¿Qué efectos secundarios provocan las vacunas contra el coronavirus y cuánto duran?
  1. Tecnología
  2. Ciencia
Más frecuentes entre los jóvenes

¿Qué efectos secundarios provocan las vacunas contra el coronavirus y cuánto duran?

Las reacciones adversas de los primeros vacunados en España coinciden con lo esperable según los ensayos clínicos

placeholder Foto: Una sanitaria prepara una dosis de la vacuna contra el covid-19. (EFE)
Una sanitaria prepara una dosis de la vacuna contra el covid-19. (EFE)

Fiebre, malestar general, dolor de cabeza, hinchazón en el brazo... Estas son las reacciones que sufre una de cada cuatro personas que se vacunan contra la fiebre amarilla para viajar a África o Sudamérica, aunque bien podrían ser los síntomas de los niños que reciben la triple vírica (sarampión, rubeola y paperas) en los primeros años de su vida o de quienes cada otoño se protegen frente a la gripe. Los efectos adversos de las vacunas contra el covid-19 no son muy diferentes y, en la mayoría de los casos, se toleran con facilidad.

"Las vacunas provocan reacciones y esto es algo que sabemos, pero se nos ha olvidado ya. Todos normalizamos que después de vacunar a un niño pequeño tenga fiebre dos o tres días, esté irritable, raruno... Sin embargo, nos vacunan a nosotros, tenemos sensación de paliza y parece que se va a acabar el mundo. Esto no es así. Lo que intentan hacer las vacunas es generar una reacción inflamatoria, estimular nuestro sistema inmune; y, al hacer esto, nos puede provocar esa sensación de malestar", explica David Callejo, anestesiólogo y reanimador del Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

En apenas tres meses de vacunación en poblaciones masivas, se ha demostrado que los efectos adversos provocados por las dosis de Pfizer, Moderna y AstraZeneca coinciden con los que ya se habían previsto en los ensayos clínicos. En palabras de Callejo: un cuadro pseudogripal con fiebre, malestar general, dolores musculares y dolores articulares, que suele remitir al cabo de un par de días. "Era esperable que sucediera y era esperable que sucediera más en los pacientes menores de 55 años, como se está viendo", apunta el médico.

Pfizer

Carmela Uber recibió la segunda dosis de Pfizer el 12 de marzo, día de su 95º cumpleaños. "¡Anda, qué regalo me vais a hacer!", le dijo a la enfermera que le vacunó a las puertas del centro de salud de Oliva (Valencia). Para ella fue "un pinchacito de nada" y no sufrió ningún efecto adverso, pero tuvo que esperar unos 15 minutos antes de irse a casa por precaución. Apenas lo notó, tampoco, cuando le inyectaron la primera, el pasado 19 de febrero. "Pasó el fin de semana bien, sin calentura, sin hinchazón ni moratones en el brazo... Nada de nada", detalla su nieta Verónica.

placeholder Carmela Uber recibe la segunda dosis de la vacuna de Pfizer.
Carmela Uber recibe la segunda dosis de la vacuna de Pfizer.

Francisco Ruiz, enfermero de 24 años en un hospital de Córdoba, sí que sintió algo de dolor local en ambas dosis y un poco de destemplanza tras recibir la segunda. Se le pasó en menos de 48 horas. Entre sus compañeros que manifestaron síntomas hubo quien aquejó picos mayores de fiebre y alguno que estuvo sin poder mover el brazo donde recibió la inyección un día entero. Todos ellos se repusieron. "Mi opinión es que se le está dando demasiada importancia a unos síntomas habituales en cualquier vacuna", valora Ruiz.

De acuerdo con los resultados de los ensayos clínicos, que evaluaron la salud de 9.531 personas vacunadas y 9.536 que recibieron placebo durante, al menos, dos meses, la mayor parte de los efectos tuvieron intensidad leve o moderada y se resolvieron en pocos días. "Una edad mayor se asoció a una frecuencia ligeramente menor de reactogenicidad", se añade en la ficha técnica del producto. Estas fueron las reacciones más comunes:

  • Dolor en la zona de la inyección (80%)
  • Cansancio (60%)
  • Dolor de cabeza (50%)
  • Escalofríos (30%)
  • Dolor muscular (30%)
  • Dolor articular (20%)
  • Fiebre (10%)
  • Hinchazón en el lugar de inyección (10%)

Moderna

María Bermudo tiene 26 años y es odontóloga. Recibió la primera dosis de Moderna el 11 de febrero, junto con el resto del equipo de la clínica dental Elena Martín, de Écija (Sevilla). "Me dolía un poco el brazo durante los dos o tres primeros días y, a la semana siguiente, me salió un bulto en la zona de la inyección y algo de picor", rememora. La segunda —que les fue administrada el 11 de marzo— resultó más dura para ella: "Estuve con hasta 38,5 de fiebre y muy mal cuerpo". Los cinco miembros del centro tuvieron síntomas pasajeros: "A dos nos ha dado fiebre alta; a una, algo más leve; y a los otros dos, solo dolor en el brazo".

A Lucía Navarro, estudiante de Medicina en Madrid, le afectó más la primera, aunque advierte que no fue la tónica general en su clase: "Entre mi grupo de amigos ha habido más reacción en la segunda. En general, sentían mucho cansancio. Era como si les hubiera pasado un camión por encima. Esa es la expresión que usaban". A ella le dio fiebre unas horas después del primer pinchazo, hace un mes, pero se le pasó al cabo de poco tiempo: "Al día siguiente seguía teniendo febrícula. Esa misma tarde, ya me encontraba mejor. Y, al día siguiente, solo me quedaba un pequeño dolor de cabeza". Los síntomas que tuvo el pasado 10 de marzo fueron más leves: "He tenido 37,5 de fiebre, pero se ha vuelto a pasar en poco tiempo. Me la pusieron el miércoles, y el viernes ya no tenía nada".

