Este es el nuevo menú 3 estrellas Michelin de la Estación Espacial Internacional
  1. Tecnología
  2. Novaceno
comilona espacial

Este es el nuevo menú 3 estrellas Michelin de la Estación Espacial Internacional

La comida de astronauta es terrible, pero dos cocineros con estrellas Michelin han elaborado unos menús que se podrían servir perfectamente en sus restaurantes de la Tierra

Foto: Alain Ducasse en uno de sus restaurantes. (Reuters)
Alain Ducasse en uno de sus restaurantes. (Reuters)

Pastel de patata y cebolla de Roscoff con trufas, bogavante con quinoa y vinagreta cítrica, carne de vaca cocinada a fuego lento durante 7 horas con salsa de setas, tarta de almendras con peras caramelizadas y 'crepes suzette'. Estos son algunos de los platos del menú ‘gourmand’ por los que llevan salivando desde hace tiempo los astronautas de la Estación Espacial Internacional.

Los llevará, cómo no, un astronauta francés. Se llama Thomas Pesquet: un ingeniero aeroespacial, piloto, cinturón negro de judo y saxofonista que partió ayer a la Estación Espacial Internacional con la mochila del Deliveroo y que no sabe cocinar. De eso se encargan chefs multiestrellados como Alain Ducasse o Thierry Marx. Que han preparado una serie de platos para que los astronautas los disfruten en celebraciones y ocasiones especiales.

Foto: Bomberos forestales chinos con su nuevo exoesqueleto (CASIC)

La comida de los astronautas ha mejorado mucho desde los primeros viajes espaciales. De los tubos de pasta de carne o puré de manzana hemos pasado a platos más parecidos a lo que comemos aquí.

En la Estación Espacial Internacional hay alimentos listos para comer como 'brownies' y alguna pieza de fruta, aunque muy poca porque en el espacio solo dura fresca un par de días. También hay comida deshidratada como pasta o estofados de carne a los que hay que añadir agua caliente para hidratarlos y que se puedan comer y latas.

placeholder Pastel de patata y cebolla de Roscoff con trufas. (Thierry Marx)
Pastel de patata y cebolla de Roscoff con trufas. (Thierry Marx)

Y nada de pan ni de vino. Probablemente esto sea sacrilegio para un francés, con toda seguridad lo es para un español, pero las migas se quedarían volando y no hay manera de ventilar en el espacio. Si quieren mojar pan lo tienen que hacer con tortillas mexicanas. Y si han pasado un día duro en el trabajo no van a poder liberar tensión tomando un trago, en el espacio no está permitido beber alcohol.

Preparar un menú de la talla del que lleva Pesquet en su tartera espacial no tiene nada que ver a hacerlo en una cocina profesional como la que pueda tener un Martín Berasategui. En el espacio las cosas no actúan como lo hacen aquí en la Tierra. No funciona el horno, encender un fuego en la Estación Espacial Internacional podría acabar en desastre y no se puede saltear nada porque los pedazos de comida acabarían flotando por toda la nave.

Los conocimientos culinarios y las técnicas habituales no bastan. De hecho, además de cocineros, los equipos que preparan la comida espacial cuentan también con científicos que se aseguran de que los platos puedan soportar bien las condiciones del espacio.

placeholder Carne de vaca cocinada a fuego lento durante 7 horas con salsa de setas. (Thierry Marx)
Carne de vaca cocinada a fuego lento durante 7 horas con salsa de setas. (Thierry Marx)

El chef con estrella Michelin Thierry Marx y Raphaël Haumont, físico-químico y profesor de la Universidad París-Saclay, han elaborado parte de los platos que componen este menú. Según ellos al diseñarlo han tenido siempre en mente el objetivo de crear recetas que combinen placer, bienestar y salud.

"Nos centramos en recetas con un bajo contenido de azúcar y el menor número de ingredientes posible. Esto supuso un nuevo reto”, comenta Marx. “Para hacer la tarta de almendras sin sacarosa, tuvimos que trabajar la textura de la pectina de pera para aportar un dulzor natural y un agente gelificante."

placeholder El postre: tarta de almendras con peras caramelizadas. (Thierry Marx)
El postre: tarta de almendras con peras caramelizadas. (Thierry Marx)

Los expertos tuvieron que estudiar a fondo distintos métodos y hacer muchas pruebas para optimizar el tratamiento térmico sin perder sabor ni textura en los alimentos. Tardaron semanas en encontrar los mejores productos y los tiempos de cocción más adecuados para que los alimentos se conserven de manera óptima y con los requerimientos necesarios para volar al espacio.

"Crear una salsa de vino clásica sin alcohol es un proceso largo. Hay que extraer el etanol con un rotavapor. Después se analiza la salsa para comprobar la ausencia de alcohol", asegura el profesor Haumont.

placeholder Raphaël Haumont (i) y Thierry Marx (d). (Youtube)
Raphaël Haumont (i) y Thierry Marx (d). (Youtube)

Aun así, muchas veces estos esfuerzos no tienen recompensa. "Al principio intentábamos hacer un 'croissant'", explica al New York Times Alain Maillet, científico de la agencia espacial francesa que trabaja con Alain Ducasse. "No funcionaba en absoluto", dijo Maillet. "No era posible poner un 'croissant' en una lata y tenerlo termoestabilizado".

Ducasse, aparte de tener un imperio hostelero con varios restaurantes que suman 21 estrellas Michelin, lleva trabajando desde 2007 con la Agencia Espacial Francesa. Con ellos ha creado, con éxito, más de 40 platos incluidos menús para vegetarianos y sin gluten.

El señor Ducasse y el señor Marx no recibirán una estrella Michelin por su trabajo en la Estación Espacial Internacional porque el inspector de la guía no puede llegar con su Renault Espace, pero seguro que los astronautas les van a estar más que agradecidos por su servicio a domicilio.

Espacio
El redactor recomienda