El telescopio espacial Hubble detecta un Anillo de Einstein
  1. Tecnología
  2. Ciencia
Alineación perfecta de las galaxias

El telescopio espacial Hubble detecta un Anillo de Einstein

Lleva el nombre del físico que predijo en 1911 que la gravedad afectaría a la luz del mismo modo que a la materia física

Foto: Hubble (EFE/EPA/NASA)
Hubble (EFE/EPA/NASA)

La Agencia Espacial Europea ha revelado una fotografía realizada por el Hubble que muestra un Anillo de Einstein a miles de años luz. El objeto redondo retratado por el telescopio espacial es en realidad tres galaxias que aparecen como siete, con cuatro imágenes separadas de las más distantes. Todas ellas constituyen un anillo visible que rodea las otras.

Este fenómeno lleva el nombre del físico que predijo en 1911 que la gravedad afectaría a la luz del mismo modo que a la materia física. Einstein sugirió la idea para demostrar su teoría de la relatividad general en 1915, y en 1919 el astrónomo británico Arthur Eddington confirmó el efecto durante un eclipse solar en la isla del Príncipe, ubicada frente a la costa occidental de África.

El experto contempló que las estrellas cercanas al disco eclipsado aparecían fraccionadamente fuera de lugar porque su luz estaba siendo doblada por la gravedad del Sol. Hubo que esperar hasta 1979 para detectar más signos, ya que el material disponible en la década de 1910 no era capaz de reflejarlos.

Más que un fenómeno 'bonito'

Desde 1979, los astrónomos han localizado cientos de Anillos de Einstein, que consisten en una alineación perfecta de las galaxias distantes. Además de ser un espectacular fenómeno visual (que solo puede apreciarse con un telescopio), permite a los expertos observar mucho más lejos en las profundidades del universo. Arroja igualmente detalles que estarían ocultos de otra forma.

"Los Anillos de Einstein [...] son, presumiblemente, una prueba de que hay más material en las galaxias de lo que se ve a simple vista, y eso probablemente signifique materia oscura", dijo el astrónomo Ed Krupp, director del Observatorio Griffith de Los Ángeles.

El redactor recomienda