"Mis compañeros sentían mucho cansancio. Era como si les hubiera atropellado un camión"

Las pruebas de la vacuna arrojaron datos similares a los de Pfizer en cuanto a la intensidad y el pronóstico de los afectados. En general, las principales reacciones adversas tuvieron mayor incidencia en los grupos de edad más jóvenes que en aquellos pacientes de 65 años en adelante. Se notificaron con mayor frecuencia después de la segunda dosis, aunque también las hubo tras la primera. Entre los síntomas más habituales se encuentran, por este orden:

  • Dolor en la zona de la inyección (92%)
  • Cansancio (70%)
  • Dolor de cabeza (64,7%)
  • Dolor muscular (61,5%)
  • Dolor articular (46,4%)
  • Escalofríos (45,4%)
  • Náuses/vómitos (23%)
  • Hinchazón/sensibilidad axilar (19,8%)
  • Fiebre (15,5%)
  • Hinchazón en la zona de la inyección (14,7%)
  • Enrojecimiento en la zona de la inyección (10%)

AstraZeneca

Carlos Barrera y Jesús G. Pato fueron de los primeros españoles en recibir la primera dosis de AstraZeneca, pero a ninguno de los dos se le ha administrado todavía la segunda, para lo que tienen que esperar entre 10 y 12 semanas. Ambos trabajan en un centro de atención a jóvenes con autismo en Oxford, ciudad inglesa en cuyos laboratorios se gestó la vacuna que Europa mantiene en cuarentena hasta determinar si tiene relación con casos recientes de trombosis.

Pese a haber pasado el covid-19 apenas unas semanas atrás, Barrera se vacunó primero, el 8 de febrero, por ejercer su labor en la residencia de los menores. "Yo nunca he sido muy hipocondríaco, pero es cierto que cuando salí del centro de vacunación me empecé a marear un poco", detalla. "Cuando salí del trabajo comencé a empeorar y, una vez en casa, a eso de las 18:00, me puse bastante peor. Los mareos se me habían quitado, pero tuve escalofríos, dolor de cabeza, fiebre... Me dijeron: 'Van a ser dos días'. Dicho y hecho: al tercer día resucité", recuerda.

"Me puse la vacuna sobre las 11:00 y, en torno a las 19:00, empecé a encontrarme un poco mal, con frío, sudores, lo típico de cuando coges una gripe. Tenía, incluso, dos jerséis, estaba tapado con la manta en la cama y, aun así, seguía temblando", describe Pato, que se vacunó el 18 de febrero, ya en el turno del personal docente. "El viernes me levanté, también, bastante chungo, sin fuerza, como cuando te notas el cuerpo sin energía, pero poco a poco fui mejorando. El sábado me notaba todavía un poco débil; y el domingo, poco a poco, me recuperé".

"Llevaba puestos dos jerséis, estaba tapado con la manta en la cama y, aun así, seguía temblando"

La mayoría de las reacciones adversas detectadas en los ensayos clínicos tuvieron gravedad leve o moderada y, por lo general, se pasaron a los pocos días de la vacunación. Se produjeron más y tuvieron más importancia tras la primera dosis, en comparación con la segunda, y fueron más frecuentes entre la población menor de 65 años. Los síntomas que más notificaron los participantes en los estudios fueron:

  • Dolor en la zona de la inyección (63,7%)
  • Malestar general (54,2%)
  • Dolor de cabeza (52,6%)
  • Cansancio (53,1%)
  • Dolor muscular (44%)
  • Fiebre (33,6%)
  • Escalofríos (31,9%)
  • Dolor articular (26,4%)
  • Náuseas (21,9%)

Janssen

La Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) aprobó la semana pasada la vacuna monodosis de Janssen, que al igual que la de AstraZeneca utiliza un adenovirus como vector vírico para estimular la reacción del sistema inmune ante la proteína S, una envoltura en forma de punta ('spike', en inglés) que provoca la entrada del SARS-CoV-2. Aún no se ha suministrado en el Viejo Continente, pero sí en Estados Unidos, donde se autorizó a finales de febrero.

placeholder Marc, el primer voluntario en España al que se administró la vacuna de Johnson & Johnson. (EFE)
Marc, el primer voluntario en España al que se administró la vacuna de Johnson & Johnson. (EFE)

La experiencia de quienes ya la han recibido se parece mucho a los testimonios recogidos sobre estas líneas. Nancy Barnaby, una profesora de New Hampshire, relata en Twitter que se la puso hace una semana y que no tuvo ninguna reacción. Por su parte, Caitlyn, alumna de guion y producción en la Universidad Chapman (California), asegura que se pasó el día siguiente a la vacunación en cama y con fiebre. "Si alguno de mis amigos va a recibir la vacuna de Janssen, definitivamente le recomiendo pedirse el día libre".

En los ensayos clínicos, los pacientes que manifestaron síntomas lo hicieron uno o dos días después de la vacunación, rara vez después de los siete días posteriores. En todo caso, se esfumaron al cabo de otro par de días. Fueron más comunes en la franja de 18 a 59 años que entre los mayores de 60 y, en la mayoría de los voluntarios afectados, tuvieron carácter leve o moderado. Los más habituales fueron:

  • Dolor en la zona de la inyección (48,6%)
  • Dolor de cabeza (38,9%)
  • Cansancio (38,2%)
  • Dolor muscular (33,2%)
  • Náuseas (14,2%)
  • Fiebre (9%)
Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Coronavirus
El redactor recomienda