La empresa española que busca revolucionar la detección del cáncer con análisis de sangre
  1. Tecnología
  2. Ciencia
Diagnosticar un tumor antes de que aparezca

La empresa española que busca revolucionar la detección del cáncer con análisis de sangre

En un mercado emergente, Universal DX aspira a colocarse entre las cuatro o cinco compañías del mundo que venderán test de detección temprana de tumores

placeholder Foto: Juan Martínez-Barea, fundador y presidente ejecutivo. Imagen cedida.
Juan Martínez-Barea, fundador y presidente ejecutivo. Imagen cedida.

La idea es simple, pero hasta ahora ha sido imposible ponerla en práctica: que una muestra de sangre nos diga si tenemos cáncer. Al tratarse de un método tan sencillo, las pruebas podrían multiplicarse, así que los diagnósticos serían mucho más tempranos y las posibilidades de superar la enfermedad aumentarían considerablemente. Esa es la próxima revolución que esperan los oncólogos para lograr salvar muchas más vidas y una empresa española quiere protagonizar el cambio. Después de casi una década de trabajo persiguiendo este objetivo, la compañía Universal DX acaba de presentar sus avances en el congreso más importante del mundo, el que celebra anualmente la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO, por sus siglas en inglés).

Su primer producto es un test de sangre capaz de detectar cáncer colorrectal con una gran fiabilidad, pero lo más importante es que lo hace en fases tempranas de la enfermedad e incluso antes de que aparezca el tumor como tal. La plataforma tecnológica, basada en biología computacional e inteligencia artificial, es capaz de detectar marcadores genéticos que corresponden a las células tumorales. Gracias a la colaboración de más de 100 hospitales de Europa y EEUU han logrado demostrar que el sistema funciona y que incluso sirve para detectar una fase previa al desarrollo de este tumor: la aparición de adenomas avanzados o pólipos que a menudo se transforman en cáncer y que en la actualidad solo se pueden identificar mediante colonoscopias.

Foto: (Foto: SkinVision)

Como toda tecnología emergente, aún es una apuesta arriesgada, pero recientes estudios constatan los avances en la detección de células tumorales en la sangre. Prestigiosas revistas como 'Science' y 'Annals of Oncology' publicaron investigaciones más que prometedoras en 2020. En el primer caso, científicos de EEUU realizaron un seguimiento de 10.000 mujeres entre 65 y 75 años, logrando identificar tumores en fases tempranas en 10 órganos diferentes gracias a un test sanguíneo. En el segundo, otros investigadores del mismo país presentaban un análisis para detectar hasta 50 tumores distintos. Por eso, en los últimos meses los expertos tratan de dilucidar si este campo de investigación oncológica supone una esperanza sólida a la que agarrarse en la lucha contra el cáncer o tan solo una vana ilusión. Hace meses, un artículo de la revista 'Cancer Cell' analizaba estos resultados y, aunque todavía quedan mucho margen de mejora, las perspectivas son muy positivas.

Si el futuro del diagnóstico ya va a en esa dirección, ¿qué aporta una empresa de Sevilla? “Llevamos más de nueve años investigando y nuestro objetivo es desarrollar una plataforma que permita detectar múltiples tipos de cáncer, sobre todo en la fase más temprana, que es cuando se puede curar”, explica a Teknautas Juan Martínez-Barea, fundador y presidente ejecutivo. En esta enfermedad, el momento lo es todo: “Si lo detectas pronto, se cura. Si se detecta tarde, el pronóstico es mucho peor”.

Cómo detectar la señal del cáncer

Pero, ¿cómo es posible hacerlo en sangre? Desde que comienza a desarrollarse, un tumor va dejando algunas de sus células en el torrente sanguíneo. Hasta ahora esas células no se podían detectar, pero en los últimos años el avance de la tecnología de secuenciación vive un crecimiento exponencial. Se conoce como Next Generation Sequencing (NGS) y, en este caso, permite localizar regiones concretas del ADN en la sangre del paciente. Dicho de otra manera, “podemos leer esa señal del cáncer incluso en su fase más temprana”.

