante cientos de miles o millones de años, lo cual es muy problemático. Así que sería muy atractivo reducirlo a algo que necesite ser almacenado durante unos pocos cientos de años”, comenta Schönefeldt. “Y eso es lo que podemos hacer. Pero ser capaz de hacer algo técnicamente no es lo mismo que estar autorizado a hacerlo. Así que el problema, diría yo, es principalmente un problema de regulación”.

Un reactor nuclear en una barcaza

Otro aspecto que llama la atención de este sistema es que está pensado para ir dentro de una barcaza. Seaborg Technologies plantea varios tamaños que pueden ir desde los 200 MWe, que puede generar el más pequeño hasta los 800 MWe de los más grandes.

Schönefeldt afirma que la flexibilidad de movimiento que ofrece meter sus reactores en un barco es muy importante para la compañía. Por un lado, está el ahorro de no tener que comprar tierra para construir las plantas nucleares y por otro que se pueden ubicar en cualquier punto del planeta que tenga acceso al mar o a un río navegable. Además, se puede conectar muy fácilmente a la red eléctrica para que la energía esté disponible inmediatamente en cualquier lugar.

placeholder Si el sistema se aplicara a gran escala, podría producir el 95% de la energía mundial. (Seaborg)
Si el sistema se aplicara a gran escala, podría producir el 95% de la energía mundial. (Seaborg)

Schönefeldt dice que es muy fácil producir este tipo de barcos en serie sin perder calidad. De hecho, es tan fácil que la compañía asegura que solo tardan tres años desde que reciben una orden hasta que el reactor está listo para conectarse a la red. Para esto van a echar mano de los astilleros coreanos, aprovechando así sus cadenas de suministros y su enorme capacidad de producción. "Si quieren que construyamos no un reactor para empezar, sino 1.000, podríamos empezar construyendo 1.000", afirma Schönefeldt. "Eso llevaría unos tres o cuatro años en estos astilleros. Así que básicamente no hay techo en cuanto a la rapidez con la que se puede escalar".

Schönefeldt piensa que con este despliegue pueden llegar al 95% de la población mundial, y especialmente a regiones insulares como el sudeste asiático, de donde les ha llegado su primer pedido. “Hay casi mil millones de personas en el sudeste asiático y la energía que necesitarán del carbón y del gas es comparable a la que se libera en el mundo hoy. Así que, aunque consigamos descarbonizar la otra mitad del planeta, producirán la misma cantidad de electricidad si no hay otras alternativas”, afirma.

Cuándo entrarán en funcionamiento

Los siguientes pasos para la compañía serán tener listo el prototipo para que entre en funcionamiento en el sureste asiático en 2025, conseguir la aprobación reglamentaria de su diseño para 2026 y empezar la producción en serie a partir de 2027. Pero para conseguir eso antes tendrán que sortear una serie de obstáculos.

El primero es la propia tecnología. La sal es un material corrosivo que afecta a la durabilidad del reactor por dentro, y como estos barcos están pensados para el mar, también se desgastará por fuera. El CTO de la compañía Eirik Eide Pettersen afirma que: "El núcleo de la propiedad intelectual de Seaborg se basa en el control de la corrosión en la sal moderadora, y en la aplicación de las lecciones aprendidas desde los años 50".

Además, están los problemas técnicos propios de arrancar cualquier tecnología nueva. "No es solo una cuestión de corrosión, sino también de lo fácil que es montar estas cosas. La experiencia práctica es importante. Hay que soldarlos, probarlos, inspeccionarlos y mantenerlos. Estamos trabajando para tener quizás 20 o 30 bucles de prueba en Copenhague, con los experimentos diseñados, montados y ejecutados", asegura Pettersen.

placeholder A menos de 500 °C la sal se solidifica con el combustible nuclear dentro y forma una roca. (Seaborg)
A menos de 500 °C la sal se solidifica con el combustible nuclear dentro y forma una roca. (Seaborg)

Pero el gran obstáculo para la implantación de este sistema es regulatorio. La regulación en materia nuclear es muy estricta, sin embargo, Schönefeldt opina que el hecho de ser plantas nucleares flotantes que operan en el mar abre la puerta a un nuevo escenario regulatorio. También basado fundamentalmente en la seguridad, pero que se adecúe a las nuevas tecnologías nucleares en lugar de basarse en las que ya existen.

Finalmente, está la batalla contra la opinión pública. Desde los desastres de Chernóbil y Fukushima la popularidad de este tipo de fuente de energía ha caído en picado. Aunque las nuevas plantas nucleares que se están proponiendo tienen muy poco que ver en cuanto a seguridad con aquellas, se considera que esta fuente de energía es una de las menos peligrosas.

Según una compilación de estudios realizada por ourworldindata.com, la energía nuclear provoca un 99,7% menos de muertes que el carbón, un 99,6% menos que el petróleo y un 97,5% menos que el gas. Y solo está por detrás de las otras renovables como la energía eólica, la solar y la hidroeléctrica. Además, es una de las que menos CO2 emiten incluso por debajo de renovables como la energía hidráulica.

Tecnología Tendencias de futuro Seguridad Nuclear
El redactor recomienda