Los humanos podrían convertirse en seres venenosos, según la ciencia
  1. Tecnología
  2. Ciencia
Una investigación pionera

Los humanos podrían convertirse en seres venenosos, según la ciencia

Esta sustancia que puede ser letal está presente de forma oral en animales como arañas, serpientes y loris lentos, la única especie venenosa dentro de los primates

Foto: El veneno se usa comúnmente como método de defensa o como mecanismo de sometimiento de las presas (Unsplash)
El veneno se usa comúnmente como método de defensa o como mecanismo de sometimiento de las presas (Unsplash)

Aunque es poco probable que los seres humanos entren en la lista de animales venenosos en la que están las serpientes de cascabel y los ornitorrincos, un nuevo estudio muestra que sí disponemos de las herramientas para producirlo. De hecho, tanto los reptiles como los mamíferos cuentan con la propiedad que permite "elaborarlo".

La investigación que tiene como coautor a Agneesh Barua, estudiante de doctorado del Instituto de Ciencia y Tecnología de Okinawa, en Japón, señala que las glándulas salivales de los humanos poseen una serie de "genes flexibles". Esta información que publica Live Science explicaría cómo ha evolucionado esta sustancia que puede ser letal en las especies, independientemente de si son ahora venenosas o no.

Foto: Un espécimen de Siphonops annulatus. Foto: Wikipedia

De momento, los seres humanos disponemos de los componentes "básicos" para su producción. "Ahora le toca actuar a la evolución", contó el especialista. El veneno oral está presente en todo el reino animal, puesto que es una característica común en arañas, serpientes y loris lentos, la única especie venenosa dentro de los primates. Aunque los biólogos saben que las glándulas del veneno oral son glándulas salivales que han sido transformadas, este nuevo informe muestra cuál es la mecánica celular que fomenta este cambio.

Una investigación genética

El veneno está compuesto de unas toxinas que son inherentes en animales muy diferentes, como es el caso del ciempiés y la serpiente. Sin embargo, este informe se centra en los genes "domésticos", es decir, aquellos que están relacionados con el veneno, pero que no son los responsables de generar las toxinas. Y es que, estos genes son la base fundamental de esa sustancia que puede ser letal: "Dado que conocemos la función de todos los genes presentes en los animales, decidimos ver cuáles están asociados con los del veneno", dijo Barua.

placeholder El veneno está compuesto de unas toxinas presentes en animales como el ciempiés y la serpiente de cascabel (Unsplash)
El veneno está compuesto de unas toxinas presentes en animales como el ciempiés y la serpiente de cascabel (Unsplash)

Gracias a un análisis, los especialistas vieron que cada mamífero o reptil cuenta en su genética con la herramienta que constituye un sistema de veneno oral. Tanto los humanos como los ratones generan una proteína presente en esta sustancia, la calicreína. Esta se encarga de la segregación de saliva y es la clave del veneno, puesto que provoca la caída de la presión arterial, entre otros efectos.

Este informe se centra en los genes que están relacionados con el veneno

Las calicreínas son, por así decirlo, el punto de partida que convertiría teóricamente a los seres humanos en venenosos. Sin embargo, si tras lo ocurrido con el covid-19 "la gente necesita ser venenosa para sobrevivir, podríamos empezar a fabricar grandes dosis de calicreínas", bromeó Barua.

De momento, es poco probable que esto ocurra, puesto que el veneno se usa comúnmente como método de defensa o como mecanismo de sometimiento de las presas, contó el investigador del Museo de Historia Natural de Londres (Reino Unido), Ronald Jenner, que no participó en la investigación.

Veneno