Más jóvenes que nunca en la UCI en la 3ª ola: por qué se ha producido este giro
  1. Tecnología
  2. Ciencia
El nuevo perfil de los hospitalizados

Más jóvenes que nunca en la UCI en la 3ª ola: por qué se ha producido este giro

El récord de contagios en edades medias se nota en los ingresos y vuelve a dejar temblando al sistema a pesar de que los ancianos están más protegidos

placeholder Foto: Foto: EFE
Foto: EFE

La enfermedad que ha arrasado a la generación de nuestros mayores cambia levemente de cara. Los profesionales sanitarios han visto cómo en estas duras semanas de la tercera ola la sensación generalizada es que hay más ingresos de gente joven. Desde el principio de la pandemia se han registrado casos de covid en todas las edades y este argumento se emplea a menudo para llamar a la precaución, pero ¿ha cambiado algo ahora? Hemos registrado la curva más grande de contagios y nuevas incertidumbres acechan, como los cambios que pueden traer las variantes. No obstante, los expertos consideran que el "rejuvenecimiento" del coronavirus no es más que una cuestión estadística y epidemiológica.

Si la tercera ola ha dejado unas cifras récord de contagios, ese impacto se tiene que notar en los hospitales. Sin embargo, esta vez los ancianos son un poco menos protagonistas: en la primera ola acumularon la inmensa mayoría de los fallecimientos y muchos superaron la enfermedad, así que están inmunizados; ahora las residencias están más protegidas y además la vacunación comenzó en estos centros a finales de diciembre.

Foto: El perfil del covid persistente: mujer de 43 años y con síntomas desde hace seis meses. (Reuters)

Por el contrario, las personas de edades medias, que en gran parte estuvieron confinadas en primavera, ahora están expuestas en sus trabajos y en actividades de ocio, por mucho que se hayan limitado. Por eso, aunque el riesgo y el porcentaje de casos graves sigan siendo los mismos que antes a los 40, los 50 o los 60 años, el aumento de los contagios en estas franjas de edad se está traduciendo en más ingresos hospitalarios.

Con todo, el porcentaje de ingresos tiende a bajar entre los ancianos y tiende a subir en otras franjas de edad, que en cifras totales también ascienden. Eso explica que al final las UCI vuelvan a rozar el colapso aunque a menor edad haya menos riesgo. Según los datos de Castilla y León, que esta semana se ha planteado trasladar enfermos a otras comunidades, "los pacientes críticos son cada vez más jóvenes".

Son palabras de la consejera de Sanidad, Verónica Casado, quien advertía hace días que la edad media de los ocupantes de las UCI en una de las zonas más envejecidas de España estaba ahora en 64 años y que esto era "muy raro" en comparación con las olas anteriores. De hecho, en los hospitales de Burgos y León esa media se queda en los 59 años. En el conjunto de la comunidad, "la cuarta parte de pacientes críticos con coronavirus son menores de 60 años" y hasta "hemos tenido pacientes de 20 años", aseguró.

En los datos de Galicia se observa incluso un importante incremento de las muertes en personas que aún no han cumplido los 70 años. Si en toda la pandemia el número de gallegos fallecidos por covid menores de esa edad fue de 171, en el primer mes de 2021 se registraron 51. Algo parecido sucede en la Comunidad Valenciana, la más castigada por la tercera ola, donde la mortalidad se ha disparado un 61% en enero en la franja de 50 a 60 años. Aun así, en todos los casos el mayor número de muertes sigue correspondiendo a los octogenarios.

placeholder Foto: EFE
Foto: EFE

"La impresión es que estamos ingresando gente más joven", confirma a Teknautas Pedro Rascado, coordinador del Plan de Contingencia Covid-19 de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc). No obstante, en su opinión la explicación está clara: "Al tener la enfermedad una incidencia mayor, consecuentemente ves también más pacientes jóvenes". Dado que el virus "no respeta a nadie", recuerda, "nadie está libre de tener una complicación grave, aunque sea más frecuente en gente mayor con comorbilidad. Eso significa que, si hay muchos jóvenes contagiados, alguno acabará en la UCI". En cualquier caso, reconoce que para sacar conclusiones más firmes sería necesario analizar datos y, por el momento, no están disponibles.

En general, en los hospitalizados por covid "la media de edad ha bajado claramente", afirma Jesús Díez Manglano, presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). "Es verdad que se siguen atendiendo pacientes ancianos por covid, pero menos", asegura. Así que "lo que estamos viendo son personas más jóvenes, entre 45 y 60 años, tanto en planta como en UCI". Aunque antes también ingresaban, ahora el porcentaje de hospitalizaciones de grupo de edad se ha disparado, "y en ocasiones, con enfermedad grave".

Foto: Imagen del Hospital de Estepona.

