Crean un perro robot para tratar pacientes con covid-19
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Con sensores especiales

Crean un perro robot para tratar pacientes con covid-19

Científicos descubren que los perros robot de Boston Dynamics sólo son terroríficos hasta que necesitas ayuda médica.

placeholder Foto: Dr. Spot haciendo la ronda en el hospital (MIT)
Dr. Spot haciendo la ronda en el hospital (MIT)

Ingenieros del Massachusetts Institute of Technology y de la compañía Boston Dynamics han diseñado un perro robot para examinar pacientes con posibles infecciones covid-19. El perro está equipado con sensores especiales para medir la respiración, la saturación de oxígeno en sangre, la temperatura y hasta el pulso de forma remota.

Le llaman Dr. Spot y su objetivo es evitar exponer a profesionales médicos al covid-19 o cualquier otro virus de forma innecesaria.

La empresa de robótica Boston Dynamics vende estas máquinas de más de 74.000 dólares a empresas, departamentos de policía, el ejército y hasta a SpaceX, pero luego hay que añadir los componentes necesarios para que realicen las tareas requeridas.

En el caso de Dr. Spot, los ingenieros invirtieron seis meses en dotarlo de sensores capaces de medir a distancia la temperatura corporal, la respiración, el ritmo cardiaco y la saturación de oxígeno en sangre. Además, añadieron un iPad como cabeza, convirtiéndolo en una quimera mitad perro mitad doctor.

El doctor controla al perro con una especie de gamepad al estilo de la Xbox pero con una pantalla y cámara integrada. De esa manera, el doctor puede ver y hablar con el paciente remotamente mientras examina sus constantes vitales sin tocarle.

Una vez finalizado, lo pusieron a trabajar en las urgencias del hospital Brigham and Women’s Hospital en Boston, Massachusetts, atendiendo a un total de 40 pacientes en un programa de prueba.

placeholder Una doctora tomando consulta forma remota usando al perro robot (MIT)
Una doctora tomando consulta forma remota usando al perro robot (MIT)

La gente quiere más

Sus diseñadores afirman que la prueba ha sido un éxito total. Primero, porque funcionó perfectamente y sirvió para que los pacientes fueran examinados y clasificados — el denominado triaje — sin poner en peligro al personal médico.

Y segundo, porque han descubierto un fenómeno curioso: al parecer el terror atávico que imponen estas máquinas desaparece cuando necesitas ayuda médica. Un 90% de los pacientes declararon que fue una experiencia muy positiva.

placeholder El control remoto con pantalla incorporada del Dr. Spot (MIT)
El control remoto con pantalla incorporada del Dr. Spot (MIT)

Según declaraciones de uno de los inventores — el profesor asistente de ingeniería mecánica Giovanni Traverso — “la gente se muestra muy positiva y receptiva con los sistemas robóticos en hospitales, particularmente durante la pandemia [de covid-19]”.

El equipo de Traverso no sólo ha podido comprobar cómo los pacientes responden positivamente a estos doctores robóticos sino que además han descubierto que están abiertos a que un robot les ponga una inyección o les coloquen un catéter intravenoso.

La revolución robótica acelerada por la pandemia

El ritmo de adopción de la robótica en todo el mundo ha sido lento en comparación con su uso en Corea, China o Japón, un país donde el uso de robots es generalizado en todo tipo de entornos, no sólo en las fábricas. Y aunque Alemania está a la par de Japón en robots industriales — con 309 robots por 10.000 trabajadores en fábricas contra 303 — el uso en otras esferas es casi inexistente. O lo era, porque el covid-19 está acelerando la adopción de la robótica a todos los niveles.

SpaceX también está usando perros robot

El Dr. Spot demuestra que el público está preparado para estos bichos de metal y plástico, aunque en las redes sociales se lleven las manos a la cabeza cada vez que sale un vídeo viral.

Es sólo un pequeño aperitivo de lo que se nos viene encima: un mundo donde los robots reemplacen a personas no sólo en la mayoría de las tareas repetitivas sino en otras que requieren destreza extrema — como operar un tumor cerebral — o varios grados de sensibilidad puramente humana, como tocar un instrumento, establecer amistades o incluso enamorarse.

Infecciones
El redactor recomienda