El volcán de la Palma expulsa bombas de lava que descienden a toda velocidad
  1. Tecnología
  2. Ciencia
caen cerca de la boca eruptiva

El volcán de la Palma expulsa bombas de lava que descienden a toda velocidad

Estos fragmentos de roca salen expedidos en estado líquido y semilíquido, y cuando son pequeños pueden caer a varios kilómetros con la posibilidad de generar daños a personas

Foto: Las bombas de lava que ha expulsado el volcán de La Palma (REUTERS)
Las bombas de lava que ha expulsado el volcán de La Palma (REUTERS)

Sin señales aparentes todavía de un posible cambio o parón en su actividad eruptiva, el volcán de La Palma sigue expulsando magma y otros materiales piroclásticos tras la continua reorganización del cono principal del volcán, que en los últimos días se ha desgajado parcialmente en varias ocasiones permitiendo la salida de ríos de lava que avanzan de forma más fluida nutriendo las diferentes coladas que han ido comiendo terreno por la zona. Actualmente preocupa la colada identificada con el número 3, que en estos momentos se encuentra muy activa y avanza hacia el pueblo costero de La Bombilla y el Puerto Naos.

Mientras continúa de forma bastante violenta la actividad eruptiva del volcán, el geoquímico y vulcanólogo alemán Harri Geiger ha compartido un vídeo en el que se puede ver cómo una gran bomba de lava se desliza a toda velocidad por la pendiente que ha cubierto de cenizas el volcán tras ser expulsada a la superficie terrestre. Aunque la corteza exterior de este tipo de bolas de notable tamaño muestran tonalidades grisáceas que delatan que la lava se ha solidificado en parte, una imagen más cercana de la roca muestra un interior todavía incandescente, tal y como remarcan en la red social Twitter desde la Asociación de Volcanes de Canarias.

En sintonía con lo que describen desde el Instituto Geográfico Nacional (IGN) en un glosario de térmicos volcánicos, las bombas de lava son fragmentos de roca, en estado líquido o semilíquido, que se expulsan de la boca de emisión durante una erupción, pudiendo tener un diámetro de varios centímetros. También se puede dar el caso de que se expulsen "bolas de lava acrecionales", que se distinguen por ser grandes masas esféricas de lava, "con diámetro de unos centímetros a unos metros", que se originan cuando alrededor de un núcleo sólido que está bajando por el flanco de un volcán durante una erupción se incorpora más material, "esta vez líquido, generando una bola", explican.

"Algunos fragmentos de magma del tamaño lapilli, pequeñas rocas redondeadas que pueden medir hasta cinco centímetros, son expulsados en forma líquida, enfriándose parcialmente durante su trayectoria de caída y adoptando formas redondeadas o fusiformes que reciben el nombre de bombas", explican a su vez desde el IGN en una guía didáctica de riesgo volcánico elaborada por la Dirección General de Protección Civil y Emergencias. Las bombas volcánicas que son de mayor tamaño suelen caer relativamente cerca del centro emisor de magma durante una erupción; mientras que los piroclastos más pequeños pueden caer a varios kilómetros y producir daños en personas, techos y cristales de las viviendas, en sintonía con lo que expone también el IGN. De hecho, el pasado 20 de octubre el Instituto Geológico y Minero de España compartió un vídeo en YouTube en el que se podía ver, a su paso por el vecindario de San Antonio, una posible bomba volcánica pegada a una valla.

El redactor recomienda