El teletransporte está a la vuelta de la esquina, pero no será como en 'Star Trek'
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Una nueva forma de comunicación

El teletransporte está a la vuelta de la esquina, pero no será como en 'Star Trek'

Microsoft acaba de presentar una nueva tecnología que nos va a permitir comunicarnos y compartir información a distancia como si estuviéramos físicamente en el mismo espacio

placeholder Foto: Microsoft Mesh.
Microsoft Mesh.

Ayer se anunció al mundo Microsoft Mesh, una plataforma que va a cambiar por completo la comunicación a distancia combinando hologramas con gafas de realidad mixta. Esta nueva herramienta hará que las actuales videoconferencias por Zoom nos parezcan tecnologías del Pleistoceno como el Teletexto o el VHS.

En la presentación virtual de ayer, una versión holográfica del CEO de la compañía, Satya Nadella, anunció el Microsoft Mesh como una plataforma de realidad mixta que supondrá una nueva forma de comunicación a distancia. Según sus propias palabras, Mesh le permitirá unirse "a una celebración de cumpleaños con mi extensa familia en la India, interactuando como si estuviéramos físicamente juntos, sin ninguna pantalla entre nosotros. O podría reunirme con mis colegas del otro lado del mundo y colaborar como si estuviéramos en la misma habitación". Vamos, que Microsoft quiere que nos teletransportemos como en Star Trek, pero sin el incordio de tener que pasar por el proceso de desintegrar nuestros átomos y volver a integrarlos en otro sitio.

Foto: tecnologia-novaceno-futuro-humanidad

Mesh funcionará con Azure, el servicio de inteligencia artificial y computación en la nube de Microsoft. Esto permitirá que grupos de trabajo de ingenieros, diseñadores o científicos que se encuentren en distintos puntos del planeta puedan interactuar con modelos 3D y los puedan modificar en tiempo real como si todos lo estuvieran viendo encima de la misma mesa.

En la presentación apareció otro avatar virtual, en este caso el de Alex Kipman, responsable de Kinect y de las gafas de realidad mixta Hololens, que afirmó que "Microsoft Mesh conecta los mundos físico y digital, lo que nos permite trascender las fronteras tradicionales del espacio y el tiempo”. En un primer momento el servicio solo permitirá avatares de tres dimensiones, pero pronto llegará lo que ellos llaman ‘holoportación’, que según Kipman “ha sido el sueño de la realidad mixta, la idea desde el principio. Puedes sentir realmente que estás en el mismo lugar con alguien compartiendo contenidos o puedes teletransportarte desde diferentes dispositivos de realidad mixta y estar presente con la gente cuando no estáis físicamente juntos".

placeholder Las Hololens de Microsoft. (Microsoft)
Las Hololens de Microsoft. (Microsoft)

Microsoft Mesh funcionará en todo tipo de dispositivos no solo en gafas de realidad virtual y realidad aumentada, sino también en ordenadores o 'smartphones' —aunque en estos últimos la experiencia no será tan inmersiva—. La compañía americana quiere que sea una plataforma lo más abierta posible y facilitar que los desarrolladores puedan integrar fácilmente esta herramienta de trabajo colaborativo en sus propias aplicaciones.

La forma de comunicación del siglo XXI

La guerra por el dominio de la realidad mixta lleva varios años desarrollándose y grandes compañías como Apple, que tiene previsto sacar sus gafas en 2022, Facebook, con sus Oculus, o Sony, siguen invirtiendo millones de dólares en estas tecnologías. Según los analistas, este mercado que en 2019 proyectó un beneficio de 37 mil millones de dólares podría superar de largo el billón de dólares para 2030. Esta feroz competencia augura el despegue definitivo de este tipo de tecnologías que en un futuro muy próximo serán tan habituales en nuestra vida como las tabletas electrónicas o los relojes inteligentes. Además, un mercado tan jugoso hará que surjan marcas que vendan versiones con una calidad parecida, pero a precios más asequibles, como ocurre ahora con los teléfonos móviles.

Hace poco los científicos explicaban por qué acabamos agotados después de empalmar una videoconferencia tras otra, y es que hemos pasado de hacerlas de vez en cuando a utilizarlas constantemente para desarrollar nuestro trabajo. Es cierto que no todo el mundo puede teletrabajar, pero, si algo tiene de positivo la dichosa pandemia, es que muchos empresarios se han dado cuenta de que la productividad no siempre tiene que ver con tener a los trabajadores bajo el mismo techo. Que la mejor manera de ser eficaz y a la vez conciliar es no tener que comernos los desplazamientos y los atascos que suponen las reuniones en la otra punta de la ciudad, del país o del mismísimo globo terráqueo. Y que alguien en su casa puede ser igual de eficiente o más que cuando está en la oficina calentando la silla.

placeholder Uno de los posibles diseños de las Apple Glass.
Uno de los posibles diseños de las Apple Glass.

Como escribía el otro día mi compañero Jesús Díaz en su etílica columna sobre Elon Musk y los coches voladores: “¿Tenía Darth Vader que agarrar las llaves de su TIE Advance y pillar la hiperautopista de circunvalación cada vez que quería reunirse con los fontaneros que le estaban alicatando el baño de su piso en la Estrella de la Muerte? Pues no. Ni siquiera para romperles el cuello. Hasta eso lo hacía a distancia.”

Herramientas como Mesh pueden ser una de las grandes revoluciones del siglo XXI. Este tipo de tecnologías están a pocos años de cambiar la manera en la que trabajamos o nos comunicamos con nuestra familia y amigos a distancia, pero también nos pueden llevar a una manera radicalmente distinta de jugar, aprender o incluso hacer nuestras compras.

Star trek Realidad aumentada Microsoft
El redactor recomienda