Saber qué debían encontrar exactamente ha supuesto un trabajo “bestial”, que les ha llevado años. De hecho, muchos investigadores trabajan en la búsqueda de esos biomarcadores o señales que ayudan a diferenciar las células sanas de las tumorales o a identificar distintos tipos de cáncer. Sin embargo, Universal DX desarrolló su propio método secuenciando el ADN de tejido cancerígeno y el ADN de tejido sano del mismo paciente, de forma que saltaran a la vista los cambios. Tras analizar cientos de individuos gracias a complejos estudios bioinformáticos, ya tienen esos patrones genéticos que diferencian las células tumorales de las sanas.

placeholder Sede de Universal DX. Imagen cedida.
Sede de Universal DX. Imagen cedida.

“En nuestro panel para el cáncer de colon tenemos identificadas 200 regiones del ADN, biomarcadores específicos para este tumor que se pueden rastrear en la sangre”, indica Martínez-Barea. La elección de este tipo de cáncer para probar su primer test no es casual, ya que es el más diagnosticado en España, con cerca de 40.000 casos anuales y una alta tasa de mortalidad. Sin embargo, tiene otra característica que lo hace especialmente interesante para este trabajo. “En su fase precancerígena aparecen pólipos, que son como pequeños granitos que se forman en el intestino y que puntualmente pueden evolucionar hacia el cáncer”, explica el experto.

La secuenciación de tejidos también ha incluido esta etapa, en la que aún no se ha desarrollado el cáncer pero que ya incluye células con rasgos distintos a las sanas. En el caso de que a un paciente se le detectasen esos adenomas a través del test, su médico le derivaría al especialista para realizar una colonoscopia. En esta intervención, además de corroborar el diagnóstico, se le podrían extirpar los pólipos, de manera que se evitaría el desarrollo del cáncer.

¿Adiós a las colonoscopias?

Por lo tanto, el análisis de sangre no sustituiría por completo a las colonoscopias, pero podría contribuir a reducir notablemente su número. En España, el cribado de cáncer de colon se realiza mediante una prueba de sangre oculta en heces, pero “en EEUU se realiza directamente con colonoscopias, de manera que cada año se practican unos 10 millones. Además, se calcula que hay otros 10 millones de estadounidenses que se niegan a hacerse esta prueba a pesar de estar en la edad indicada”, comenta el fundador de la empresa sevillana.

Las colonoscopias permiten ver el estado de los intestinos, tomar muestras y extirpar pólipos cuando es necesario. Sin embargo, la gran mayoría da un resultado negativo: al final, el paciente está sano pero ha tenido que someterse a una prueba invasiva, desagradable y cara que hay que repetir periódicamente. En EEUU, donde la sanidad en manos de seguros privados, cuestan entre 2.000 y 8.000 dólares. Por eso, si se pudieran reemplazar por un test de sangre periódico a partir de los 45 o los 50 años, las ventajas serían muy notables.

Su test tiene una sensibilidad del 92% y una especificidad del 97%

Para llegar a distinguir los biomarcadores de adenomas y de las diferentes fases de la enfermedad, Universal DX ha recopilado más de 13.000 muestras de sangre de pacientes gracias a la colaboración del centenar de centros hospitalarios que han trabajado con ellos. El acuerdo consistía en que les enviarían muestras de sangre de pacientes que se iban a someter, precisamente, a una colonoscopia. Así, han logrado una base de datos excepcional sobre individuos sanos, con pólipos y con cáncer de colon y recto en distintas fases. A partir de ahí, los investigadores españoles diseñaron su plataforma de detección y la han sometido a un ensayo en el que participan 3.000 pacientes.

Los primeros resultados de ese trabajo son los que han presentado en la gran reunión internacional de la oncología y son excelentes. Su test de sangre para detectar cáncer colorrectal tiene una sensibilidad (capacidad para diagnosticar personas enfermas) del 92% y una especificidad (reconocer a los sanos) del 97%. En las primeras fases de desarrollo de la enfermedad los datos son casi igual de buenos y eso es una noticia excelente. Detectar un cáncer de colon en su fase 1, la más temprana, supone una curación en el 94% de los casos. Detectar los adenomas es aún mejor, porque “se desarrollan de manera lenta, para que se transformen en un cáncer tienen que pasar años, así que en realidad se trata de prevenir, ya que una colonoscopia puede eliminar esos pólipos”. En algunos casos, “podríamos adelantarnos al desarrollo del tumor en dos o tres años”.

placeholder Juan Martínez-Barea, fundador y presidente ejecutivo. Imagen cedida.
Juan Martínez-Barea, fundador y presidente ejecutivo. Imagen cedida.

