Estudiantes españolas de carreras STEM llamadas a reducir la brecha de género
  1. Tecnología
  2. Ciencia
El silencioso camino hacia la igualdad

Estudiantes españolas de carreras STEM llamadas a reducir la brecha de género

Hablamos con dos jóvenes referentes de grados universitarios técnicos en España para saber cuáles fueron sus motivaciones y qué debe cambiar para incrementar la vocación hacia estas carreras

placeholder Foto:

De tanto repetirlos, nos hemos aprendido los datos casi de memoria. A nivel mundial, según la Unesco, las investigadoras científicas representan únicamente un 28%, y solo el 35% de los estudiantes matriculados en disciplinas STEM (siglas en inglés de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) son mujeres. En España, esa cifra desciende hasta el 13%, según un estudio de la Organización de Estados Iberoamericanos (IOE), a pesar de que más del 55% de los universitarios de nuestro país son mujeres.

¿Qué razones hay detrás de esta brecha de género? ¿Cómo podemos combatirla? Informes y organizaciones de diferentes ámbitos ponen el foco en los estereotipos de género que se adquieren desde una temprana edad o la falta de orientación académica y profesional efectiva, entre otros motivos. Tradicionalmente, los estudios sobre esta cuestión se han centrado en analizar las razones por las que las jóvenes no escogen ciertas carreras técnicas, pero ¿qué motiva a ese 13% de estudiantes que sí lo hacen? ¿Cuáles son las aspiraciones de las jóvenes españolas que se decantan por carreras STEM? ¿Qué preocupaciones tienen?

Las investigadoras científicas representan un 28%, y solo el 35% de los estudiantes matriculados en disciplinas STEM son mujeres

Para tratar de resolver estas dudas y comprender cuáles son sus motivaciones, desde El Confidencial hemos hablado con Patricia Andolz y Helena Xicoy, dos de las mejores estudiantes de grados universitarios técnicos de España, reconocidas por CaixaBank y Microsoft en los Premios WONNOW de 2018 y 2020, respectivamente.

A Patricia le van los datos. Es graduada en Ingeniería Informática —lo hizo con los máximos honores y siendo la primera de su promoción— y actualmente cursa un máster de Data Science, aunque reconoce que en un primer momento pensó en apostar por la arquitectura: “Me gustaba mucho diseñar casas con programas de maquetas, pero con la crisis de 2008 y la caída en seco de las actividades relacionadas con el sector de la construcción, descarté esa vía y opté por una carrera que tuviese más futuro”.

placeholder Patricia Andolz, una de las ganadoras de la primera edición de los premios WONNOW.
Patricia Andolz, una de las ganadoras de la primera edición de los premios WONNOW.

Helena, por su parte, se graduó en Biología Humana en 2013 y más tarde cursó simultáneamente el máster Molecular Mechanisms of Disease de la Universidad Radboud de Nimega, en Holanda, y el grado de Ingeniería Informática a distancia de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). “Durante la carrera de biología, cursé bioinformática y cuando descubrí que una parte del futuro de la investigación biomédica estaba ligada a la unión entre la biología y la informática, vi claro que quería aprender las bases para no estar limitada”, explica.

El rol de los padres

Las jóvenes coinciden a la hora de señalar el ambiente familiar como una de las claves que las ayudaron a iniciarse y comprender la importancia de las disciplinas STEM. “Mi padre es informático y en mi casa ha habido ordenadores incluso antes de que llegara el internet”, comenta Helena. “Por parte de mi familia, siempre he recibido el mensaje de que puedo hacer lo que quiera, y creo que es importante, porque a veces, como chicas, nos dicen que no deberíamos hacer ciertas cosas, y yo en ningún momento he sentido eso”, añade.

placeholder Helena Xicoy, durante la entrega de los Premios WONNOW 2020.
Helena Xicoy, durante la entrega de los Premios WONNOW 2020.

En la misma línea, Patricia recuerda uno de los primeros regalos que recibió con apenas dos años: “Un ordenador Windows 98 que estaba lleno de juegos didácticos de mates, física y ciencias en general”. Como en el caso de Helena, su padre también tuvo un rol importante a la hora de orientar su carrera. “Mi familia siempre me ha apoyado, y cuando me tocó elegir lo consulté con mi padre, que es ingeniero de telecomunicaciones, y me daba su punto de vista sobre cada una de las opciones”, afirma.

