Cómo Tesla y otros fabricantes trabajan en el coche eléctrico que es todo batería
  1. Tecnología
  2. Novaceno
La batería es la carrocería

Cómo Tesla y otros fabricantes trabajan en el coche eléctrico que es todo batería

Las nuevas baterías estructurales, más ligeras y compactas, pueden ser un gran avance que cambie la forma de fabricar el transporte eléctrico que viene

placeholder Foto: Estructura del Tesla Model Y. (Tesla)
Estructura del Tesla Model Y. (Tesla)

El sueño de conseguir una carrocería de coche que a la vez sea capaz de almacenar energía está más cerca que nunca. Investigadores suecos acaban de presentar un nuevo tipo de material que es ligero, más compacto y lo suficientemente fuerte como para formar la estructura de la carrocería del coche.

Las baterías estructurales no son nuevas, los primeros prototipos se crearon en 2007 y desde entonces han suscitado mucho interés sobre todo entre los fabricantes de transportes eléctricos. Las baterías convencionales constituyen gran parte del peso de un coche eléctrico, la ventaja de las estructurales es que tienen un peso mucho menor al formar parte su esqueleto, comentan los investigadores.

Foto: El portaaviones del Pentágono no será el helicarrier de SHIELD (Marvel)


Hay varias compañías de automoción que están apostando por esta tecnología. BMW, lleva tiempo usándola en su i3 y Tesla anunció hace poco que su Model Y, que saldrá de su fábrica de Berlín a finales de este año, llevará baterías estructurales en su carrocería. Como contó Elon Musk el pasado septiembre, sus baterías estarán dentro de una estructura con forma de colmena que formará parte del chasis.

Expertos en este campo argumentan que esta tecnología se descubrió en los laboratorios hace una década y que está anticuada. En la actualidad se está trabajando con materiales que en sí mismos son baterías y que se pueden usar para fabricar coches.

placeholder La batería estructural de La Chalmers University of Technology.
La batería estructural de La Chalmers University of Technology.

La Chalmers University of Technology en colaboración con el KTH Royal Institute of Technology de Estocolmo, acaba de presentar uno de estos materiales que, según ellos, rinde 10 veces más que las que había hasta ahora.

Sus creadores explican que la nueva batería tiene un electrodo negativo hecho de fibra de carbono y otro positivo hecho con litio-ferrofosfato que recubre una lámina de aluminio. Ambos compuestos están separados por una tela de 'fiberglass' en una matriz de electrolitos.

El material creado por La Chalmers University of Technology.

“Usando la fibra de carbono hemos diseñado con éxito una batería que compite en capacidad de almacenaje y rigidez”, afirma Leif Asp, el investigador que lidera el proyecto. Según él, su batería tiene una densidad de energía de 24 Wh/kg, aproximadamente el 20% de capacidad que una batería normal.

Al pesar mucho menos, los coches con estas baterías estructurales no necesitarían tanta energía para funcionar. Además, según comenta Asp, menos densidad de energía significa más seguridad y sus 25 GPa de rigidez hacen que pueda competir tranquilamente con los otros materiales que se utilizan en la fabricación de coches.

placeholder Estructura de la batería estructural. (La Chalmers University of Technology)
Estructura de la batería estructural. (La Chalmers University of Technology)

Los investigadores acaban de recibir financiación de la agencia espacial sueca para llevar su descubrimiento aún más lejos. Según las estimaciones del equipo de Asp, estas baterías podrían llegar a una densidad de energía de 75 Wh/kg y una rigidez de 75 GPa. Esto haría que la batería fuera tan fuerte como el aluminio, pero mucho menos pesada.

“Si piensas en la tecnología de consumo, podría ser muy posible que en pocos años se fabriquen teléfonos, ordenadores portátiles o bicicletas eléctricas que pesarán la mitad y que podrán ser mucho más compactas”, augura Asp. Si lo que afirma el investigador sueco se cumple, estaríamos ante un gran avance que cambiaría la forma en la que se fabrican todo tipo de aparatos tecnológicos. Las baterías del futuro serán invisibles y no porque no estén, sino porque no se podrán distinguir de los objetos que las integran.

Coche eléctrico Elon Musk Batería
El redactor recomienda