La empresa prevé que el estudio termine el próximo mes de diciembre, pero tras dar a conocer estas cifras, “entramos en una nueva fase, ya enfocados hacia la comercialización”, que prevén para 2022. Tanto Europa como EEUU son los objetivos inmediatos. No se trata de venderle pruebas directamente a los pacientes, sino a los grandes laboratorios, hospitales y compañías aseguradoras. De hecho, ya mantienen conversaciones con todos estos actores de diferentes sistemas sanitarios. Uno de los retos será ajustar el precio todo lo posible: “Queremos que nuestro test llegue a la población general y que permita salvar millones de vidas, así que no será muy caro”, augura Martínez-Barea.

Dados los resultados científicos, parece que el sector está a punto de despegar, con un mercado global, según calculan, de unos 261.000 millones de euros para 2030. “Lo normal es que haya cuatro o cinco empresas compitiendo a nivel mundial y nosotros vamos a ser uno de ellos. En EEUU hay dos o tres con un nivel de desarrollo que también está muy avanzado y en Europa estamos nosotros”, explica. Tras varias rondas de financiación la empresa ha conseguido 40 millones de euros de inversión a pesar de que, hasta ahora, el proceso de investigación pura no ha podido dar beneficios. Entre su personal hay 40 profesionales de la biotecnología y la bioinformática, además de directivos internacionales y un comité científico asesor. Con sedes en Sevilla, Madrid, Liubliana (Eslovenia) y Cambridge (Massachusetts, EEUU), todos esperan que el test de cáncer de colon les ponga definitivamente en el mapa de la innovación en oncología.

El futuro del diagnóstico

Más tarde será el momento de desarrollar el mismo sistema de diagnóstico para otros tumores. De hecho, la empresa ya está investigando en otros tipos de cáncer gastrointestinal: de páncreas, de hígado y gástrico. Son un objetivo prioritario porque no existen métodos de diagnóstico precoces. En el caso del cáncer de mama, gracias a las mamografías, e incluso en el cáncer de colon a través de las colonoscopias, la detección temprana salva muchas vidas. Sin embargo, el pronóstico de un cáncer de páncreas suele ser muy malo porque cuando aparece algún síntoma ya se encuentra en una fase muy avanzada.

El fundador de la compañía se muestra muy optimista de cara al desarrollo de test para otros tipos de cáncer. “La ventaja que tenemos es que en estos nueve años hemos aprendido mucho y ya tenemos lista la metodología. Tenemos que secuenciar tejidos y realizar el análisis bioinformático de millones de datos de la secuenciación para identificar patrones”, comenta.

"Estamos a punto de que haya una revolución en cómo abordamos el problema del cáncer"

Pase lo que pase, “estamos a punto de que haya una revolución mundial en cómo abordamos el problema del cáncer”, afirma. En la actualidad se detectan tumores a partir de síntomas muy avanzados y por medio de pruebas invasivas y complejas, como las biopsias. Al año mueren en el mundo 10 millones de personas por culpa del cáncer. La mayoría de los diagnósticos se realizan cuando el tumor ya está en la fase 3 o 4, pero hacerlo en la fase 1 supondría salvar a la inmensa mayoría.

Por eso, “de aquí a muy poco tiempo vamos a atacar el cáncer de manera proactiva: todo el mundo se hará un análisis de sangre una vez al año, igual que ahora para la glucosa o el colesterol”. Los resultados serán una especie de semáforo que indicará si hay peligro de desarrollar un tipo de cáncer. “La detección precoz del cáncer va a salvar más vidas que toda la industria farmacéutica junta”, augura.

Cáncer Tecnología ADN Inteligencia Artificial Cáncer de mama
El redactor recomienda