Pero, más allá del soporte familiar, la bióloga considera que muchas de las soluciones deben llegar desde el ámbito educativo: “Es cierto que un mayor número de referentes mujeres puede ayudar a la hora de escoger carreras, pero creo que es la educación la que tiene el potencial de empoderar a todo el mundo por igual. ¿Cómo? Pues, por ejemplo, haciendo talleres con niños y niñas para que vean que todos podemos hacer lo mismo”. A lo que Patricia añade: “Hay que eliminar estereotipos. Yo nunca he pensado que las carreras tuvieran género. No hay carreras para chicos o chicas, todos podemos hacer cualquier de estas materias”.

“Yo nunca he pensado que las carreras tuvieran género. No hay carreras para chicos o chicas, son materias que podemos hacer todos”

Un informe de la patronal de empresas tecnológicas DigitalES señala que el 25% de los estudiantes de Secundaria, Bachillerato y FP aseguran que no escogerían formarse en ramas STEM debido a que desconocen las oportunidades laborales que ofrecen estos itinerarios. Aunque no fue el caso de nuestras protagonistas, Patricia considera que puede llegar a ser un hándicap importante: “Un abogado sabes que se dedica a defender a sus clientes en procesos judiciales, si estudias medicina tienes en mente que acabarás en un hospital... Yo, cuando elegí informática, sabía lo que iba a estudiar, pero no tenía claro dónde iba a terminar. Creo que se podría profundizar y explicar un poco mejor”.

Ambas empezaron a trabajar en CaixaBank gracias a las becas remuneradas que otorgan los Premios WONNOW. Patricia, que ya lleva más de dos años en la entidad financiera y ocupa el puesto de 'project manager' en el departamento de IT, tiene claro que su intención es seguir creciendo en el ámbito empresarial. Helena desempeña sus funciones en el departamento de Recursos Humanos y todavía no ha decidido qué camino seguirá, en parte por la precaria situación que atraviesa el mundo de la ciencia en España: “Me gustaría dedicarme a la investigación, aplicando la informática a la biología para investigar enfermedades degenerativas como el alzhéimer o el párkinson, pero, tal y como están las cosas, lo veo complicado, porque ahora mismo la investigación está muy mal pagada y normalmente los contratos son temporales”.

En busca de nuevo talento femenino

CaixaBank y Microsoft ya han anunciado la convocatoria de una nueva edición de los Premios WONNOW. Los galardones, que durante los últimos tres años han ayudado a perfiles como el de Patricia y Helena a alcanzar su potencial, buscan talento entre alumnas de 80 universidades españolas con 180 créditos superados de grados universitarios técnicos. Pueden presentar su candidatura hasta el 13 de junio a través de la página web.

El compromiso del banco con la diversidad también incluye la organización de diferentes premios y reconocimientos al liderazgo en el ámbito empresarial —Premio Mujer Empresaria y Premio Mujer Profesional Autónoma— y la entidad está adherida a otras iniciativas como la Alianza STEAM por el talento femenino 'Niñas en pie de ciencia', liderada por el Ministerio de Educación; el proyecto Women’s Empowerment Principles, de Naciones Unidas, o el plan 'Más Mujeres, mejores empresas', del Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad.

El plazo para presentar candidaturas a la nueva edición de los Premios WONNOW está abierto hasta el 13 de junio y se puede hacer 'online'

Una filosofía que CaixaBank aplica internamente a través de su programa de diversidad Wengage, un proyecto transversal basado en la meritocracia y en la promoción en igualdad de oportunidades, que busca fomentar y visualizar la diversidad de género, funcional y generacional. De hecho, la compañía cuenta con un 41,6% de mujeres en posiciones directivas —con el compromiso público de alcanzar el 43% en 2021— y un 42,8% de mujeres en el consejo de administración; cifras superiores a la media del sector. Esfuerzos por los que ha sido reconocida como la mejor entidad del mundo en igualdad de género, según el índice internacional de Bloomberg 2021. Además, se ha convertido en la primera entidad financiera española en conseguir el nivel de Excelencia A en la certificación EFR (empresa familiarmente responsable) que otorga la Fundación Másfamilia y cuenta con el Distintivo de Igualdad en la Empresa (DIE) del Instituto de la Mujer.

ECBrands BrandsBanca Ciencia
El redactor recomienda