La explicación es multifactorial. Por una parte, desciende el número de personas de edades avanzadas. "Se vieron muy afectadas en la primera ola, muchas fallecieron y otras generaron inmunidad. Ahora, con las medidas de aislamiento y restricción en las residencias e incluso con la vacunación, ha disminuido mucho la incidencia", destaca. No obstante, "es demasiado pronto para asegurar que ya vemos el efecto de las vacunas". Sí que se aprecia en Israel –en este país el 70% de los mayores de 60 han recibido ya las dos dosis de Pfizer–, según Díez Manglano, que espera ocurra lo mismo en España en unos 15 días.

Por el contrario, la población de edades medias se ha contagiado en mayor medida en estos últimos meses, incluyendo las fechas navideñas. "No hay confinamiento, la gente sale a trabajar y a otras actividades. Hay más interacciones y más posibilidad de infecciones", señala el experto. Y entre esas edades medias no faltan las enfermedades crónicas y los factores de riesgo. "Los principales perfiles son las personas obesas, las diabéticas y las que tienen enfermedades respiratorias, muchas veces no diagnosticadas", asegura. En este aspecto destacan los fumadores con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o broncopatía crónica. A todo ello habría que añadir que "la genética es importante", pero "todavía no tenemos medios suficientes para decir qué personas pueden tener mayor o menor predisposición".

¿Influyen las nuevas variantes?

Por otra parte, ¿las nuevas mutaciones del coronavirus podrían estar teniendo alguna incidencia en la llegada de gente más joven a los hospitales? En un documento publicado este viernes, el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad admitía que existe "una posibilidad real" de que la variante británica "pueda estar relacionada con mayor gravedad y mayor letalidad".

Sin embargo, faltan datos y los especialistas aún no se mojan. "Lo que se sabe es que las nuevas variantes son más infecciosas, que se transmiten más rápida y fácilmente, pero en principio no tienen por qué suponer una mayor gravedad", comenta Díez Manglano. Por lo tanto, solo influirían en el sentido de aumentar los contagios, aunque de manera indirecta esto acaba incidiendo en las hospitalizaciones. "Si con la variante previa te reunías con cinco personas y contagiabas a uno o dos, es posible que ahora contagies a tres o cuatro", pone como ejemplo.

De todos modos, la percepción generalizada es que en esencia la enfermedad no ha cambiado. "En la primera ola nosotros ya tuvimos pacientes de covid aquí en Castellón que tenían 50 años y que no tenían patología previa", destaca Isidro Manrique, enfermero de UCI. Incluso "gente de 40 y una embarazada en la treintena, esta hace poco". En general, "ha bajado la edad, ahora quizá en vez de 70 años estamos hablando de 50, pero no me parece muy diferente a lo que sucedía antes porque hay mucha gente que puede tener problemas de base". Si la incidencia aumenta, por mucho que estos casos representen un pequeño porcentaje en edades más jóvenes, al final se notan. "Puede que haya un chaval de 20 años que tenga un problema respiratorio no detectado y debute con covid", apunta.

Impacto de la edad en la ocupación

Sin embargo, el hecho de que la edad de los pacientes ingresados descienda puede estar teniendo cierto impacto en la ocupación debido a que varía la estancia media. No obstante, lo hace en un doble sentido. "Si hablamos de pacientes que evolucionan bien, los más jóvenes tienen un ingreso más breve que los mayores", según el presidente de la SEMI. Por el contrario, en los casos complicados "los jóvenes tardan más tiempo en evolucionar, para bien o para mal, y esto repercute en las cifras de ocupación que estamos viendo; sus probabilidades de éxito son más altas, pero permanecen más días en las UCI y en planta".

Ante este panorama y a pesar de que la curva de la tercera ola parece que al fin comienza a descender (en cuanto al número de contagios, aunque todavía no en el número de hospitalizaciones y de ingresos en UCI en muchos lugares), una nueva inquietud se cierne sobre los sanitarios. "Hay preocupación porque con la llegada de la vacuna se puedan aflojar las medidas. Es posible que la gente comience a tener la sensación de que ya está todo resuelto y volvamos a relajarnos como en Navidad y encima con buen tiempo", advierte el enfermero de UCI. ¿Abrir en Semana Santa? "Sería una barbaridad absoluta", asegura.

La enfermedad que ha arrasado a la generación de nuestros mayores cambia levemente de cara. Los profesionales sanitarios han visto cómo en estas duras semanas de la tercera ola la sensación generalizada es que hay más ingresos de gente joven. Desde el principio de la pandemia se han registrado casos de covid en todas las edades y este argumento se emplea a menudo para llamar a la precaución, pero ¿ha cambiado algo ahora? Hemos registrado la curva más grande de contagios y nuevas incertidumbres acechan, como los cambios que pueden traer las variantes. No obstante, los expertos consideran que el "rejuvenecimiento" del coronavirus no es más que una cuestión estadística y epidemiológica.

Coronavirus Pandemia
El redactor recomienda